Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
11 Tishri 5779 | jueves septiembre 20, 2018
donativo

Palestinos: escupiendo en el pozo


A principios de esta semana, los manifestantes palestinos, que incluían altos funcionarios de la facción Fatah del presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas (derecha), quemaron fotos del presidente Donald Trump y algunos de sus principales representantes, incluidos los asesores presidenciales Jared Kushner (centro) y Jason Greenblatt (izquierda)

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

  • En realidad, los palestinos tienen un mensaje principal para la administración de los EE. UU .: Te odiamos e incitamos contra ti, pero esperamos que sigas suministrándonos dinero en efectivo, por una suma de miles de millones de dólares. Y, cuando tratas de ayudarnos, nos reservamos el derecho de escupirte en la cara.

 

  • La existencia total de Fatah, la facción que domina y controla a la Autoridad Palestina, depende en gran medida de la ayuda financiera de los EE. UU., la UE y otros donantes occidentales.

 

  • Entonces, mientras los manifestantes en Ramallah exigían que Estados Unidos rescindiera su decisión de cortar su financiación a la UNRWA, los hombres de Abbas en el este de Jerusalén intentaban bloquear una reunión patrocinada por Estados Unidos para discutir formas de ayudar a la economía palestina.

 

  • Es evidente que Abbas y sus altos funcionarios en Ramallah quieren que sea de las dos maneras: continuar su incitación contra la administración Trump mientras son financiados por el dinero de los contribuyentes estadounidenses.

 

  • Abbas y compañía harían bien en aprender que cuando escupían en el pozo del que bebían, el agua que extraían sería amarga.

 

*****************

Una vez más, los palestinos están transmitiendo mensajes contradictorios sobre su actitud hacia la administración del presidente estadounidense Donald Trump. Por un lado, están condenando a la administración Trump por su decisión de cortar toda la ayuda estadounidense a la Agencia de Socorro y Obras de las Naciones Unidas (UNRWA); por otro lado, los palestinos se oponen a cualquier plan de la administración estadounidense para proporcionarles ayuda financiera y mejorar sus condiciones de vida.

Esta postura palestina no es solo un doble discurso de mala fe, también refleja el estado de confusión e incertidumbre entre los líderes palestinos en Ramallah en particular y el público palestino en general.

En realidad, los palestinos tienen un mensaje principal para la administración de los EE. UU .: “Te odiamos e incitamos contra ti, pero esperamos que sigas suministrándonos dinero en efectivo, por una suma de miles de millones de dólares. Y, cuando tratas de ayudarnos, nos reservamos el derecho de escupirte en la cara”.

Este es el mensaje, a pesar de la ofuscación engañosa,  que los palestinos siempre han intentado comunicar a los Estados Unidos.

Ahora a los hechos.

A principios de esta semana, los palestinos organizaron una protesta en Ramallah contra la decisión de la administración Trump de detener la ayuda de Estados Unidos a UNRWA. Durante la protesta fuera de America House (el centro educativo y cultural perteneciente al Consulado General de EE. UU. en la capital de facto de los palestinos, Ramallah), los palestinos quemaron fotos de Trump y algunos de sus principales representantes, incluido el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman. y asesores presidenciales Jared Kushner y Jason Greenblatt. Los manifestantes corearon lemas que condenaban a la administración Trump por ser “completamente cómplice” de Israel en su “agresión y guerra” contra los palestinos.

En otras palabras, los manifestantes palestinos, que incluían altos funcionarios de la facción Fatah del presidente Mahmoud Abbas, de la Autoridad Palestina (AP), exigen que Estados Unidos siga financiando a los “refugiados” palestinos a través de la UNRWA. El mensaje que los manifestantes enviaron a la administración de Trump es: -“Miren, quemamos las fotos de su presidente y de los altos funcionarios y lo odiamos, así que amablemente continúen otorgándonos cientos de millones de dólares cada año”.

Como se mencionó recientemente en este espacio, en árabe esto se llama wakaha(impudicia o audacia). Se necesita mucho wakaha para escupir en la cara de alguien y luego extender la mano para pedir dinero.

