Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
7 Tevet 5779 | sábado diciembre 15, 2018
donativo

Sobre la Ley Básica Estado Nación del Pueblo Judío

Dos artículos del intelectual Tomer Persico


En lo que respecta a la derecha, una discusión sobre la ley de nacionalidad en sí misma es excelente. Ellos están muy interesados en llevar la discusión en esa dirección. Tal argumento les proporcionaría una imagen clara y conveniente para ellos. Por un lado, los patriotas que insisten en la legítima existencia de un estado-nación para el pueblo judío y, por otro, los post-sionistas que buscan negarlo. En tal debate, el primer bando tiene la razón tanto en la cuestión de principios como en términos electorales.

A nivel de principios, porque como todas las demás naciones, el pueblo judío tiene derecho a la autodeterminación, y este derecho básico ha sido reconocido por varias instituciones internacionales, incluida la ONU. A nivel electoral, porque la gran mayoría de los judíos en Israel tienen una posición bastante comprensible de mantener el asombroso logro de sus padres y abuelos. Un estado independiente propio. Si la discusión es sobre eso, hemos perdido.

Pero la discusión no se trata de eso en absoluto. El debate entre nosotros no es si los judíos merecen o no merecen un estado, sino cuál será la naturaleza del régimen en ese país. De una manera muy simple, ¿habrá una democracia liberal aquí? Parece que el gobierno actual no tiene un compromiso especial hacia este modelo. De hecho, parece que está trabajando activamente para crear aquí una sociedad jerárquica.

Y si uno puede deducir algo de sus acciones en los últimos años, es que el hombre heterosexual judío ortodoxo está en la cima de esta jerarquía. Todo el sistema se establecerá a su alrededor. Podrá, si lo desea, comer según su costumbre, evitar tener a la vista a las mujeres, vivir donde lo desee, casarse como le plazca, adoptar un bebé o subrogarse, alistarse al ejercito de su manera especial, rezar en el Muro de las Lamentaciones como es su costumbre particular. Todo de acuerdo a sus dimensiones específicas.

¿Y los otros? Los demás les tendrán consideración mientras reducen sus propias libertades: No traerán jametz a los hospitales en Pesaj. Si son mujeres, a veces tendrán que limitarse a la zona de las mujeres (en el Monte Meron en Lag Baomer, en distintas actividades culturales) o en clases separadas y en otros cursos (en la academia, en Tzahal). Si son árabes, les será más difícil vivir donde quieran. Si son reformistas o ateos o cualquier cosa que no sea ortodoxa, tendrán que renunciar a casarse de acuerdo a sus valores. Si son homosexuales no podrán adoptar un bebé, y ciertamente de casarse no se puede ni hablar, porque no es el país de ellos. Es el país de los hombres-judíos-heterosexuales-ortodoxos, y deberían agradecerles que les permitan vivir aquí.

La ley de nacionalidad es solo un paso más en la campaña general que está librando el actual gobierno contra el principio de igualdad en la esfera pública israelí. El objetivo de esta campaña no es establecer el Estado de Israel como el estado-nación del pueblo judío; ya lo es y continuara siéndolo siempre que tenga una mayoría judía. El objetivo de esta campaña es establecer una jerarquía intra-israelí e intra-judía, que coloque en su centro a los valores y las necesidades del hombre judío ortodoxo heterosexual (que, desde el punto de vista del gobierno, es “el verdadero judío”), e imponga su ideología específica sobre toda la esfera pública y el cuerpo cívico israelí.

De ahí la discriminación contra no judíos, no heterosexuales, no hombres, no ortodoxos. Nuestro argumento contra quienes presionan en esta dirección no es si el Estado de Israel es el estado-nación del pueblo judío, sino si el estado-nación del pueblo judío mantendrá los mismos derechos para todos sus ciudadanos, independientemente de su religión, raza o género.Esa es la historia. Aquellos que promueven la ley de nacionalidad y otras leyes y regulaciones similares buscan cambiar la naturaleza del estado y rechazar este ethos, que se estableció en la Declaración de Independencia. Quieren borrar el principio de igualdad de derechos en el que insistieron Ben-Gurion y Jabotinsky, Begin y Rabin; y crear otro Israel aquí, donde la desigualdad está anclada en la ley.

En la manifestación de ayer, el líder de la comunidad Druza, el Sheikh Tarif Mowafaq dijo con precisión, “siempre nos hemos sentido orgullosos de este país, nunca hemos socavado su identidad judía. Creíamos que como parte de su ethos judío, habría una relación de plena igualdad hacia los ciudadanos no judíos.” Esa es la historia. De hecho, aunque lamentablemente no siempre se cumplió, este era el ethos del estado. Ahora están aquellos que lo quieren cambiar. No lo permitiremos.

