Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
8 Av 5778 | viernes julio 20, 2018
donativo

Palestinos: Cómo lograr una vida mejor


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

  • “Se ha vuelto más seguro manifestarse contra Israel que contra Abbas o la Autoridad Palestina. Israel es al menos un país de ley y orden y tienen organizaciones de derechos humanos y un poderoso sistema de medios y judicial. Solo podemos seguir soñando con algo como lo que tienen los judíos “. – Activista palestino.
  • Al final del día, los palestinos saben que la lucha de poder entre la Autoridad Palestina y Hamas no es entre buenos y malos, sino entre malos y malos. Estos tipos malos no son diferentes de otras dictaduras árabes que esclavizan y matan a su gente. Cualquiera que piense que Mahmoud Abbas está ansioso por regresar a la Franja de Gaza está viviendo en un mundo de ensueño.
  • Si los palestinos alguna vez desean buscar una vida mejor, lo primero que deben hacer es deshacerse de los “líderes” que han destruido sus vidas.

*********

En las últimas dos semanas, los palestinos recibieron otro recordatorio  que viven bajo regímenes no democráticos y que tienen menos que ningún respeto por las libertades públicas.

Los regímenes de la Autoridad Palestina (AP) en Cisjordania y Hamás en la Franja de Gaza nunca pierden la oportunidad de recordar a su pueblo las terribles consecuencias que le esperan a cualquiera que hable contra los líderes. Los dos regímenes palestinos los han forzado cortando el cuello de su pueblo por muchísimos años

Aún así, algunos palestinos parecen sorprendidos cada vez que la AP o Hamas envían a sus agentes de policía a romper (o, más precisamente, a quebrar) una manifestación en Ramallah o la Franja de Gaza.

Las calles de Ramallah y la ciudad de Gaza demuestran, una vez más, que la verdadera tragedia de los palestinos en las últimas cinco décadas ha sido un liderazgo fallido y corrupto, que sigue arrastrándolos de un desastre a otro; uno que nunca les ofrece ninguna esperanza, otro que ha estado radicalizando y lavando el cerebro a su gente; una que roba grandes porciones de la ayuda financiera provista por la comunidad internacional y otro que no les ha traído más que dictadura y represión.

La Autoridad Palestina tiene casi 25 años, pero sigue actuando como una dictadura corrupta. Al igual que la mayoría de los regímenes árabes, la Autoridad Palestina y sus líderes no toleran ninguna forma de crítica.

Pregúntale a periodistas, blogueros y expertos palestinos en Cisjordania y ellos te dirán (en privado y anónimamente, les gustaría guardar sus máscaras) cómo la Autoridad Palestina los reprime e impone severas restricciones a su trabajo. Solo en el año pasado, al menos 11 periodistas y activistas políticos palestinos fueron arrestados o citados para ser interrogados por las fuerzas de seguridad palestinas en Cisjordania. El cargo: expresar diversas formas de crítica contra la Autoridad Palestina o uno de sus altos funcionarios, incluido, por supuesto, al presidente Mahmoud Abbas.

A principios de este mes, la Autoridad Palestina dio un paso más en la demostración a sus electores de cómo es la dictadura. Cientos de palestinos organizaron una manifestación pacífica en el centro de Ramallah para pedirle a Abbas que levante las sanciones que había impuesto a la Franja de Gaza un año antes. Las sanciones, que agravaron enormemente la crisis económica en la Franja de Gaza, incluyeron el despido de miles de funcionarios de la Autoridad Palestina y la suspensión de la asistencia social a muchas familias. Abbas también se ha negado a pagar la electricidad y la atención médica que Israel suministra a los palestinos en Gaza.

Abbas aplicó las sanciones en la Franja de Gaza con la esperanza  que los palestinos afectados se rebelaran contra sus enemigos en Hamas. Hasta el momento, sin embargo, sus medidas parecen haber fracasado. Hamas todavía está en el poder y casi no existe un desafío real a su dominio sobre Gaza. Además, Abbas no quiere asumir ninguna responsabilidad por su gente en la Franja, él quiere que  Gaza sea el problema de Israel, Egipto y el resto del mundo. Cualquiera que piense que Abbas está ansioso por regresar a la Franja de Gaza está viviendo en un mundo de ensueño. (Hamas expulsó a la Autoridad Palestina y a Abbas de Gaza en 2007).

