Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
12 Tammuz 5778 | lunes junio 25, 2018
donativo

Hay una manera de resolver la crisis de Gaza


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Un acuerdo liderado por Egipto y supervisado por la ONU y los inspectores de la Liga Árabe, que conduciría a la creación de un gobierno civil conjunto de la AP y Hamas, serviría a todas las partes y desmantelaría gradualmente el conflicto explosivo, incluso sin forzar a Hamas a desarmarse por completo. Si bien esta solución puede estar lejos de ser ideal para Israel, la posibilidad vale la pena el riesgo.

Después que 62 palestinos murieron y miles resultaron heridos durante los recientes disturbios en la frontera de Gaza, y tras las duras críticas contra Israel en el ámbito internacional, el asunto de Gaza está lejos de haber terminado. Aunque ni Israel ni Hamas están interesados ​​en la guerra, todavía hay una gran probabilidad  que los enfrentamientos escalen y se deterioren hasta otra ronda sangrienta y destructiva de guerra.

Esta puede ser otra batalla que terminará en la situación exacta que tenemos hoy o incluso peor. En tal situación, Hamas no estará allí y tendremos que lidiar con una anarquía gubernamental en la Franja que seguramente se extenderá a nuestro territorio.

Cuando eso suceda, no tendremos más remedio que regresar como una fuerza de ocupación que deberá dedicarse a  las necesidades de dos millones de palestinos hostiles. Los funcionarios de seguridad en Israel comparten la opinión que no tenemos ningún interés en derrocar la regla de Hamas en este momento, ya que conduciría a la creación de un vacío gubernamental en la Franja.

Disturbios en la frontera de Gaza, la semana pasada (Foto: MCT)

Disturbios en la frontera de Gaza, la semana pasada (Foto: MCT)

El establishment de defensa está interesado en detener el deterioro en esta pendiente resbaladiza a través de una implementación rápida de un plan integral de ayuda humanitaria y económica a la Franja. Esta recomendación del IDF -y recientemente del Shin Bet también- se basa en una idea simple: el bienestar humanitario (agua, alcantarillado, servicios de salud y electricidad) y el desarrollo económico (reducción del desempleo) calmarán las cosas entre la población y evitarán incitación y uso de la población como munición humana y escudos por Hamas.

Los palestinos en Cisjordania no se apresuran a unirse a los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes, principalmente debido a la situación económica o gubernamental razonable, o al menos tolerable, que existe allí. Una pausa y una mejora en la situación de la población, que requerirá la cooperación con la Autoridad Palestina y con Egipto, también ayudará a eliminar a Hamas de su total aislamiento y aliviar sus temores por la supervivencia de su gobierno.

Tal plan existe básicamente en el papel y ya se ha discutido en Washington como parte de una conferencia de los estados donantes árabes y europeos, Israel, la Autoridad Palestina, Egipto y, por supuesto, la administración estadounidense. La conferencia fue presentada con un plan que conduciría al bienestar y la calma en la Franja, cuyo iniciador y proponente fue el general de división Yoav Mordechai, el coordinador de las actividades del gobierno en los territorios hasta hace unas semanas

Este plan incluye todo lo que se necesita para rescatar a los habitantes de Gaza y Hamas de su angustia: construir fábricas para la desalinización y purificación de agua, una línea de alta tensión para el suministro de electricidad y una larga lista de proyectos económicos civiles. También incluye un acuerdo general sobre un esquema y la distribución de la carga requerida para financiar este excelente plan. Su implementación podría mejorar dramáticamente la situación económica y humanitaria en la Franja, reduciendo así la amenaza de un deterioro de la violencia

¿Por qué no?

El principal obstáculo en la implementación de este plan es la falta de un gobierno civil que funcione en la Franja de Gaza que pueda implementarlo sobre el terreno. Otro obstáculo es la falta de calma y la continuación de los intercambios de fuego con Israel, que amenazan con destruir la infraestructura y los proyectos económicos, como ha sucedido a menudo en el pasado.

La reconciliación interna palestina, que fue iniciada por Egipto con el consentimiento de Hamas, supuestamente resolvería estos dos obstáculos. Se suponía que la Autoridad Palestina dirigida por Mahmoud Abbas entraría en la Franja como un organismo gubernamental civil y supervisaría la reconstrucción en lugar de Hamas, que no lo hizo. Pero a pesar de los esfuerzos de Egipto y el acuerdo que se firmó, la reconciliación interna palestina falló. La razón fue la negativa de Hamas a desarmarse, como lo habían exigido tanto Abbas como Israel.

Israel presentó la ecuación “reconstrucción para la desmilitarización” como una condición para participar en el plan de rescate humanitario y económico de la Franja, y Abbas exigió que Hamás desarme y subordine su brazo militar al gobierno civil. Hamas se negó, y Abbas suspendió la transferencia de fondos al gobierno civil en la franja, empeorando intencionalmente la angustia de los civiles sin vacilar y aumentando su disposición a suicidarse en la cerca.

