Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
10 Elul 5778 | martes agosto 21, 2018
donativo

Grecia y la Alianza del Mediterráneo Oriental. Israel y Chipre


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

La Alianza del Mediterráneo Oriental (Israel, Grecia y Chipre) está emergiendo en un momento de creciente inestabilidad global. Los tres estados son democracias firmes que promueven la paz, la seguridad y la estabilidad ambiental en la región. La alianza tripartita es estratégicamente el ancla más significativa de la seguridad griega y el progreso económico.

Pasos concretos en los últimos tres años han sentado las bases de una Alianza del Mediterráneo Oriental (EMA) que comprende Israel, Grecia y Chipre. La convergencia de las tres naciones es el resultado natural de las estrechas similitudes democráticas y un deseo conjunto de estabilidad y progreso en una región atormentada por perennes luchas en Oriente Medio, el islamismo radical y la transformación de Turquía en una autocracia islámica fundamentalista.

La EMA está surgiendo en un momento de creciente inestabilidad global. La retirada estadounidense de los acuerdos estratégicos tradicionales de la posguerra, el resurgimiento de Rusia, una UE con problemas, la crisis de la migración ilegal, el ascenso de China como potencia mundial y mucho más dejan poco margen para la complacencia.

Israel, Grecia y la República de Chipre son los únicos actores del Mediterráneo Oriental que son democracias firmes. Como tales, no solo ven un interés común en la promoción de la paz, la seguridad y la estabilidad ambiental en la región, sino que también buscan promover fuertes vínculos económicos luego del descubrimiento de ricos yacimientos de hidrocarburos en sus respectivas Zonas Económicas Exclusivas.

Mientras que cada uno de los socios de EMA se enfrenta a desafíos individuales, los tres se unen contra el alerón regional y se pavonean de la “superpotencia” islámica de la Turquía de Recep Tayyip Erdoğan. El presidente turco no pierde oportunidad de prometer que Ankara “tomará lo que es legítimamente suyo”, y está a un paso de declarar nulos los tratados internacionales que arreglaron el destino de Turquía después de la Primera Guerra Mundial.

Desde la perspectiva griega, la iniciativa EMA es indispensable. La crisis de la deuda soberana de Grecia y su bancarrota en 2010 pusieron su relación con los miembros del norte de la UE bajo una fuerte presión. En la actualidad, Atenas se enfrenta a la desagradable perspectiva de un “control” fiscal externo a largo plazo y limitaciones significativas sobre sus políticas económicas. Debido a que los gobiernos griegos presentes y futuros deben funcionar mientras están bajo el “control” de la UE, Atenas busca promover iniciativas alternativas bilaterales y multilaterales fuera del estrecho espacio dominado por Bruselas, y la EMA se ajusta perfectamente a esta ley.

La preocupación estratégica más apremiante de Grecia es el propósito expresado por Ankara de “volver a poner a punto” el espacio una vez en poder de los otomanos. La incursión de Erdoğan en Siria, sus planes para “estabilizar” militarmente el norte de Iraq, sus actividades subversivas en expansión y su islamización en los Balcanes y las violaciones diarias por parte de Turquía del espacio aéreo y marítimo soberano dejan pocas esperanzas de un futuro pacífico. Grecia también enfrenta un callejón sin salida con el filo-turquismo de muchos de sus “aliados” a pesar de las menguantes fortunas turcas en Europa y la aplicación de Ankara en el agua en el agua para unirse a la UE.

Por lo tanto, la EMA ha emergido como el ancla más estratégicamente significativa de la seguridad griega y el progreso económico. El descubrimiento de hidrocarburos en aguas israelíes y chipriotas ha puesto literalmente a la EMA en el mapa, estimulando un gran interés en la política, la economía y la seguridad de la región desde los EE. UU. y Rusia, así como desde países que habían sido neutrales en el Mediterráneo Oriental .

Atenas necesita recorrer un camino delicado con respecto a Jerusalén y El Cairo, el último de los cuales se dirige hacia la EMA tripartita. Tanto Israel como Egipto están involucrados en disputas en curso en Medio Oriente, un factor que la Grecia tradicionalmente “pro-árabe” deberá manejar con delicadeza política y diplomática.

En cualquier caso, las recientes cumbres de la EMA han concluido con declaraciones de propósito optimistas que enfatizan el desarrollo de la cooperación geopolítica de Jerusalén, Atenas y Nicosia. La construcción planificada del oleoducto EastMed, que pasará por alto a Turquía, a pesar del aumento de los costes, será fundamental para estos desarrollos positivos y, a pesar del aumento de los costes, mejorará la seguridad en el Mediterráneo oriental al eliminar el control de Turquía sobre la pieza central de EMA.

La victoria electoral de Erdogan el 24 de junio de 2018 fortaleció sus aspiraciones sultanistas e islamistas y le da mayor urgencia a la promoción del proyecto estratégico de la EMA. Un Erdoğan más fuerte significa una transición más rápida para Turquía al fundamentalismo islámico. Esto, a su vez, amenaza con llevar al Islam radical a la puerta de Europa mientras aumenta exponencialmente el peligro que representa Turquía para los socios de la EMA. Con Erdoğan confirmando, cada día que pasa, su rechazo y condena de los valores occidentales, su odio hacia el estado judío y su elevación del islamismo fundamentalista como la fuerza motriz detrás del neo-otomano Türkiye , hay poco espacio para el compromiso con la emergente  República Islámica de Turquía.

En último análisis, el objetivo de la EMA no es resolver el problema de Turquía, que es el problema de seguridad más espinoso para la alianza occidental en el Mediterráneo oriental y el Medio Oriente. La misión principal de EMA es promover y asegurar los intereses colectivos de sus socios, alentar la primacía del derecho internacional sobre políticas irredentistas y agresivas independientemente de su origen, y crear y fortalecer una superestructura de iniciativas económicas de valor estratégico irrefutable para Europa y los Estados Unidos. Mientras tanto, como dijo Federiga Bingi de Johns Hopkins, “Europa y la OTAN no pueden permitirse el lujo de ser echadas por Erdoğan”. Deberían actuar en consecuencia.

***Ioannis (John) M. Nomikos es el Director del Instituto de Investigación para Estudios Europeos y Americanos (RIEAS) con sede en Atenas, Grecia. Es editor fundador del Journal of European and American Intelligence Studies (JEAIS). Su investigación se centra en la contrainteligencia, el contraterrorismo, las relaciones griego-israelíes y la seguridad energética y marítima en la región del Mediterráneo Oriental.

 

https://besacenter.org/perspectives-papers/greece-israel-cyprus-alliance/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.