Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
8 Av 5778 | viernes julio 20, 2018
donativo

Gaza e Irán: uno y el mismo


Incendio terrorista en Gaza amenaza la carretera israelí 232. Facebook: captura de pantalla.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

De repente, todos sienten lástima por Gaza.

El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, dijo recientemente: “Basta de ilusiones y alucinaciones que mejorar la situación económica pondrá fin al terror”. En cambio, dijo, la situación económica está haciendo exactamente lo contrario, como lo demuestra el acuerdo con Chipre. para construir un puerto allí para los habitantes de Gaza.

El Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que “Israel continuará buscando formas de mejorar la situación humanitaria en Gaza”. El ministro de Energía, Yuval Steinitz, ha sido invitado a la Casa Blanca para cerrar un acuerdo con los enviados Jared Kushner y Jason Greenblatt por el depósito de gas natural, y encontrar “soluciones que alivien la situación humanitaria, incluido el suministro de electricidad y agua”.

Los enviados especiales de Donald Trump también parecen enfocarse en Gaza. “Lo que está pasando en Gaza es muy triste. La situación humanitaria comenzó mucho antes  que el presidente Trump comenzara su mandato, pero aún tenemos que hacer todo lo posible para mejorarlo “, dijo Kushner hace dos semanas en una entrevista con el periódico árabe  Al-Quds.  Greenblatt usa principalmente Twitter para notar la crisis en Gaza, aunque lo hace mientras apunta con un dedo acusador a Hamas.

Sin embargo, este es el quid de la cuestión. Mientras Hamas controle Gaza, su beligerancia hacia Israel no disminuirá, incluso si la economía se expande inesperadamente. Hay suficientes ejemplos históricos, desde la desconexión hasta los días posteriores a la Operación Margen Protector, para ilustrar esto. La idea  que mejorar las condiciones de vida en Gaza reducirá la hostilidad de Gaza hacia Israel es una ilusión. Aquellos que están en desacuerdo solo necesitan mirar hacia el este.

El régimen iraní está comenzando a sentir los efectos adversos de las sanciones estadounidenses ahogando su economía. El pueblo iraní está pagando los crímenes de los líderes, aunque actualmente es difícil ver otra vía viable además de la guerra para frenar las ambiciones violentas y expansionistas de este régimen.

Israel apoya ardientemente la aplicación de una fuerte presión sobre Irán. Netanyahu libró una guerra total contra el acuerdo nuclear con Irán, en parte porque los miles de millones de dólares que recibió Irán como parte del acuerdo no se usaron en beneficio de los ciudadanos regulares iraníes, sino para alimentar la agresión de los ayatolás en todo el territorio del Medio Oriente.

Podemos esperar lo mismo en Gaza. Cualquier ayuda humanitaria en Gaza solo servirá para reducir la presión sobre Hamas y permitirle cosechar los beneficios. Ayudará a Hamas a mejorar sus capacidades militares, lo que ha hecho desde que Israel permitió que el cemento y otros materiales ingresen a Gaza a raíz de Margen Protector. A pesar del enfoque extremadamente humano de Israel, Hamas está armado hasta los dientes. La situación de seguridad de Israel en realidad ha empeorado.

Por lo tanto, el enfoque hacia Gaza y Hamas tiene que imitar el enfoque de Irán y los ayatollahs. Sin alivio, sin gestos ni ayuda, solo un fuerte estrangulador hasta que Hamas se rompa. Con toda la tristeza debida por el sufrimiento allí, no se puede levantar la presión de la Franja de Gaza. Todo lo contrario: Israel y Estados Unidos deben tratar a Gaza y a la organización recalcitrante que la controla exactamente de la misma manera que el régimen que gobierna a Irán y luchar activamente por derrocarlo.

Los residentes de Gaza, al igual que los ciudadanos de Irán, son en parte víctimas de un régimen opresivo y violento que hace que sus vidas sean miserables mientras persigue, a costa suya, la guerra con Israel. En ambos casos, ni la conciliación ni la ingenuidad son el remedio. La única respuesta es cortar la cabeza de la serpiente en Teherán y su cola en Gaza. Después de todo, es la misma serpiente.

 

***Ariel Kahana es el corresponsal diplomático de Makor Rishon .

 

https://www.algemeiner.com/2018/07/08/gaza-and-iran-one-and-the-same/

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.