Pero el callejón sin salida humanitario, económico y gubernamental en la Franja de Gaza en este momento no es un resultado predeterminado. Podemos alcanzar una calma en la Franja que permita implementar el Plan Marshall humanitario y económico. No me refiero a la “hudna” con Israel, que algunos líderes de Hamas le propusieron al jefe de inteligencia egipcio a medias. Tal “hudna” permitiría a Hamas disfrutar de una mejora en la situación de la población gracias a Israel, construir su fuerza militar y luego renovar la lucha. Un “hudna” contradice el interés de seguridad a largo plazo de Israel, razón por la cual Jerusalén se opone con razón a esta peligrosa idea.

Entonces, ¿Qué puede hacerse?

Hay otro esquema para un acuerdo que ya se ha probado con éxito en los últimos años en varias áreas de un conflicto violento y crisis humanitarias en todo el mundo. Este esquema se basa en un arreglo permanente realizado en etapas: un compromiso militar y político bajo los auspicios de un mandato y poder internacional, que proporcionaría legitimidad y validez legal. El acuerdo servirá a todas las partes y permitirá desmantelar gradualmente el conflicto explosivo.

He visto por mí mismo que esos arreglos, en Liberia y luego en Kosovo, conducen a una pausa parcial al principio y luego allanan el camino para una solución a largo plazo de los conflictos. No fueron un éxito atropellado, y tomó tiempo antes  que pudieran superar todos los obstáculos y violaciones de los acuerdos que los sabotearon. Pero al final del día, condujeron a una calma de largo plazo y estable, y eso es exactamente lo que necesitamos en Gaza ahora.

Es importante agregar en este punto que los principios del acuerdo, que se especificarán en breve, han sido objeto de discusiones y lluvia de ideas en el establishment de defensa y quizás también en el Consejo de Seguridad Nacional en la Oficina del Primer Ministro. Estas son ideas iniciales que aún no se han desarrollado completamente, pero ya se han puesto sobre la mesa no solo en Israel, sino también en varias capitales de la región.

Palestinian President Mahmoud Abbas  (Photo: Reuters)

El presidente palestino Mahmoud Abbas (Foto: Reuters)

La idea principal es que es posible llegar a un acuerdo que se base en un compromiso y en el apoyo internacional, incluso sin forzar a Hamás a desarmarse por completo. El momento parece adecuado. Debemos aprovechar el estado de conmoción en Hamas y las otras organizaciones palestinas después de los sangrientos enfrentamientos de la semana pasada, así como del impacto en el ámbito internacional, árabe e israelí, para llegar a un acuerdo. Hamas también tendrá interés en un arreglo de ese tipo, que lo ayudará a salir del callejón sin salida en el que se ha metido, lo que amenaza la supervivencia de su gobierno en la Franja.

Un acuerdo bajo auspicios internacionales y regionales podría tener éxito en la solución del problema de Gaza si se basa en los siguientes principios:

El acuerdo estará dirigido por un elemento árabe-musulmán, preferiblemente Egipto, y se basará en las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y de la Liga Árabe, que le otorgarán legitimidad y validez legal.

El objetivo del acuerdo es una mejora fundamental inmediata en la situación humanitaria y económica de la población de Gaza y una preparación para elecciones generales democráticas y secretas para un gobierno en la Franja, que se llevará a cabo bajo los auspicios y la supervisión de la ONU un año o dos luego. Estas elecciones reflejarán la voluntad de los habitantes de Gaza, y hay buenas posibilidades de que el gobierno elegido tenga un gran interés en continuar con la calma y la estabilidad política que allanará el camino para el bienestar económico y el desarrollo.

Los equipos de observadores e inspectores enviados por la ONU y una fuerza de mantenimiento de la paz enviada por la Liga Árabe y Turquía aplicarán el acuerdo en el terreno.

Como primer paso, Hamas y la AP implementarán su acuerdo de reconciliación y establecerán un gobierno civil conjunto en la Franja. Para ese propósito, llegarán a un compromiso sobre el control de la fuerza militar: Hamas se desarmará de sus armas pesadas y su infraestructura ofensiva, pero los miembros de su ala militar y de la Jihad Islámica podrán conservar sus armas personales y sus armas pequeñas. Las armas pesadas -las pesadas granadas de mortero, los cohetes y los misiles antitanque y los vehículos aéreos no tripulados- serán entregados a los inspectores de la ONU, quienes los sacarán de la Franja.

