Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
10 Heshvan 5779 | viernes octubre 19, 2018
donativo

La “súper” entrevista con el número 2 de la Autoridad Palestina (con interpretaciones de Hatzad Hasheni)


El título original del texto es “Saeb Arekat declara muerto al proceso de paz: Al final, cuando todo se destruya, ustedes (los israelíes) son los que pagarán”.

“No nos humillarán”: Saeb Arekat escribe un libro, y vive en el limbo. Él escribe el libro sobre su aventura en el área de su salud. Arekat se sometió a un trasplante de pulmón en un centro médico en Washington hace un año. Actualmente es un milagro médico. El proceso de paz, por otro lado, está en ruinas. No quedó piedra sobre piedra. La película en la que vive el palestino Arekat, quien ha liderado las negociaciones entre Israel y los palestinos durante más de dos décadas, se ha convertido recientemente en una película de terror.

Desde que Donald Trump ingresó a la Casa Blanca, los funcionarios de la Autoridad Palestina se han encontrado en un nuevo rol que no conocían hasta ahora: Son el saco boxeo oficial. La transferencia de la embajada a Jerusalén, el recorte en el apoyo de la AP ($ 200 millones), el cese de la ayuda a UNRWA ($ 365 millones), el cierre de la representación de la OLP en Washington, son solamente una lista parcial.

El sábado me senté con Arekat en Ramallah. “Hoy en día, esta mañana”, dijo, “Trump cortó $ 20 millones de dólares en ayuda para el Hospital Augusta Victoria y para el Al-Makased. Es por la presión israelí. ¿Usted sabe que en Augusta Victoria se encuentra el único centro para el tratamiento del cáncer para la población palestina? ¿Qué están tratando de hacer? ¿Qué?

“Si Trump quiere vengarse de nosotros, que se vengue de Abbas o contra mí. ¿Por qué daña a personas inocentes? Esto es un genocidio. Esto no tiene precedentes. ¿Qué hace Israel? Nada. No se los oye, no ve, no les importa. Ustedes no quieren saber nada de nosotros. Nos han borrado. Pero yo les digo, ustedes son los que van a pagar el precio de todo en última instancia, será el contribuyente israelí. No les permitiremos continuar pisoteando nuestra dignidad. Ustedes pueden limitar nuestra libertad, nuestro movimiento, nuestra soberanía, pero no pueden humillarnos.

Agregado Hatzad Hasheni – La estrategia de Trump es presionar y castigar a los palestinos para que regresen a la mesa de negociaciones y que acepten su plan de solución al conflicto. En el pasado Israel ha realizado dos serias ofertas de paz, la de Ehud Barak en el 2000 y la de Ehud Olmert en el 2007 y las dos fueron rechazadas por los palestinos. Hasta el momento, Estados Unidos (y Europa) principalmente presionaron a Israel para realizar concesiones y eso endureció aún más las posiciones palestinas. Trump ha decidido modificar dicha ecuación. Evidentemente la palabra “genocidio” utilizada por Arekat es producto de una mente perturbada. Estados Unidos no tiene la obligación de ayudar a los palestinos. Los portavoces de Estados Unidos dicen que los palestinos han humillado constantemente al contribuyente norteamericano y esa situación no puede continuar…

“Me sentaré en Jericó con mis pies hacia arriba y dejaré que ustedes vuelvan a pagar los salarios a nuestros funcionarios, maestros, médicos, enfermeras. Terminamos de ser vuestras sirvientas. Ustedes son un país rico, 37 mil dólares de PIB per cápita, pueden pagar. Sus hijos volverán a perseguir a nuestros hijos en los campos de refugiados. Es probablemente que ustedes estén extrañando esto”.

Nunca lo vi así. Arekat estaba “al límite”. Agresivo, amargado, tal vez incluso desesperado. Va quemando el rancho. Ojalá esa desesperación fuera buena para nosotros. Me temo que empujar agresivamente a los palestinos hasta el borde del acantilado no es necesariamente bueno para nosotros. Cuando ellos se caigan en el pozo, ellos pueden arrastrarnos también. Desearía estar equivocado. De una forma u otra, el mensaje de Arekat era claro: “No quieres hacer las paces con nosotros, entendemos eso, te devolveremos las llaves”.

Agregado Hatzad Hasheni – La amenaza de Arekat y de los dirigentes palestinos es poco creíble. Es imposible creer que existen muchos israelíes dispuestos a dominar directamente a los palestinos que habitan en los territorios A y B de Judea y Samaria (Cisjordania). La alternativa a la disolución de la Autoridad Palestina, a la no cooperación militar con Israel o al regreso a la violencia por parte de los palestinos es… la toma del poder del Hamás no solamente en Gaza sino también en Cisjordania.

“No necesitamos el dinero de los estadounidenses”, dijo, “no nos van a comprar. Después de todo, al final, cuando todo se derrumba, ustedes tendrán que pagar. Ustedes son ricos. Yo te propongo escuchar atentamente el discurso que Abu Mazen (Abbas) va a llevar a cabo el 27 de setiembre en el Comité Ejecutivo de la OLP. Habrá titulares interesantes. Lo que queda de Abu Mazen, a la edad de 84 años, es su legado y su honor. Este hombre, como yo, ya estaba muerto.

