Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles febrero 26, 2020
donativo

Superando otro desafío


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

El Primer Ministro Benjamín Netanyahu quiere resolver la crisis con la comunidad drusa lo más rápido posible y colocar el debate sobre la ley del estado-nación en su marco natural: entre la izquierda y la derecha. Aquí es donde planeó librar la discusión cuando decidió revivir la ley como parte de una campaña para ganar la base de la derecha.

El alboroto druso contra la ley ha lanzado una llave inglesa considerable en los planes políticos de Netanyahu. Sin duda, no solo al primer ministro no le importa si la oposición a la ley domina el enfoque de los estudios de noticias y periódicos, esencialmente lo desea. Cuanto más fuerte sea la protesta de Tzipi Livni, Tamar Zandberg y Jamal Zahalka contra la ley, mayor será el goteo de los mandatos de Habayit Hayehudi y otros partidos de derecha que regresan al Likud. Mientras el sur continúa ardiendo y los inmigrantes ilegales africanos continúan sofocando la vida cotidiana en el sur de Tel Aviv, Netanyahu continúa arrebatando el control de la agenda pública y llevándola donde quiere.

La respuesta lívida de la comunidad drusa, sin embargo, ha alterado en cierto modo el plan. En el marco del discurso común de derecha, la comunidad drusa está fuera de límites. Todos aman a los drusos Ellos son leales, sirven en la IDF. La izquierda también ha llegado a comprender esto y ahora se está centrando únicamente en los problemas de la comunidad, mientras descuida por completo a los árabes israelíes y a los otros grupos minoritarios del país. Cuando Tzipi Livni se reunió con el jeque Moafaq Tarif, el líder espiritual de la comunidad drusa en Israel, ella le dijo que la ley del estado-nación debería cambiarse porque perjudica a los drusos, pero también perjudica a otros grupos minoritarios. Solo se enfocaron en la primera parte. Todos se preocupan por los derechos de los drusos, pero los izquierdistas piensan que a ellos les importan los derechos de los árabes.

Poner la crisis con la comunidad drusa para descansar sería una victoria rotunda para Netanyahu, ya que esencialmente obligaría a sus rivales a retirarse. En este escenario, los detractores de la ley del estado-nación -entre ellos un grupo de ex generales y jefes de policía- pueden seguir dando entrevistas diarias y nocturnas y sirviendo como los accesorios perfectos para sus movimientos políticos. A menos que, por supuesto, puedan encontrar otro grupo de consenso que se oponga a la ley, como el druso, y comenzar todo de nuevo.

Resultado de imagen de Netanyahu y los drusos imagenes

http://www.israelhayom.com/opinions/diffusing-another-landmine/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.