Los miembros del ala militar de Hamas, con sus armas pequeñas, se incorporarán a las fuerzas del orden público del gobierno civil en la Franja, que será compartida por Hamas y la Autoridad Palestina. Hamas se comprometerá a evitar desarrollarse y armarse con cohetes, misiles y armas pesadas, siempre y cuando el arreglo siga en vigencia, y evitará cavar túneles de ataque también. La organización proporcionará a la ONU la ubicación de los túneles y los destruirá bajo la supervisión de la ONU. La fuerza de mantenimiento de la paz árabe-musulmana y los puestos de observación de la ONU se desplegarán al oeste de la valla y del obstáculo fronterizo entre Gaza e Israel y asegurarán que no se lleve a cabo ninguna actividad ofensiva contra las comunidades occidentales del Negev de esa zona.

Egipto abrirá el cruce de Rafah y otros cruces casi ilimitadamente, pero bajo estricta supervisión, para evitar el contrabando de armas y terroristas hacia la franja o desde la franja al Sinaí. Israel contribuirá a la implementación del acuerdo abriendo todos los pasos fronterizos, bajo estricta supervisión de seguridad, y proporcionará su aprobación para el establecimiento de un puerto marítimo frente a las costas de Gaza, que se gestionará bajo la supervisión de seguridad europea con la participación de profesionales de los estados del Golfo. Israel seguirá siendo responsable del área marítima al norte y al oeste de la franja, y Egipto supervisará el área marítima frente a su territorio soberano en el Sinaí.

Problemas y soluciones

En lo que respecta a Israel, este arreglo está lejos de ser ideal. Existe el peligro  que Hamas y la Jihad Islámica, con la ayuda de Irán, construyan secretamente su fuerza mientras engañan a los inspectores de la ONU y sobornan a los miembros de la fuerza árabe-musulmana.

Otra dificultad surgirá si las organizaciones de rechazo disparan contra el Estado de Israel. A las FDI les resultará difícil tomar represalias de forma disuasoria como lo hace hoy, por temor a golpear a miembros de la ONU y soldados de la fuerza multinacional dentro de la Franja. Una invasión terrestre de Gaza también será más difícil si es necesario. Será difícil de implementar, pero definitivamente es posible militar y políticamente.

El Ministro de Defensa Avigdor Lieberman, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu y el Jefe de Gabinete de las FDI Gadi Eisenkot (Foto: Ariel Hermoni / Ministerio de Defensa)

Defense Minister Avigdor Lieberman, Prime Minister Benjamin Netanyahu and IDF Chief of Staff Gadi Eisenkot  (Photo: Ariel Hermoni/Defense Ministry)

El Ministro de Defensa Avigdor Lieberman, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu y el Jefe de Gabinete de las FDI Gadi Eisenkot (Foto: Ariel Hermoni / Ministerio de Defensa)

En cualquier caso, la posibilidad vale la pena el riesgo. Es importante destacar que el Shin Bet y la inteligencia de las FDI supervisarán la situación en la franja y proporcionarán a los inspectores de las Naciones Unidas información que los ayudará a manejar las diferentes violaciones del acuerdo, incluida la excavación de túneles.

Además, se espera que el establecimiento de defensa complete la construcción del obstáculo debajo y sobre el suelo en la frontera de la Franja de Gaza en menos de un año, y eso reducirá el riesgo de fuego directo desde la Franja a Israel y las infiltraciones de los habitantes de Gaza en nuestro territorio.

Otro problema difícil, en lo que respecta al actual gobierno israelí, es que un acuerdo con respaldo internacional para Gaza crea un precedente con respecto a Cisjordania. Los palestinos (Abbas o sus sucesores) podrían exigir la implementación de dicho acuerdo en todas las tierras ocupadas en 1967 sin llegar primero a un acuerdo con Israel. Tal demanda serviría como un obstáculo para negociaciones de paz serias basadas en un compromiso entre Israel y los palestinos.

Una disposición de la situación respaldada internacionalmente en Gaza tiene muchas otras deficiencias, pero por el momento es la única posibilidad real de alcanzar una calma y estabilidad pronto, en lo que concierne a todas las partes. Tal arreglo conducirá a la ayuda humanitaria y proyectos económicos que rescatarán a la población de su angustia desesperada.

También servirá a Hamas y tal vez permita elecciones democráticas que conduzcan a un gobierno político estable en la Franja. Sin un marco internacional y árabe-musulmán (que incluya a Qatar y Turquía), será imposible alcanzar una tregua a largo plazo, financiar la ayuda humanitaria y el desarrollo económico y salir del sangriento callejón sin salida al que hemos llegado.

Israel debe aprovechar sus buenas relaciones con la administración Trump, con Egipto y con Jordania, y sus relaciones no tan buenas con los europeos y los estados del Golfo, y trabajar detrás de la escena para reclutar a todos para una creación e implantación rápida de un arreglo militar, económico y político para la Franja de Gaza.

https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-5266644,00.html

 
Comentarios

Todavia hay mucha cosa para cambiar en ese acuerdo. Qualquier resplado e la ONU y otros organismos, NO son garantia de nada!!

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.