Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
8 Heshvan 5779 | miércoles octubre 17, 2018
donativo

Periodista saudita: Debemos promover la paz con Israel, así tengamos que realizar concesiones


Sukina Meshekhis (fuente: twitter.com/sukinameshekhis)

En un artículo publicado el 15 de julio, 2018 en el diario del gobierno saudita Al-Yawm, la periodista saudita Sukina Meshekhis hizo un llamado a los países árabes para que tomen pasos audaces, incluyendo ciertas concesiones, para avanzar en la búsqueda de una paz con Israel. Ella escribió que la paz es un objetivo humano supremo anhelado por todos los pueblos, pero que para lograrlo existe la necesidad de hacer concesiones y sacrificios. Tras señalar que a lo largo de la historia han existido muchos conflictos entre varios países, declaró que todos estos conflictos finalmente terminaron, sin importar cuán terribles fuesen. Los árabes han perdido demasiadas oportunidades para hacer las paces con Israel y esto les impide desarrollarse y avanzar, dijo y agregó que esta es la razón por la que les llama a aprovechar los acuerdos que algunos países árabes han firmado con Israel: el Acuerdo entre Egipto e Israel en Camp David, el tratado de paz entre Israel y Jordania y los Acuerdos de Oslo, en una apertura para promover una paz integral. Ella agregó que el interés colectivo de los árabes hoy día “requiere de un acercamiento y entendimiento con Israel” y por lo tanto, ellos deben ser más pragmáticos.

Este no es el primer artículo de la prensa saudita que favorece las mejores relaciones con Israel. En varios informes recientes, MEMRI ha señalado un incremento en el número de intelectuales, periodistas y comentaristas sauditas que expresan su apoyo público a Israel e incluso abogan por una paz y normalización de relaciones con este.[1]

Lo siguiente es una traducción de los puntos principales del artículo de la Sra. Meshekhis.[2]

“La paz es un objetivo noble, que no puede lograrse sin hacer concesiones y sin [adoptar] enfoques destinados a desactivar las hostilidades y transformarlas en una actitud flexible hacia el otro. No existen naciones que combatieron entre sí a lo largo de la historia y no alcanzaron seguridad, paz, convivencia y relaciones cercanas, porque esa es la lógica de la realidad y de la vida. Con el fin de alcanzar [un objetivo], las partes no tienen más remedio que hacer concesiones y sacrificios que conducirán necesariamente a un acuerdo mutuo y a un estado de paz que anhelan todos y cada uno de los pueblos.

“La historia está repleta de ejemplos de pueblos que combatieron entre sí pero finalmente [lograron] una paz duradera, luego que millones perdieran sus vidas. [Esto como ejemplo es cierto de] Francia y Gran Bretaña, que ahora vemos viviendo en el mayor [estado de] armonía, unidad, seguridad, paz y convivencia. Ellos libraron la llamada Guerra de los Cien Años [durante un siglo] además de 16 años.[3] En otras palabras, [durante] 116 años estuvieron en un estado de guerra, que continuó desde el siglo 14 hasta el siglo 15. Luego, combatieron juntos en la Primera Guerra Mundial y en la Segunda Guerra Mundial y salieron victoriosos. Por lo tanto, no existe hostilidad eterna, sino intereses que perduran.

“Eso nos lleva al conflicto árabe-israelí, que ha sido continuo desde el Nakba en 1948. Durante estos [años], Egipto firmó los Acuerdos de Camp David con Israel, los palestinos [firmaron] los [Acuerdos] de Oslo con este y con los jordanos el Tratado de Wadi Araba. Dado que los países en conflicto [es decir, los países vecinos de Israel] se encuentran en paz con este, ello abre muchas puertas que solían estar cerradas [y nos permite] pensar de manera práctica y seria en movernos hacia la etapa de paz, de una manera que pondrá fin al conflicto. [Esto puede hacerse si] los otros árabes [toman] la decisión de dar un paso valiente, ya que la paz lo requiere, al igual que [el paso] tomado por [el difunto presidente egipcio] Anwar] Sadat en 1978. El tiempo ha demostrado que las posturas de [Sadat] en [lograr] la paz inalcanzada por el bien de su pueblo y de todos los árabes fue la postura más justificada.

“La situación del mundo árabe no puede permanecer para siempre suspendida, en esperanzas a una paz. Los palestinos firmaron los Acuerdos de Oslo y esa es la verdadera apertura para una paz decisiva junto a Israel. En el marco de la Iniciativa de Paz Árabe, presentada por el difunto rey ‘Abdallah bin’ Abd Al-‘Aziz en la cumbre [árabe del 2002] en Beirut, podemos avanzar hacia una paz mientras [hacemos] algunas pocas concesiones pragmáticas y de esta manera ponemos fin a la actual maraña y estancamientos, que pueden conducir a [más] embrollos que involucren a todos los árabes. Muchos árabes no desean [verse envueltos en estos enredos], sino que más bien desean la paz y un final al conflicto.

“Su Alteza el Príncipe a la [Corona saudita] Muhammad bin Salman bin ‘Abd Al-‘Aziz dijo [en una entrevista del 5 de abril, 2018 a la revista American Time] que Arabia Saudita no decide en nombre de los palestinos, sino que apoyará cualquier cosa que ellos acuerden. [Este dijo]: ‘Lo que piensen es bueno para ustedes, lo apoyaremos’. [La tendencia a] desaprovechar oportunidades es lo que nos ha llevado al presente estado de incertidumbre respecto a lograr la paz. Nunca desperdiciamos la ocasión de perder una oportunidad y por lo tanto nos mantuvimos como al comienzo, a medida que el tiempo seguía avanzando, junto a muchos intereses políticos y económicos [que no logramos realizar]. Israel también continúa desarrollándose y prosperando en los planos político, económico, científico y militar más que todos los países árabes juntos. Entonces, ¿cuál [bando] requiere de una necesidad mayor de paz? Somos nosotros los árabes los que necesitamos paz, ya que es la forma de desarrollar y poner fin a la violación de nuestros derechos eliminando el gran temor a la guerra…

“La paz, en lugar de la guerra, es nuestro problema fundamental y por lo tanto nuestro interés colectivo requiere de un acercamiento junto a un entendimiento con Israel. No debemos permanecer siendo rehenes de la retórica de hostilidad y conflictos inútiles. Por respeto a nuestros derechos históricos y futuros y por todas las víctimas [que cayeron] por el bien de la causa [palestina], nos corresponde ser más pragmáticos en nuestra percepción de paz y poner fin a las muchas pérdidas que terminan en el abismo del olvido…”


[1] Véanse los informes de MEMRI Investigación y Análisis No. 1398 – Cambios en la actitud de los medios de comunicaciones sauditas hacia Israel – Parte I: Escritores sauditas e intelectuales: Irán es más peligroso que Israel; La paz con este es vital para repeler la amenaza iraní y el informe No. 1399 – Cambios en la actitud de los medios de comunicación sauditas hacia Israel – Parte II: Escritor saudita quien visitó Israel: Deseamos una embajada israelí en Riad; deberíamos hacer las paces con Israel, desarraigar la cultura de odio por los judíos, 29 de mayo, 2018.

[2] Al-Yawm (Arabia Saudita), 15 de julio, 2018.

[3] La Guerra de los Cien Años se prolongó a lo largo de 116 años, desde 1337 hasta 1453.

 

 
Comentarios
Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.