A Abbas no le gusta que se le recuerde su responsabilidad por lo que muchos describen como una crisis humanitaria en la Franja de Gaza, y no quiere que ningún palestino proteste por las medidas punitivas que impuso en Gaza.

En primer lugar, Abbas emitió una directiva que prohíbe a los palestinos protestar en las principales ciudades de Cisjordania.

Sin embargo, su directiva no impidió que cientos de activistas palestinos salieran a las calles de Ramallah el 13 de junio para condenar las sanciones de Abbas. Lo que se suponía que sería una protesta pacífica resultó ser uno de los enfrentamientos más violentos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes de Abbas, cuyo único crimen fue que pedían a su líder que levantara las sanciones impuestas a la Franja de Gaza.

Los palestinos en Cisjordania también están tratando de mostrar solidaridad con sus hermanos de la Franja de Gaza. Parecen estar empezando a darse cuenta que Abbas, en lugar de ayudar a la gente en Gaza, en realidad, los está castigando al cortarles los salarios y negarles asistencia médica y humanitaria. La protesta de Ramallah también se produjo en medio de las crecientes críticas (principalmente de los gazatíes)  que los palestinos de Cisjordania son indiferentes al sufrimiento de sus hermanos en Gaza.

Siguiendo instrucciones de Abbas, docenas de policías palestinos, ambos vestidos de civil y con uniforme, atacaron a los manifestantes con la fuerza bruta, usando palos y gas lacrimógeno. Más de 44 manifestantes fueron arrestados y 20 heridos. La brutalidad, sin embargo, no terminó ahí. Posteriormente, la policía palestina allanó hospitales y clínicas médicas en Ramallah para arrestar a palestinos heridos sospechosos de participar en la protesta pacífica. Al menos cinco periodistas palestinos y extranjeros resultaron heridos durante el asalto policial, mientras que a muchos les confiscaron sus cámaras y otros equipos.

Cientos de manifestantes palestinos tomaron las calles de Ramallah el 13 de junio para condenar las sanciones impuestas a la Franja de Gaza por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas. Siguiendo instrucciones de Abbas, docenas de policías palestinos atacaron a los manifestantes con la fuerza bruta, utilizando palos y gas lacrimógeno. (Fuente de la imagen: captura de pantalla de video de Wattan)

“La Autoridad Palestina ha cruzado todas las líneas rojas”, dijo un manifestante palestino que fue golpeado por policías palestinos durante la manifestación. “Nos trataron como si fuéramos el mayor enemigo de los palestinos. No tenemos idea por qué usaron esa fuerza contra nosotros. Es un verdadero crimen y una violación de los derechos humanos de los palestinos”.

La Autoridad Palestina ha defendido su brutal ataque contra los manifestantes pacíficos argumentando que ellos no han logrado obtener un permiso para su protesta. Pero, ¿Desde cuándo los palestinos necesitan un permiso de sus líderes para manifestarse? Bueno, en este caso necesitan un permiso porque la protesta fue dirigida contra la Autoridad Palestina y Abbas.

Demostrar contra Israel o Estados Unidos y quemar sus banderas y carteles de líderes israelíes y estadounidenses no requiere un permiso de los líderes palestinos en Ramallah. De hecho, los líderes palestinos en Ramallah han desempeñado un papel importante en el inicio de manifestaciones antiisraelíes y antiestadounidenses, especialmente en los últimos meses. Una cosa es gritar cánticos contra Estados Unidos e Israe y una historia completamente diferente es cuando un palestino grita contra sus líderes . Tal palestino sería afortunado si termina en el hospital solo con una extremidad rota.

Entonces, Abbas, que ya está castigando a su pueblo en la Franja de Gaza con el pretexto de luchar contra Hamas, ahora le está diciendo a su pueblo en Cisjordania que se guarden sus opiniones o que paguen la imprudencia con la cabeza rota y huesos rotos.

