Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
8 Sivan 5778 | martes mayo 22, 2018
donativo

La “Nakba” en números. Los árabes de Israel florecen.


De acuerdo con la Oficina Central de Estadísticas de Israel, la brecha en los niveles de vida entre los judíos y árabes no son tan grandes y en comparación con sus hermanos en los países árabes vecinos, los ciudadanos árabes israelíes disfrutan de una posición envidiable en el estado sionista.

El nivel de vida y el estatus de los árabes israelíes que viven en Israel es un tema recurrente en el discurso público en Israel, especialmente durante los meses de la primavera, cuando los activistas nacionalistas árabes y la extrema izquierda judía conmemoran la Nakba – la catástrofe, según ellos, para los árabes de Israel – que no es otra cosa que la victoria judía en la Guerra de la Independencia y el establecimiento del Estado judío.

Junto a la propaganda regular, no hay discusión fáctica sobre la situación económica real de los árabes israelíes. Es muy difícil realizar una discusión seria sobre la base de los datos habituales publicados por la Oficina Central de Estadísticas de Israel y la Seguridad Social. Estos se basan en los ingresos declarados, mientras que entre los diferentes grupos de la población en Israel existen ingresos que no se declaran. La principal herramienta para cerrar la brecha es la encuesta de gastos de los hogares publicada por la Oficina Central de Estadísticas de Israel, basado en un cuestionario enviado a unos 6.000 hogares en Israel, que constituyen una muestra representativa de la población. Los resultados de la encuesta reflejan el verdadero nivel de vida, de acuerdo con las sumas de dinero asignadas a los diferentes tipos de consumo.

Un examen de los patrones de consumo de los árabes israelíes es un buen indicador de su nivel de vida. Existe una brecha entre el ingreso per cápita en el sector árabe y el gasto medio: Mientras que el ingreso monetario de los hogares se sitúa en 10.877 shekel la cantidad de gastos se sitúa en 13.500 shekel, probablemente la diferencia se cubre con ingresos no reportados.

La familia árabe gasta más en agua y electricidad

El gasto de las familias judías es, en promedio, más alto que el de las familias árabes en unos 2.000 shekel, una brecha ampliamente compensada por el gasto en vivienda. Mientras que la familia árabe gasta 2.552 shekel en vivienda, una familia judía gasta 4.069 shekel al mes, probablemente debido a los altos costos de la vivienda en los poblados judíos, en parte porque los costos de la tierra y la aplicación de las leyes de zonificación que se cumplen allí.

La familia árabe gasta más en agua y electricidad (712 shekel) que la familia judía (582 shekel), pero menos en Arnona – Alumbrado, Barrido y Limpieza (240 vs 385 shekel). Además, la familia árabe gasta más en muebles y equipamiento del hogar, como toallas y electrodomésticos, que la familia judía (635 vs 557 shekel).

La familia árabe gasta más en agua y electricidad (NIS 712) que la familia judía (NIS 582), pero menos en Arnona (NIS 240 vs. 385). Además, la familia árabe gasta más en muebles y equipamiento del hogar, como toallas y electrodomésticos, que la familia judía (NIS 635 vs. 557).

En otras secciones, existen diferencias con respecto a prioridades y preferencias culturales. Por ejemplo, la familia árabe gasta más en ropa y calzado (671 contra 463 shekel), aunque la comunidad judía gasta más en salud (935 frente a 572 shekel). La brecha más importante es el gasto en seguro de salud: una familia judía promedio gasta 370 shekel al mes, en comparación con 104 shekel gastado por una familia árabe. La educación, la cultura y la vivienda también muestran diferencias: la familia judía gasta casi el doble: 1.958 shekels por mes, en comparación con 1.187 shekel. La familia judía también gasta más en transporte y comunicaciones: 3.194 shekel en comparación con 2735 shekel.

Los judíos gastan más en vivienda

En el examen del gasto en bienes de consumo, otras diferencias interesantes son evidentes. Las familias árabes gastan más en comida que las judías (2402 shekel frente a 1990), las diferencias más salientes son en carne y pollos (835 vs. 329), refrescos (126 versus 70), y verduras y frutas (590 en comparación con 475 shekel). Las familias árabes también gastan más en cigarrillos y tabaco (269 versus 95 shekel). Por otro lado, las familias judías gastan más en comidas fuera del hogar (471 versus 280 shekel).

Como muestran los datos, las brechas en el nivel de vida entre los árabes y los judíos no son muy grandes, y dadas las diferencias en el gasto de vivienda, se compensan casi por completo. Los árabes israelíes disfrutan de una amplia gama de artículos de lujo al mismo nivel que las familias judías. Las diferencias se reflejan en los gastos en educación y salud, que pueden explicar las quejas sobre las brechas entre judíos y árabes en estas áreas.

No hay necesidad de comparar estos datos con la situación en Jordania (PIB anual per cápita: $ 12.000, según el sitio de la CIA), Siria (PIB anual per cápita: $ 2,900), Egipto (PIB anual per cápita: $ 13.000) o en el Líbano (PBI per cápita anual: $ 19,500) – para entender que incluso para los árabes israelíes, vivir en el estado judío (PIB anual per cápita: $ 36,000) es mucho mejor que cualquier otra alternativa realista…

 

Traducido por Hatzad Hasheni

 

 
Comentarios

ELLES FONT QUE PONDRE CES FEMMES ARABES 😂 😂 😂 😂 😂

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.