Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
8 Av 5778 | viernes julio 20, 2018
donativo

Palestinos. Víctimas del apartheid árabe


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

El Líbano es uno de varios países árabes donde los palestinos están sujetos a leyes y medidas discriminatorias y de apartheid. Sin embargo, la difícil situación de los palestinos en los países árabes aparentemente no interesa a la comunidad internacional, tampoco a los activistas y grupos pro-palestinos de todo el mundo.

Recientemente, las autoridades libanesas colocaron barreras electrónicas en todas las entradas a Ain Al-Hilweh, el mayor campamento de refugiados palestinos en el Líbano. La medida ha provocado una ola de protestas en Ain Al-Hilweh y entre los palestinos que viven en otros campos de refugiados en Líbano, que describen la instalación de las puertas electrónicas como un castigo colectivo.

Hasta hace unos años, Ain Al-Hilweh tenía una población de 75.000. Sin embargo, con la afluencia de refugiados de Siria, que comenzó en 2011, la población del campamento ahora se estima en más de 160.000.

Hace unos dos años, el ejército libanés comenzó a construir una valla de seguridad alrededor de Ain Al-Hilweh como parte de un esfuerzo para combatir a los grupos terroristas yihadistas que, según los informes, se habían infiltrado en el campamento. Con la finalización de la valla, las autoridades libanesas, en una acción que sorprendió a los palestinos, decidieron instalar puertas electrónicas para examinar a todos aquellos que entraran y salieran del campamento. Las autoridades libanesas dicen que las puertas son fundamentales para descubrir explosivos y otros tipos de armas.

La instalación de las puertas electrónicas se realizó durante el mes sagrado del Ramadán, una medida que ha exacerbado las tensiones dentro de Ain Al-Hilweh y generado fuertes condenas por parte de los residentes del campo y de otros palestinos.

Los líderes de varias facciones palestinas en Líbano que sostuvieron una reunión de emergencia a principios de esta semana para discutir la instalación de las puertas electrónicas pidieron al gobierno libanés que reduzca las restricciones de seguridad a los residentes del campamento. Algunos de los líderes afirmaron que las nuevas puertas formaban parte de una “conspiración” liderada por Estados Unidos contra los campos de refugiados palestinos en el Líbano. “Tememos que las recientes medidas libanesas cumplan con la presión de Estados Unidos sobre el gobierno libanés para que imponga medidas punitivas contra los campos palestinos [en el Líbano]”, dijo un funcionario palestino.quien asistió a la reunión de emergencia. Afirmó que la mayoría de los terroristas buscados por las autoridades libanesas habían abandonado Ain Al-Hilweh a pesar de las duras medidas de seguridad que rodeaban el campamento, y como tal no había justificación para las puertas electrónicas.

Según los residentes de Ain Al-Hilweh, las puertas electrónicas han convertido sus vidas en miseria, lo que ha provocado largas colas y retrasos a medida que los soldados libaneses realizan búsquedas exhaustivas en los palestinos que salen y entran al campamento. Afirman que las puertas se colocaron en todas las entradas del campamento, aunque solo después que la situación de seguridad dentro del campamento había mejorado relativamente y recientemente se había mantenido en calma. “Tales medidas de seguridad no están justificadas y sirven para aumentar la ira y la frustración”, argumentó Yasser Ali , un funcionario de un grupo que representa a los refugiados palestinos en el Líbano. “¿Por qué están lidiando con Ain Al-Hilweh como si fuera una isla llena de enfermedades?”

En los últimos días, los residentes del campamento han protagonizado una serie de protestas contra las puertas electrónicas y exigieron el fin de las duras medidas de las autoridades libanesas contra los palestinos en Ain Al-Hilweh en particular y en el Líbano en general. “Preferimos morir antes que ser humillados”, y “La gente en el campamento desafía las puertas”, gritaban los manifestantes.

Una organización palestina de derechos humanos condenó la decisión del ejército libanés de colocar puertas electrónicas en las entradas al campo. Dijo que la medida convierte a todos los residentes de Ain Al-Hilweh en sospechosos de terrorismo. “Esta medida es un insulto y una humillación para los residentes del campo y un ataque a su dignidad”, dijo la organización en un comunicado .

“Dichas puertas electrónicas se utilizan en los aeropuertos y las fronteras internacionales, y es difícil entender por qué se utilizan para detectar a los residentes de un campamento. Claramente, este es un castigo colectivo que afecta a decenas de miles de personas. Las medidas de seguridad, incluido el las puertas electrónicas y la valla de hormigón han convertido el campo en una verdadera prisión. Los residentes se han convertido en prisioneros a los que se les permite entrar y salir solo con el permiso del ejército, que está de pie en las entradas “.

Algunos palestinos han llamado a los líderes del Líbano por su hipocresía. “¿A quién le interesa humillar a los palestinos en Líbano?” preguntó el comentarista político palestino Ahmed Al-Haj Ali. “¿Cómo pueden los funcionarios libaneses experimentar la esquizofrenia cuando hablan de la liberación de Palestina mientras imponen medidas estrictas contra los palestinos?”