La advertencia de Abbas fue repetida por uno de sus altos funcionarios, Akram Rajoub, quien se desempeña como “gobernador” de la ciudad cisjordana de Nablus. En un video publicado en las redes sociales después del violento incidente de Ramallah, se ve y escucha a Rajoub amenazando a cualquier palestino que se muestre en contra del presidente Abbas:

“Vamos a maldecir al padre de cualquiera que proteste … A partir de ahora, no tenemos miedo y no nos importa. Contraatacaremos a cualquiera que nos maldiga y dañe nuestra dignidad. Malditos sean los padres de aquellos que ¡dice malas cosas sobre nosotros! “

Las amenazas de Rajoub, que se parecen más al lenguaje de un matón de la calle que a un alto funcionario, se produjeron en respuesta a las críticas generalizadas contra la brutal violencia de la Autoridad Palestina contra los manifestantes de Ramallah. Su amenaza es vista como un intento de disuadir a otros palestinos de hablar en contra de las sanciones de Abbas en la Franja de Gaza.

Las amenazas de Rajoub representan una burla masiva de la verdad por parte de la Autoridad Palestina. Por un lado, Abbas y sus funcionarios siguen responsabilizando a Israel por la miseria de los palestinos en la Franja de Gaza y están haciendo un llamamiento a la comunidad internacional para que condene a Israel por sus políticas de defensa contra los ataques (desde la Franja de Gaza), mientras es, de hecho, el propio Abbas el principal responsable de la crisis actual. Es a causa de Abbas, y no de Israel, que los palestinos en la Franja de Gaza obtienen solo cuatro o cinco horas de electricidad por día. Es debido a Abbas, y no a Israel, que decenas de miles de empleados palestinos no han estado recibiendo salarios en los últimos meses. Es a causa de Abbas, y no de Israel, que los hospitales en la Franja de Gaza carecen de medicamentos y equipos médicos.

Estas son solo algunas de las verdades incómodas que Abbas y sus compinches en Ramallah no quieren que el mundo sepa o los palestinos de los que hablan. Es por eso que Abbas envió a sus agentes de policía a Ramallah para golpear a los manifestantes, cuyo único crimen fue que se habían atrevido a llamar a su líder para eliminar las sanciones en la Franja de Gaza.

Por ahora, Abbas parece haber logrado su objetivo de silenciar e intimidar a sus críticos. Las escenas violentas en las calles de Ramallah el 13 de junio sirvieron como un elemento de disuasión suficiente. Como comentó un activista palestino :

“Se ha vuelto más seguro manifestarse contra Israel que contra Abbas o la Autoridad Palestina. Israel es al menos un país de ley y orden y tienen organizaciones de derechos humanos y un poderoso sistema de medios y judicial. Solo podemos seguir soñando con algo como lo que tienen los judíos “.

El hecho que Abbas esté dirigiendo una presentación individual en Cisjordania y tome medidas enérgicas contra las libertades públicas no significa que sus rivales en Hamas sean mejores. A veces, de hecho, es difícil distinguir entre el régimen de Abbas y el de Hamas. Los dos a menudo usan las mismas tácticas para imponer terror e intimidación a su gente. Hamas es malo, pero… ¿Quién dijo que la Autoridad Palestina sea buena?

Las escenas que presenciamos en las calles de Ramallah a mediados de junio fueron replicadas en la ciudad de Gaza unos días después, cuando Hamas utilizó la misma táctica para romper una protesta pacífica. El 18 de junio, policías y milicianos de Hamas atacaron a un grupo de palestinos que realizaban una protesta pacífica para pedir la unidad palestina. Una vez más, varios palestinos terminaron en el hospital, mientras que otros fueron arrestados por Hamas. Hamas también justificó el uso de la fuerza argumentando que los manifestantes no habían logrado obtener un permiso adecuado.

Tanto en Ramallah como en Gaza, la Autoridad Palestina y Hamas lograron enviar un mensaje a su pueblo para que a cualquiera que hablara en contra de su líder le rompieran los huesos o el cráneo. Hamas y la AP se desprecian mutuamente y se han estado destrozando mutuamente, figurativa y literalmente, durante la última década. Sin embargo, al final del día, los palestinos saben que la lucha de poder entre la Autoridad Palestina y Hamás no es entre buenos y malos, sino entre malos y malos. Estos tipos malos no son diferentes de otras dictaduras árabes que esclavizan y matan a su gente.

Si los palestinos alguna vez desean buscar una vida mejor, lo primero que deben hacer es deshacerse de los “líderes” que han destruido sus vidas.

Bassam Tawil es un árabe musulmán radicado en el Medio Oriente.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.