Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
15 Tishri 5779 | lunes septiembre 24, 2018
donativo

Policías palestinos atacaron a mujeres periodistas. El mundo “no ve el mal”


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

  • Si un soldado israelí simplemente hubiera gritado a estas mujeres periodistas, los representantes de las organizaciones de derechos humanos occidentales y los principales periódicos hubiesen golpeado sus puertas hace mucho tiempo, exigiendo que justifiquen el abuso físico de mujeres pacíficas que solo estaban haciendo su trabajo. Sin embargo, es más difícil dar sentido al comportamiento de los medios de comunicación extranjeros y los grupos internacionales de derechos humanos, que esencialmente defienden el feudo de Abbas ignorando su brutalidad.
  • La verdad es que la Autoridad Palestina es un organismo que durante mucho tiempo ha funcionado como una dictadura que reprime la libertad de expresión e impone un régimen de terror e intimidación a los periodistas y críticos palestinos.
  • Es solo cuestión de tiempo antes de que un periodista occidental sea golpeado en las calles de una ciudad palestina. Cuando eso sucede, los medios internacionales y los grupos de derechos humanos pueden buscar respuestas a sí mismos y a su propio comportamiento parcial y poco profesional.

 

Dos mujeres periodistas palestinas fueron golpeadas durante las protestas en Cisjordania la semana pasada. Las dos mujeres, Lara Kan’an y Majdoleen Hassona, fueron agredidas por agentes de seguridad de la Autoridad Palestina mientras cubrían manifestaciones palestinas que pedían al presidente Mahmoud Abbas que levantara las sanciones económicas que impuso el año pasado en la Franja de Gaza.

Los palestinos ven los ataques físicos contra Kan’an y Hassona como parte de los continuos esfuerzos de la Autoridad Palestina para silenciar a los críticos e intimidar a los periodistas que no logran “cumplir”. Las golpizas, que tuvieron lugar por separado en las ciudades cisjordanas de Nablus y Tulkarem, marcan un nuevo récord en la represión del liderazgo palestino contra las libertades públicas: agredir a una mujer árabe en la calle se considera una humillación de primer orden para ella y su clan .

Mientras que tales ataques provocan protestas entre los palestinos, la comunidad internacional y los corresponsales occidentales que cubren el conflicto israelí-palestino continúan jugando su juego “See No Evil”. Cuando los perpetradores son palestinos, pueden salirse con la suya – literalmente, el asesinato – desde la perspectiva de organizaciones internacionales de derechos humanos y grupos aparentemente preocupados por la libertad de los medios.

Lo que hubiera sido la respuesta de parte de la comunidad internacional y la prensa, uno se pregunta, si las dos mujeres palestinas hubieran sido maltratadas por los soldados israelíes.

Kan’an y Hassona, sin embargo, son desafortunadas. Su difícil situación no se verá reflejada en las portadas del New York Times o The Guardian porque los hombres que las golpearon son palestinos y no israelíes. Si un soldado israelí simplemente hubiera gritado a estas mujeres periodistas, los representantes de las organizaciones de derechos humanos occidentales y los principales periódicos hubieran golpeado sus puertas hace mucho tiempo, exigiendo que justifiquen el abuso físico de mujeres pacíficas que solo estaban haciendo su trabajo.

Ahora para los detalles de los asaltos. El primer incidente tuvo lugar en Tulkarem el 28 de junio, cuando Hassona llegó para informar sobre una manifestación palestina que pedía a Abbas levantar las sanciones contra la Franja de Gaza. Los videos publicados en las redes sociales muestran a oficiales de seguridad palestinos vestidos de civil agrediendo físicamente a Hassona mientras intentan evitar que grabe o filme la protesta contra Abbas.

Un oficial de policía de la Autoridad Palestina levanta su bastón mientras se acerca a Majdoleen Hassona en Tulkarem. (Fuente de la imagen: captura de pantalla del video de Mohamad Kheiry / Facebook)

Uno de sus amigos, Ahmed Al-Dabash, describió a los atacantes como “matones pertenecientes a [complejo presidencial de Mahmoud Abbas] la Mukata en Ramallah”.

Hassona luego recordó su experiencia en una entrevista con un sitio de noticias palestino:

“Al final de la manifestación, hubo algunos problemas entre los manifestantes y la policía. Yo estaba entre un grupo de periodistas que intentaron acercarse al área para averiguar qué estaba pasando. Entonces, un hombre que creo que era un oficial de policía,  una persona de civil se acercó a mí y me dijo que dejara de filmar. Le dije que soy periodista y seguí filmando. Luego, otro hombre se me acercó e intentó quitarme la cámara de las manos. Luego comenzó a golpearme. y amenazarme “.

