Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
15 Tishri 5779 | lunes septiembre 24, 2018
donativo

Egipto obliga a reconciliar a las iglesias “cristianas coptas” mientras azotan a los hijos de la cruz


Desde los ataques de las multitudes musulmanas… hasta los cierres de las iglesias, por parte de las autoridades musulmanas, la lamentable situación de las iglesias cristianas coptas en Egipto siempre sigue un patrón, que sin dudas es demasiado típico.

El 14 de abril de 2018, una turba musulmana, predeciblemente irritada por los sermones de la mezquita del viernes anterior, atacó la iglesia de la Santísima Virgen y el Papa Kyrillo en Beni Meinin, Beni Suef. Según Watani, al igual que otras 3.500 iglesias egipcias, después de esperar décadas para recibir un permiso de apertura, la iglesia “había sido utilizada para la adoración durante unos 10 años… el comité de la autoridad de construcción había visitado recientemente [ese día] la iglesia en preparación para legalizar su estado, y el ataque se libró en represalia”.

La respuesta de las autoridades locales fue aún más típica: veinte personas fueron arrestadas después del ataque -once musulmanes (atacantes) y nueve coptos (defensores). Al menos cinco de los cristianos arrestados, cuyo “crimen” fue intentar apagar los incendios iniciados por los musulmanes, fueron encarcelados ilegalmente durante más de un mes. Uno perdió su trabajo debido a esta prolongada ausencia (la policía se negó a admitir su retención a su empleador).

A partir de entonces, el 22 de mayo, siguió la reunión de “reconciliación” habitual entre los cristianos locales y los ancianos musulmanes, mediante la cual las víctimas renuncian a sus derechos legales en un acuerdo extrajudicial. Para liberar a sus inocentes, los coptos tuvieron que aceptar cerrar la iglesia – sin más misas, bodas o servicios fúnebres porque era un “riesgo de seguridad – y acordaron que los once musulmanes que lideraron el ataque violento también serían absueltos.

Apenas cuatro días después de eso, todo el proceso se repitió de nuevo: el 26 de mayo, otra turba musulmana atacó una iglesia en la aldea de al-Shuqaf en la provincia de Beheira. “La mafia”, señala el informe, “también arrojó piedras a las casas de los aldeanos coptos, dañó el automóvil del sacerdote y prendió fuego a una motocicleta que estaba estacionada frente a la iglesia. Siete coptos sufrieron lesiones leves. La policía fue llamada y atrapó a 11 musulmanes y a nueve coptos”.

Como con el incidente anterior de la iglesia, según Watani, esta iglesia también: Ha estado en uso para la adoración durante más de tres años, y se conoce como la iglesia de San Marcos… hace unos meses, se comenzó a construir una mezquita cerca de la iglesia. El sábado por la tarde [26 de mayo], los fieles musulmanes comenzaron a gritar consignas contra la iglesia y los coptos, y utilizaron los micrófonos de la mezquita para llamar a los aldeanos a atacar a la iglesia. Muchos aldeanos se reunieron y llevaron a cabo el ataque.

Los aldeanos coptos afirman que los nueve coptos que fueron arrestados fueron atrapados al azar en lo que ahora se ha convertido en práctica común de la policía para presionar a los coptos a la reconciliación, para que no se emprendan acciones legales contra los musulmanes culpables a cambio de liberar a los detenidos coptos y garantizar un final rápido de las hostilidades.

Tal es la situación invariablemente “repetitiva” de los cristianos de Egipto y sus iglesias. Familiarizarse con la persecución de una iglesia copta es familiarizarse con todo. Por ejemplo, hace casi dos años, ofrecí la siguiente mirada detallada al proceso de “reconciliación”, uno que, como muestran estas dos incidencias recientes, sigue siendo perfectamente aplicable y está bien arraigado en Egipto: “Los cristianos que intentan construir una iglesia… son violaciones típicas que provocan que las grandes multitudes musulmanas armadas ataquen a todos los cristianos de esa aldea (y a su iglesia, si es que existe) como una forma de castigo colectivo, que también es islámico…”

Después que el levantamiento se hubiese esfumado, las autoridades llegan. En lugar de buscar y arrestar a los culpables o los cabecillas de la mafia – o, como suele ser el caso, al imán local que incita a la mafia musulmana contra los “infieles” que necesitan que se les recuerde “su lugar” – las autoridades reúnen a los líderes de las comunidades cristiana y musulmana juntas en lo que se denomina “reuniones de reconciliación”. Durante estas reuniones, se les pide a los cristianos que hagan más concesiones a los musulmanes enojados.

Las autoridades les dicen a los líderes cristianos cosas como: “Sí, comprendemos la situación y su inocencia, pero la única forma de crear calma en la aldea es que X [el cristiano infractor y la familia extensa, todos los cuales han sido vencidos] abandonen el aldea, solo por ahora, hasta que las cosas se calmen”. O: “Sí, entendemos que necesitas una iglesia, pero como puedes ver, la situación es volátil en este momento, así que, por el momento, tal vez puedas caminar hacia la iglesia en la próxima ciudad a seis millas de distancia, ya sabes, hasta que las cosas se calmen”… [Si los cristianos] rechazan la oferta de las autoridades y demandan sus derechos como ciudadanos contra los culpables, las autoridades sonríen y dicen “está bien”. Luego atraviesan la aldea realizando arrestos, excepto que la mayoría de los arrestados son jóvenes cristianos. Luego le dicen a los líderes cristianos: “Bueno, hemos realizado los arrestos. Pero, tal como usted dice tal o cual [musulmán] estuvo involucrado, hay incluso más testigos [musulmanes] que insisten en que sus propios jóvenes [cristianos] fueron los que comenzaron la violencia. Entonces, podemos arrestarlos y procesarlos, o puede reconsiderar nuestra oferta de tener una reunión de reconciliación”.

En estas circunstancias, los cristianos abatidos generalmente aceptan la burla adicional. ¿Qué alternativa tienen? Saben que si no lo hacen, su juventud ciertamente irá a prisión y serán torturados. En un incidente reciente, los cristianos heridos que se atrevieron a luchar contra los atacantes musulmanes fueron detenidos y, a pesar de las lesiones graves, se los mantuvo durante siete horas y se les impidió recibir atención médica…

No solo se les niega justicia a las víctimas, sino que los agresores se les animan a atacar nuevamente.

De hecho, como lo han visto los acontecimientos recientes, incluyendo este mes en el que cuatro iglesias fueron atacadas y luego cerradas, este modus operandi y cultura de impunidad envalentonada está ahora más arraigada en Egipto que antes.

 

Raymond Ibrahim es un compañero de redacción de Judith Friedman-Rosen en el Foro de Medio Oriente 

 

https://www.meforum.org/articles/2018/egypt-tries-to-reconcile-coptic-churches-to-non

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.