Un día después de esa protesta en Ramallah, los manifestantes palestinos en el este de Jerusalén intentaron evitar que un grupo de empresarios palestinos asistiera a una reunión organizada por el Consulado General de los Estados Unidos. ¿Adivina quién dirigió la protesta contra la reunión, que obviamente estaba destinada a beneficiar a los residentes árabes de Jerusalén? Activistas pertenecientes a Fatah, la facción de Abbas: Shadi Mtour y Awad Salaymeh. Los manifestantes se congregaron frente al Hotel Notre Dame, justo al otro lado de la calle de la Nueva Puerta de la Ciudad Vieja, e intentaron evitar que los hombres de negocios ingresaran al local.

Mtour afirmó que la reunión organizada por el Consulado General de los Estados Unidos fue un intento de “eludir el liderazgo palestino” en Ramallah. “Esto es inaceptable porque apoyamos la posición oficial palestina de boicotear a la administración estadounidense”, dijo. Afirmó que algunos de los empresarios se alejaron cuando se encontraron con los manifestantes. Sin embargo, Mtour expresó su profunda decepción porque otros optaron por ignorar la protesta y procedieron a asistir a la reunión. “Lástima de ellos y de cualquiera que acepte comprometerse con Jerusalén”, agregó.

Salaymeh, por su parte, acusó a los participantes palestinos de promover la “normalización” con Israel y Estados Unidos. Estados Unidos e Israel, dijo, son “dos caras de la misma moneda”.

En caso  que nadie lo haya notado: tanto Mtour como Salaymeh pertenecen a Fatah, la facción que domina y controla a la Autoridad Palestina. Toda la existencia de Fatah se basa en gran medida en la ayuda financiera de los EE. UU., la UE y otros donantes occidentales.

Entonces, mientras los manifestantes en Ramallah exigían que Estados Unidos rescindiera su decisión de cortar su financiación a la UNRWA, los hombres de Abbas en el este de Jerusalén intentaban bloquear una reunión patrocinada por Estados Unidos para discutir formas de ayudar a la economía palestina.

Este no fue el primer incidente en el que los palestinos rechazaron un intento de los estadounidenses de ayudarlos. En julio pasado, los palestinos frustraron una visita planeada a la ciudad de Nablus en Cisjordania por una delegación consular de los EE. UU. El compromiso planificado formaba parte de un compromiso permanente de los EE. UU. para mejorar la cooperación y ampliar las oportunidades económicas para los palestinos. La visita fue cancelada por temor a la seguridad de los delegados estadounidenses, luego que manifestantes palestinos amenazaran con frustrar la reunión y llamaron a boicotear a la delegación visitante.

Para aumentar la confusión con respecto a la posición palestina hacia los EE. UU., esta semana se reveló que una importante delegación palestina de seguridad e inteligencia había visitado Washington para conversar con funcionarios de la CIA.

Abbas y el liderazgo palestino no han negado el informe sobre la visita. Pero esperen… ¿Acaso Abbas y sus funcionarios no han boicoteado a la administración Trump desde la decisión del presidente de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel en diciembre de 2017?

Obviamente, Abbas y el liderazgo palestino no tienen una estrategia razonada con respecto a la administración estadounidense. Su mensaje y acciones en conflicto son una señal más de la ausencia de una verdadera visión palestina. Lo que está claro, sin embargo, es que la retórica antiestadounidense de los palestinos les dificultará en el futuro ser considerado por los estadounidenses como socios confiables  para cualquier proceso de paz con Israel.

Es evidente que Abbas y sus altos funcionarios en Ramallah quieren que sea de las dos maneras: continuar su incitación contra la administración Trump mientras son financiados por el dinero de los contribuyentes estadounidenses. Mientras tanto, esta incitación está avivando el sentimiento antiestadounidense entre los palestinos y muchos otros árabes, que ahora se refieren a los Estados Unidos como el enemigo número uno de los árabes y musulmanes. Desde aquí, el camino hacia la violencia y el terrorismo contra los ciudadanos estadounidenses en el Medio Oriente es muy corto.

Las fotos ardientes de Trump y de altos funcionarios de la administración de EE. UU. en las calles de las ciudades palestinas no solo deben considerarse ofensivas, sino también un acto de guerra contra los estadounidenses. Abbas y compañía harían bien en aprender que cuando escupían en el pozo del que bebían, el agua que extraían sería amarga.

Bassam Tawil es un árabe musulmán radicado en el Medio Oriente.

 

https://www.gatestoneinstitute.org/12978/palestinians-conflicting-messages

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.