Hassona, que es una periodista de investigación independiente y veterano, dijo que no estaba sorprendida por el asalto. Ella dice que ha estado bajo la vigilancia de las fuerzas de seguridad palestinas desde el 12 de junio, cuando fue brevemente detenida e interrogada a su regreso a casa después de una visita a Turquía.

“Me interrogaron sobre mi trabajo periodístico, querían saber por qué visitaba Estambul con frecuencia. Les dije que era normal que un periodista viajara y que yo estaba estudiando en Turquía. Pero desde entonces he estado sujeta a una difamante campaña en las redes sociales por personas asociadas a las fuerzas de seguridad palestinas en Cisjordania. Me han acusado de participar en las protestas contra Abbas y algunos incluso llegaron a afirmar que yo era un agente de Hamas. Esto, por supuesto,  no es verdad.”

El segundo incidente tuvo lugar en Nablus el 30 de junio, también durante una protesta contra las sanciones de Abbas contra la Franja de Gaza, Lara Kan’an. Su experiencia no fue muy diferente a la de su colega, Hassona. Los videos publicados en Facebook mostraron el momento en que Kan’an y otros manifestantes fueron atacados por hombres con vestimenta civil que se cree que son agentes de seguridad o activistas pertenecientes a la facción Fatah de Abbas. También confiscaron su teléfono móvil y lo devolvieron solo después de eliminar el video y las fotos que había tomado durante la protesta.

Kan’an contó que cuando inicialmente se negó a entregar su teléfono móvil a un agente de seguridad, un policía se le acercó y le dio un golpe en el brazo y le quitó violentamente el dispositivo de la mano. Ella dijo que otros dos hombres vestidos de civil la atacaron por la espalda, con uno tirando de su cabello y el otro golpeando su hombro izquierdo. Kan’an fue llevada al Hospital Rafidiyeh local, donde los rayos X mostraron que sufría de hematomas en el cuello y el hombro.

Algunos grupos palestinos de derechos humanos condenaron rápidamente los ataques y pidieron a los líderes palestinos que dejen de atacar a los periodistas.

El Centro Palestino para el Desarrollo y las Libertades de los Medios (MADA) condenó los ataques y expresó su profunda preocupación por los “crecientes ataques contra periodistas [por parte de las fuerzas de seguridad palestinas] de una manera particularmente alarmante e inquietante para las mujeres periodistas”. El grupo señaló que el mismo escenario se ha repetido recientemente en varias ciudades palestinas. “MADA exige a todos los organismos oficiales que investiguen todos los ataques y publiquen los resultados de los mismos y que rindan cuentas a los perpetradores y responsables y tomen medidas para evitar su continuación”, dijo el grupo en un comunicado.

El Sindicato de Periodistas Palestinos en Cisjordania, un organismo dominado por partidarios de Fatah, también emitió una declaración condenando los ataques y pidiendo a los líderes palestinos que responsabilicen a los perpetradores. Los periodistas palestinos, sin embargo, se han acostumbrado a los servicios de esta institución, que apoya abiertamente a Abbas y sus asociados y sirve como portavoz de la Autoridad Palestina.

La hipocresía del Sindicato de Periodistas Palestinos es fácil de entender.

Sin embargo, es más difícil dar sentido al comportamiento de los medios de comunicación extranjeros y los grupos internacionales de derechos humanos, que esencialmente defienden el feudo de Abbas ignorando su brutalidad.

La verdad es que la Autoridad Palestina es un organismo que durante mucho tiempo ha funcionado como una dictadura que reprime la libertad de expresión e impone un régimen de terror e intimidación a los periodistas y críticos palestinos.

Hoy, son los periodistas palestinos quienes son víctimas de la represión y la violencia. Mañana, serán los periodistas extranjeros quienes vean estos asaltos pero se nieguen a decir una palabra. Es solo cuestión de tiempo antes que un periodista occidental sea golpeado en las calles de una ciudad palestina. Cuando eso sucede, los medios internacionales y los grupos de derechos humanos pueden buscar respuestas a sí mismos y a su propio comportamiento parcial y poco profesional.

Bassam Tawil, un musulmán árabe, tiene su base en el Medio Oriente.

 

https://www.gatestoneinstitute.org/12634/palestinians-female-journalists

 
Comentarios
Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.