Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
8 Av 5778 | viernes julio 20, 2018
donativo

Terminando el “Teatro del Absurdo” del Consejo de Derechos Humanos de la ONU


Es posible que no haya un cuerpo internacional más fuera de lugar y absurdo que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Aunque el nombre suene noble, su trabajo es cualquier cosa menos eso, por lo que es completamente correcto que Estados Unidos ya no juegue en esta farsa macabra y que se haya retirado oficialmente de la organización.

Al igual que todos los organismos de las Naciones Unidas, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas es una suma de sus partes y, al examinar más de cerca a los países que conforman el consejo como Afganistán, Qatar, Cuba y China, está claro que los “internos están administrando el asilo”.

Solo una minoría de las 47 naciones en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas es considerada “libre” por la ONG independiente Freedom House. La mayoría de las naciones actualmente representadas en este autodenominado organismo de “derechos humanos” no permiten libertades básicas para su propia gente, y mucho menos se preocupan por las libertades civiles globales.

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas se enfoca desproporcionadamente en Israel mientras ignora los abusos de autocracias represivas como China. De hecho, muchos países represivos buscan un lugar en el Consejo para no avanzar en la visión de Eleanor Roosevelt, la presidente del comité que redactó y aprobó la Declaración Universal de Derechos Humanos, sino para servir como una barrera contra la posibilidad de investigación y condena. Es una estrategia que ha funcionado bien para muchos países donde no hay democracia, libertad de religión, protección para las minorías o los derechos de las mujeres.

Durante más de 50 sesiones del Consejo de Derechos Humanos de los Estados Unidos, solo 14 de los 193 países han sido condenados, dejando a las naciones serias que abusan de los derechos humanos completamente indemnes.

Se podría argumentar que la única cuestión que preocupa a muchas de estas dictaduras represivas es señalar a un país: el Estado de Israel. Se han adoptado muchas más resoluciones contra Israel que contra las otras 192 naciones en la tierra combinadas.

Además, el artículo 7 del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas señala la “situación de los derechos humanos en Palestina y otros territorios ocupados”, el único tema específico de la región en la agenda del consejo cada mes.

Todo esto significa que Estados Unidos no tiene nada que ver con un cuerpo que condena de manera única a uno de sus aliados más fuertes y sirve para reforzar y defender autocracias, dictaduras, monocirades y regímenes que masacran y reprimen a su propia gente y a otros.

No hay justificación para la presencia de los Estados Unidos en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y nuestro deber es enviar un mensaje claro a los aliados y enemigos por igual que la situación de los regímenes represivos que utilizan las Naciones Unidas para proteger sus abusos y distraer y desviar la atención hacia el El estado judío se opone a la elevada visión de los derechos humanos, la igualdad y la equidad.

También, con suerte, esto avergonzará a las pocas otras democracias libres que llevan a cabo la farsa que tiene lugar a orillas del lago Lemán. Tal vez incluso puede conducir a una reforma significativa.

En 2003, cuando el predecesor del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas… la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, eligió el régimen asesino de Muammar Gaddafi de Libia como presidente, para muchos esta fue la gota que colmó el vaso.

Esto provocó que el entonces secretario general de la ONU Kofi Annan pidiese que se elimine la comisión, que dijo que estaba plagada de “politización”, “selectividad” y un “déficit de credibilidad”, todo lo cual “ensombreció la reputación del sistema de las Naciones Unidas en su conjunto”.

Algunos podrían argumentar, con razón, que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas es en realidad peor que su predecesor. Sin embargo, no existe una voz moral desde arriba para pedir su disolución. Por lo tanto, se deja a los Estados Unidos que escoja lo mejor.

Al retirarse del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Estados Unidos ha mellado la credibilidad del organismo. Además, la reducción de fondos anunciada por los EE.UU., en todo el ámbito de las Naciones Unidas, obligará a la organización multilateral a mirarse a sí misma y ver hacia dónde está yendo mal. Estados Unidos es el mayor contribuyente a las Naciones Unidas, pagando el 22 por ciento del presupuesto anual de la organización.

Las Naciones Unidas están descendiendo rápidamente hacia un cuerpo completamente politizado que ataca a las democracias y proporciona un espacio para que regímenes deshonestos manejen la esfera multilateral. Esto no solo perjudica a los Estados Unidos y sus intereses, sino que actúa contra el mandato que las Naciones Unidas crearon para sí.

Estados Unidos se ha elevado moralmente al dejar el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Esto es parte del mensaje de este gobierno de Trump de mantenerse firme contra los oponentes y no hacer la vista gorda a los aliados que perjudican a Estados Unidos y sus intereses.

Esta acción debería avisar a la comunidad internacional que el servicio normal no se reanudará en el “Teatro del Absurdo”.

Gregg Roman es director del Middle East Forum, una organización sin fines de lucro que promueve los intereses estadounidenses.

Traducido por Hatzad Hasheni

https://www.meforum.org/articles/2018/ending-the-theater-of-the-absurd-at-the-unhrc

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.