Artículo traducido por Mario Schejtman

**************************************************************************************************************************

¿Por qué yo apoyo la exigencia de reconocer a Israel como estado nación del pueblo judío? 

Por Tomer Persico en el año 2014

Esta vez, por novena vez en Bangalore, de repente noté la terrible fealdad de esta ciudad. No me refiero a la inmundicia que adolece toda ciudad india, sino a la falta de forma e irreflexión de esta ciudad. Y ha crecido enormemente en los últimos años. Bangalore es el “Silicon Valley” de la India, su capital de IT, en donde hay muchas empresas, locales y occidentales, que basan sus oficinas centrales allí. Estos atraen a una gran cantidad de proveedores de servicios, de ahí el gran salto en su población. Este crecimiento la ha convertido en una especie de gran campamento de tránsito que se compone trozos y más trozos. Si no es suficiente para Bangalore, no hay un centro de diseño como tiene Delhi, Calcuta, Madrás o Bombay, alrededor del cual la ciudad se está expandiendo. Parece que solo hay expansión. Una máquina que se construye lateralmente y hacia arriba. Un pueblo con esteroides.

Eso fue hace dos meses, cuando estaba en India para una conferencia académica a la que fui invitado. Me senté en un café en Bangalore con Arundhati, una vieja amiga que trabaja para Greenpeace India, y yo asentí con la cabeza tristemente mientras contaba los horrores a los que estaba expuesta en el marco de sus funciones. Estos horrores son principalmente la brutalidad de las empresas mineras grandes que tienen práctica a la hora de encontrar maneras de despojar (legal o ilegalmente) a los poblados rurales y tribales, sacándolos de sus tierras una vez que encuentran minerales valiosos. La lógica utilitaria del mercado empuja a los empresarios a destruir más la naturaleza y la cultura en la India con el fin de maximizar la línea final (dinero), y ­­¿Qué pueden hacer los aldeanos analfabetos ante la máquina más eficiente del universo? En la India la situación es aún más extrema por las disparidades de ingresos, las brechas en la educación y el deseo general de los indios de derrotar a los chinos “en la carrera para ser la próxima superpotencia global”. Por el bien de este último objetivo, es permisible y digno sacrificar todo.

“O que India experimente una racionalización y una industrialización más allá de su reconocimiento dejando de ser India, o que ella estará al frente de una nueva era global, ayudando con el ejemplo y el impacto cultural hacia las nuevas tendencias en el Oeste, y transforme la espiritualidad humana”, así escribió Sari Aurobindo, uno de los más grandes líderes espirituales y políticos de la India en el siglo XX y en general. La India de hoy parece haber elegido la primera opción. La India pierde su amistad y reemplaza su herencia cultural con una raza hipercapitalista hacia la riqueza y el consumo. Arundhati y sus amigos de clase media alta viven desde hace mucho tiempo en una imitación india de la sociedad opulenta occidental. El inglés es su lengua materna y no tienen nada que ver con la cultura tradicional de la India. Por lo tanto, tampoco tienen un criterio externo para medir las ventajas y desventajas de la cultura occidental.

Yo me alejo en mi testimonio hacia la India no para mentir, Dios no lo quiera, sino para mostrar el problema global el actual debemos enfrentar: la erosión de la cultura local por las fuerzas del mercado, que se especializan en convencernos que no somos más que una parodia de fabricantes y consumidores autónomos sin necesidad de una comunidad o un valor fijo que no sea utilitario. Y hago esto para traer otro aspecto que me hace pensar que es importante que nosotros (como los indios, etc.) vivamos en un país que cultiva una cultura específica.

El Estado Nacional del Pueblo Judío

Por lo tanto, yo apoyo la exigencia de Netanyahu que los palestinos reconozcan al Estado de Israel como el estado-nación del pueblo judío. Creo que la idea que Israel es una nación judía no contradice los principios de la democracia liberal, y no necesita (aunque hay que tener mucho cuidado en hacer que suceda, por supuesto) la negación de los derechos civiles y humanos de las minorías que viven en el país. Estado judío permitiría que el pueblo judío cristalice su libre determinación y plena oportunidad de desarrollar su cultura, y esto en mi opinión también es su derecho, también es su beneficio, y también es de importancia como su contribución a la civilización humana en su conjunto.

