Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
7 Av 5778 | jueves julio 19, 2018
donativo

El antisemitismo es la autodestrucción de Occidente


Traduccion para Porisrael.org por Dori Lustron

Odiar a Israel es realmente odio occidental por sí mismo. Una campaña insidiosa de corrección política y relativismo moral ha conquistado a nuestros intelectuales, nuestros medios de comunicación, nuestra academia, nuestra política y nuestra sociedad.

El odio por Israel es el odio occidental por sí mismo.

Lo que hace que el tratamiento de Israel sea único en la actualidad es que cada acción israelí está sujeta a un nivel de control sin precedentes en cámara lenta. Pero la historia de Israel y las razones de lo que ocurre son derrocadas por mentiras. Israel es una víctima no solo del terrorismo islamista, sino también de una narrativa falaz y mendaz que ahora se acepta ampliamente como una verdad incontrovertible.

 La cultura occidental, que será radicalmente secularizada, mira con indiferencia, perplejidad u odio a los judíos de Israel que se aferran a su identidad, su tierra, su tradición.

Los judíos en Europa también están siendo abandonados. Toulouse, la ciudad del sur de Francia donde los islamistas masacraron a tres niños judíos, es el hogar de un imam antisemita que predica en sus mezquitas por la destrucción de Israel  y a nadie parece importarle.

En muchas partes de Occidente, sin duda en Europa occidental, los valores judeocristianos han sido erosionados, manipulados, aislados y evaporados. La traición cultural florece en todas partes. Una campaña insidiosa de corrección política y relativismo moral ha conquistado a nuestros intelectuales, nuestros medios de comunicación, nuestra academia, nuestra política y nuestra sociedad.

Israel se ha convertido en un puesto avanzado de “colonos” en un Medio Oriente que por nacimiento y vocación debe seguir siendo árabe-islámico. Es por eso que la misma Europa que se está convirtiendo en anti-Israel no se conmueve con la persecución anticristiana en Siria, Irak y Egipto. Los cristianos también deben abandonar la región, como si estos cristianos le recordaran a Occidente parte de su identidad.

Este es el origen de una ola aterradora de acciones y sentimientos antijudíos que presenciamos no solo en los periódicos, en los parlamentos, en los libros, en la televisión, sino también en las calles de Europa. En Berlín, los judíos son ahora objeto de ataques por parte de los migrantes sirios si detectan una kippa o Estrella de David. Y la opinión pública alemana está muda y silenciosa frente a este monstruo antisemita que levanta la cabeza una vez más.

La cultura occidental, identificada con la opresión y la xenofobia y el imperialismo, es condenada como racista. Los únicos valores legítimos son los universales post-occidentales. Israel se ha convertido, de facto, en una entidad exclusivista, racista y supremacista. “Gente elegida”, oprimiendo a las personas, ocupando personas.

Así es como Europa se ha convertido en el epicentro de una nueva guerra política contra Israel. En lugar de considerar las fronteras de Israel desde Gaza hasta el Golán como las de los 500 millones de ciudadanos europeos, Europa lucha contra el Estado judío en sus plazas, en sus corredores de poder como en las Naciones Unidas. Solo Australia y los Estados Unidos ahora votan en contra de las resoluciones contra Israel. Todos los estados europeos ahora votan a favor (como Bélgica) o se abstienen (como Alemania).

Los círculos progresistas y liberales de Occidente están llevando a cabo una campaña de instigación y homicidio contra Israel. “Crímenes contra la humanidad” y “asesinato intencional de niños y civiles”: estos son ahora los lemas más antisemitas. Israel se ha convertido en el eterno culpable en Europa. Los medios solo muestran sin tregua un repertorio de imágenes de bombardeos y tiroteos desde Gaza. Las imágenes de niños israelíes agazapados en un refugio antiaéreo no tienen audiencia.

Pero Occidente no puede engañarse a sí mismo. No puede salvarse sacrificando a Israel. El asalto global contra Israel es de hecho parte de un ataque más amplio contra la tradición moral y cultural que hizo único a Occidente. Por esta razón, Israel es hoy el tema más importante que define el panorama moral y político de nuestro tiempo.

El antisemitismo es autodestrucción.

https://www.israelnationalnews.com/Articles/Article.aspx/22447

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.