El 13 de junio, una delegación que representa a facciones palestinas se reunió con Bahía Hariri, un miembro del parlamento libanés que resulta ser la tía del primer ministro libanés, Saad Hariri, y la apeló para que intervenga y se retiren las puertas de las entradas a Ain Al-Hilweh . La delegación se quejó  que las puertas habían tenido un impacto negativo en las vidas de los residentes del campamento y la instó a usar su influencia con las autoridades libanesas para aliviar las restricciones impuestas a los palestinos en el Líbano.

Aquí vale la pena señalar que los 450,000 palestinos en el Líbano han sufrido durante mucho tiempo una política de discriminación sistemática y marginación por parte de las autoridades libanesas en todos los aspectos.

Hasta 2005, a los palestinos se les prohibió ingresar a 70 categorías diferentes de profesiones calificadas, como medicina, derecho e ingeniería. Aunque el Ministro libanés de Trabajo emitió un memorándum en 2005 que permite a los palestinos trabajar legalmente en trabajos manuales y administrativos, la prohibición a los palestinos que buscan empleo profesional ha permanecido en vigor. En 2001, el parlamento libanés aprobó una ley que impide que los palestinos posean y hereden propiedades. Además, los refugiados palestinos no tienen acceso a los hospitales del gobierno libanés. Como señaló un palestino :

“Los palestinos en el Líbano y otros países árabes son tratados como si no fueran seres humanos. Los árabes nos mantienen en guetos y nos niegan derechos humanos básicos. En el Líbano, los campos de refugiados palestinos son como un zoológico o una prisión. Es vergonzoso que los árabes sean capaces de tratar a sus compañeros árabes de esa manera. Aún más vergonzoso es el silencio de la comunidad internacional y de la ONU “.

Como si eso no fuera suficiente, en 2007 el ejército libanés lanzó una gran operación militar contra otro campamento de refugiados, Nahr Al-Bared , matando a cientos de personas y destruyendo la mayoría de las casas allí. La mayoría de los 32.000 residentes del campamento se vieron obligados a huir de sus hogares. Según la Agencia de Naciones Unidas para la Ayuda y el Socorro a los Refugiados Palestinos (UNRWA), “los efectos de este desplazamiento han agravado las condiciones socioeconómicas ya severas que enfrentan estos refugiados y constituyen una crisis humanitaria crónica”.

Los residentes de Ain Al-Hilweh ahora temen que las duras medidas de seguridad alrededor de su campamento, incluida la colocación de las puertas electrónicas, signifique que podrían enfrentar el mismo destino.

Es por eso que planean intensificar sus protestas en los próximos días y semanas. Sin embargo, los palestinos en el Líbano se equivocarían al poner grandes esperanzas en la comunidad internacional o los líderes palestinos.

La comunidad internacional presta atención a los palestinos solo cuando es posible culpar a Israel. Los únicos palestinos que parecen ganarse la atención de la comunidad internacional y los medios de comunicación son los que viven en Cisjordania y la Franja de Gaza y que están en conflicto directo con Israel. Los palestinos que viven en guetos en el mundo árabe y que están siendo asesinados y desplazados por los ejércitos árabes no atraen la atención de la comunidad internacional ni de los medios de comunicación.

A nadie le importa cuando un país árabe maltrata, discrimina y mata a los palestinos. Pero cuando sucede algo en Cisjordania o la Franja de Gaza, los medios internacionales y la comunidad se despiertan de repente. ¿Por qué? Porque no quieren perder la oportunidad de condenar a Israel.

Los residentes de Ain Al-Hilweh hubieran sido afortunados si Israel hubiese colocado las puertas electrónicas en las entradas de su campamento. Luego, docenas de periodistas extranjeros y activistas de derechos humanos se hubieran reunido en el campamento para documentar una “violación de los derechos humanos palestinos” por parte de Israel. Uno solo puede imaginar el tumulto en el mundo en el que Israel aprobara una ley que negara los trabajos de los árabes o el derecho a heredar propiedades.

Decenas de miles de palestinos viven ahora en un gueto llamado Ain Al-Hilweh, y el mundo parece estar bien con eso. De hecho, la mayoría de los palestinos en el Líbano llevan mucho tiempo viviendo en guetos rodeados por el ejército libanés.

No hay protestas en las calles de Londres o París. El Consejo de Seguridad de la ONU no ha celebrado ni realizará una sesión de emergencia para condenar a Líbano. Por supuesto, los medios dominantes en Occidente no van a informar sobre el apartheid árabe y las medidas represivas contra los palestinos. En cuanto a los líderes de los palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza, no tienen tiempo para abordar los problemas de los residentes del campo. La Autoridad Palestina y Hamas están demasiado ocupados luchando entre sí y lo último que tienen en mente son los intereses y el bienestar de su pueblo.

Khaled Abu Toameh, un periodista radicado en Jerusalén, es un destacado miembro distinguido del Instituto Gatestone.

 

https://www.gatestoneinstitute.org/12521/palestinians-apartheid-victims

 
Comentarios

Siempre lo mismo. Solo se miente contra Israel. En Israel, curiosamente, es en el país de Medio Oriente donde viven mejor lo palestinos. Con derechos y libertades. Pero claro, Israel para casi todo el mundo es un Estado discriminatorio. Un asco.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.