Por supuesto, hay varias consideraciones aquí que deben tenerse en cuenta, además de los beneficios sociales. La premisa que me guía es que los pueblos tienen derecho a la autodeterminación y la autonomía cultural. Estos no son exactamente iguales al establecimiento de un estado independiente, pero esta es la forma más común y probablemente la más efectiva de garantizar estos derechos. Específicamente con respecto a los judíos en Israel, parece que sin un estado propio sería difícil para ellos vivir en una comunidad cultural floreciente (o vivir en absoluto). Así como los palestinos tienen derecho a un estado propio, los judíos también tienen derecho a un estado propio. En estos países, como se dijo, estos pueblos formarán su identidad y cultura.

Ahora, no es tan simple, por supuesto. El judaísmo, como sabemos, no es solo una nación, sino también una religión. Algunos afirman que es solo una religión y, por lo tanto, sus miembros no tienen derecho a la independencia políticaCreo que hacen caso omiso de los hechos simples, y es que para la mayoría de los judíos, y sin duda para la mayoría de los judíos en Israel, el judaísmo tiene un importante componente étnico y un carácter nacional, y a menudo mucho más amplio que lo religioso. Negar la autopercepción de la mayoría de los judíos equivale a negar la autopercepción de la mayoría de los palestinos al afirmar que “no hay pueblo palestino”. Ambos intentan imponer sus puntos de vista sobre la realidad y se comportan de forma no democrática con los deseos claros de los grupos grandes.

Por otro lado, las dimensiones religiosas del judaísmo son perfectamente claros (se entiende que también es una religión), y no creo que las religiones tienen (a diferencia de otras naciones) el derecho a la independencia política. El caso del judaísmo es, por lo tanto, excepcional. Al mismo tiempo, no es único. Me parece que no protestaríamos si la India (o el Tíbet, o Armenia), es vista como una comunidad religiosa asociada claramente a una tierra, se preserva el carácter religioso de la nación central que habita en el paisaje cívico del estado independiente (lengua oficial, himno, bandera, vacaciones y días de descanso, el contenido la enseñanza en las escuelas, etc.), y esto, por supuesto, preservando al mismo tiempo los derechos y la concesión de la autonomía cultural de las minorías religiosas que viven allí (musulmanes, budistas, jainistas, judíos, etc.).

Por supuesto, no hay ninguna intención aquí para establecer una teocracia (Dios no lo quiera), sino permitir la expresión en la esfera pública de la religión y la cultura a la que pertenece la gran mayoría de los residentes en una región en particular. De hecho, las demandas del Dalai Lama contra China es exactamente esto: dar a su país (si no la independencia, al menos) la autonomía cultural, por lo que podrían preservar el carácter del Tíbet y la religión budista y la cultura tibetana budista en general. ¿No debería serles otorgado esto?

En resumen, yo no veo ninguna falla en el establecimiento de un estado judío en la Tierra de Israel, siempre y cuando se mantengan los derechos privados y comunales de las minorías (que deberán, sin embargo, sufrir la vida de una minoría cultural y nacional, y sin duda ellos verán dañado diversos intereses). Quienes se oponen a esto deberían insistir en que los estados nación no debería tener un carácter religioso en particular, incluso si en el caso de esta religión constituye la cultura y la identidad de la nacionalidad en cuestión. Ellos creen que en el nombre de la separación de la iglesia y el estado cuando se dan casos de nacionalidades que también tienen una característica de la religión (como el caso tibetano, indio, armenio o judía) deberían renunciar a su cultura para establecer un estado sin una identidad nacional específica. Esta idea no solo es poco realista, sino también indeseable, ya que las diferentes culturas y religiones preservan la sociedad, enriquecen el mundo y contribuyen a la humanidad. Un mundo budista-tibetano sin un estado budista es un mundo más pobre.

Por último, me parece que el ataque contra de la idea del Estado judío, por lo general, viene no sólo del deseo (correcto) de proteger los derechos de los grupos minoritarios, sino también del deseo de secularizar la esfera pública, para eliminar todas las características religiosas, y tal vez incluso para convertir al Estado de Israel en una democracia europea sin una característica especial étnica – religioso – cultural. Esta es una posición legítima y es posible discutir sus ventajas y desventajas, pero para discutirlas, debe presentarse en su nombre. No es justo disfrazar tal posición bajo la muy apropiada preocupación de proteger los derechos de las minorías. También es injusto apoyar el derecho de los indios o los tibetanos a preservar su cultura y oponerse al derecho de los judíos a hacerlo.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.