Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
9 Heshvan 5779 | jueves octubre 18, 2018
donativo

¿Adónde vas Alemania? ¿A Deutschestán?


El antisemitismo vuelve a crecer en Europa en general y en Alemania en particular, pero esta vez los neonazis en su gran mayoría son musulmanes que en nombre de su supremacismo religioso se auto otorgan la potestad de decidir quién tiene derecho a vivir en Alemania y quién no. Los nazis “arios” se presentaban como víctimas del “poder judío”, consideraban a los judíos como untermenschen, y en el colmo de lo absurdo y estupidez declaraban sin el menor rubor que los judíos, “seres inferiores” y “subhumanos”, controlaban el mundo y dominaban a la “raza superior”.

¡Vaya raza superior, de superhombres, dominada por seres “cercanos a las ratas” y en inferioridad numérica!

El supremacismo racial nazi condujo al mayor de los genocidios, el Holocausto.

Los nuevos nazis están en Europa y se hacen pasar por un grupo perseguido, pero en realidad ellos persiguen a los judíos, violan a las mujeres “infieles” alemanas [1] a las que consideran su campo labrado y sometido a su lascivia, bendecida por el Corán y los hadices. El antisemitismo sigue aumentando en Europa, en los ataques a los judíos y el apoyo al BDS que se auto otorga la potestad de decidir que países tienen derecho a la existencia, obviamente para los neonazis islamistas, Israel no tiene derecho a la existencia.

El sábado 2 de junio de 2018 unos jóvenes migrantes árabes-musulmanes atacaron a Jonathan, un adolescente judío alemán –nativo de Berlín-  de 17 años de edad, que estaba escuchando música israelí en su teléfono móvil en la estación de tren Zoologischer Garten en el oeste de Berlín. Los musulmanes maldijeron al adolescente, y amenazaron con matarlo; cuando sus amigos alemanes no judíos salieron en su defensa, fueron atacados por aquellos musulmanes, uno los jóvenes alemanes recibió cortes profundos en la cara y en la mano de una botella rota requiriendo hospitalización.

El adolescente Jonathan dijo a Israel Hayom que él junto con sus amigos alemanes estaban a punto de cambiar de trenes y como vieron que tendrían que esperar mucho tiempo para el próximo tren, fueron a una tienda cercana a comprar botellas de cerveza. “Estaba tocando la canción ‘Tel Aviv, Ya Habibi, Tel Aviv’ [una canción exitosa del artista israelí Omer Adam] en mi teléfono cuando de repente un grupo de jóvenes árabes se acercó a mí, me rodeó y comenzó a gritarme: ¿Música en hebreo? Vosotros habéis estado asesinando niños durante 70 años. Berlín es nuestro ahora, y no escucharás es horrible música judía aquí. Si te volvemos a ver, te cortaremos la garganta, tú [improperio] judío”.

Cuando los amigos de Jonathan trataron de defenderlo, los agresores  migrantes musulmanes les gritaron: “asquerosos alemanes”. No tenéis derecho a decir nada”, y comenzaron a golpearlos con botellas rotas. [2]

Una joven alemana quiso mediar para defender a su amigo Jonathan, pero los jóvenes migrantes árabes musulmanes le espetaron: ¿Por qué abres la boca como mujer? ¿Por qué estás protegiendo a estos judíos? [3]

Para estos jóvenes musulmanes Berlín, y Alemania, pertenecen ahora a los musulmanes, , y los alemanes no tienen derecho a decir nada ni a defender a su amigo judío que es agredido, tampoco los judíos tienen derecho a escuchar música israelí. Obviamente las “infieles” mujeres alemanas tienen aún menos derecho de abrir la boca ante los musulmanes, y menos para defender a un “infiel” judío.

Estos jóvenes musulmanes han sido aceptados en un país de matriz cristiana, huyendo la mayoría de ellos de la miseria de sus países de origen, rechazados en el mundo musulmán por sus hermanos y correligionarios musulmanes  y que han salido de sus países a causa de una guerra intra musulmana han migrado por motivos, en general económicos, y muy pocos de ellos por motivos políticos. Los que huyen por motivos políticos y de seguridad son en su absoluta mayoría cristianos, perseguidos por el Islam.

En lugar de estar agradecidos insultan a los alemanes, y en muchos casos violan a las mujeres -12 violaciones diarias de promedio en Alemania perpetrada por musulmanes contra mujeres alemanas-. No sólo insultan sino que consideran que los alemanes no tienen derecho a decir nada en Alemania. Ese es el Islam en Alemania al que aspiran los migrantes musulmanes salafistas sunnitas y chiítas.

 

Mientras  Angela Merkel, y los buenistas, declaran que el Islam y los musulmanes son  parte de Alemania, estos islamistas consideran que no son sólo parte sino que han de ser el todo, no Deutschland, sino Deutschestán. [4]

 

NOTAS

[1] Alemania: La crisis de violaciones cometidas por migrantes siguen sembrando el terror y la destrucción.  Soeren Kern. 17 de Mayo de 2018

https://es.gatestoneinstitute.org/12325/alemania-crisis-violaciones

[2] https://www.frontpagemag.com/point/270352/berlin-ours-now-and-you-wont-listen-jewish-music-daniel-greenfield

[3]  https://gellerreport.com/2018/06/berlin-muslims-attack-kids.html/

[4] http://www.elmundo.es/internacional/2018/03/21/5ab25e14468aebdf788b4694.html

 

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.