“Los dos estamos de vuelta del otro mundo. Yo estuvo clínicamente muerto durante dos minutos y 40 segundos el 12 de octubre de 2017, durante la implantación. Abbas estaba en muy grave estado de su neumonía grave en mayo pasado, pero regresó. Estoy cerca de él. Le dije, has hecho todo lo que se puede para traer la paz, no hay nada más por hacer. Es el fin”.

Es hora de escuchar el despertador

La política del gobierno de Trump puso a Israel en euforia. Es difícil encontrar un israelí que no esté feliz de ver el cambio brusco en la dirección del portaaviones estadounidense. Desde un  estado de ser visto como un “mediador justo” que intentó posicionarse a medio camino entre Ramallah y Jerusalén, Donald Trump rompió violentamente hacia nuestra dirección. Los palestinos están gritando “gewald”, mientras que los israelíes, y especialmente la derecha israelí, se están preparando para la llegada del mesías. Fuimos o estamos soñando un sueño. Cuanto más angustiados están los Mahmud Abbas y Saeb Arekat, mayor es la fiesta en Jerusalén. La suposición es de una hinchazón, de un globo de euforia que se infla. Era hora de que ellos suden. Que aprendan una lección. Que comprendan. El mundo está con nosotros o al menos Estados Unidos. O al menos Trump.

El sábado fui a Ramallah a escuchar el otro lado. Hay un segundo lado. A veces parece que en Israel reprimen el hecho que a pesar de todo esto, millones de palestinos permanecen aquí. No van a ir a ningún lado. Mucho después que Trump se convierta en historia y deje atrás una biblioteca porno presidencial, ellos y nosotros estamos aquí juntos, tejidos y cosidos en los cuerpos de los demás. No tragarnos, no vomitar. Desde el punto de vista del otro lado, todas las acciones de la administración estadounidense contra la Autoridad Palestina nacieron en Jerusalén. “Bibi y los tres mosqueteros”, dice un alto funcionario palestino. Los mosqueteros son el embajador David Friedman, el emisario Jason Greenblatt y el asesor principal Jared Kushner. “Estos tres colonos”, dicen los palestinos, “Trump fue convencido por estos para afinar el banco de objetivos articulado todo desde Jerusalén. Se creen que nos van a romper. Están equivocados”.

De acuerdo con Arekat, lo que se daba no volverá. “Si Abu Mazen no entrega lo que prometió que va a darnos en el discurso de este fin de mes”, dijo, “yo pondré mis llaves sobre la mesa incluso antes del final de su discurso”. Arekat es el secretario general del Comité Ejecutivo de la OLP. “Hemos fracasado en la aplicación de los Acuerdos de Oslo, tenemos que admitirlo. Tengo cuatro hijos y siete nietos, tengo la intención de defender el honor y la decencia de los míos. Soy un hombre de paz, que reconoce a Israel, me opongo a la violencia contra los israelíes, yo estoy a favor de ‘vive y deja vivir’, pero no estoy dispuesto a ser el colaborador de ustedes o de Trump. Es hora de que recibáis una llamada de atención”.

El producto que supuestamente debe proporcionar Abu Mazen es una especie de “incendiemos el rancho”. La disolución de la Autoridad Palestina. Devolviendo las llaves a Jerusalén. Es cierto que los palestinos han amenazado con ese movimiento muchas veces en el pasado y nunca lo han hecho. “Pondrán las llaves, que los derechistas en Israel anexen Cisjordania”, dice un entendido israelí.

“Abu Mazen es el padre del campo de la paz en Palestina”, dice Arekat, “Me llevó cuando era joven y me convirtió en alguien a favor de la solución de dos estados como la única opción. Convenció a toda nuestra generación. Nos encontramos en Israel dentro de las fronteras del 67’, estuvimos de acuerdo en los intercambios de tierra, esa es nuestra idea. Estuvimos de acuerdo con un estado de distensión sin ejército y a una solución justa para los refugiados, que no les sean impuestos a los israelíes; con la presencia de un tercero, la OTAN o los americanos, que hagan cumplir y verificar el cumplimiento del acuerdo solamente en el territorio palestino, y no en Israel o Jordania. ¿Qué obtuvimos a cambio? Netanyahu continúa expandiendo los asentamientos en todas partes.

Agregado Hatzad Hasheni – Los que Arekat dice es que los palestinos aceptaron pero… “no lo hicieron”, especialmente no la solución en donde los refugiados palestinos pasen a vivir solamente en el nuevo estado palestino. Los palestinos dijeron todo el tiempo que se trata de un tema que debe ser “renunciado” por cada individuo palestino. Además, las autoridades palestinas nunca aceptaron reconocer a Israel como Cuna Nacional del Pueblo Judío, que significa el punto final al conflicto.

“Ustedes piensan que si ignoran los hechos, desaparecerán. Están equivocado. Ya entre el Jordán y el mar somos el 50.9%. ¿Qué demonios vais a hacer con nosotros? Nos encontraremos en el infierno. Yo dejo de buscar soluciones. Esperemos y veamos. No soy un hombre violento y nunca lo seré. La violencia juega contra nosotros. Cruzaremos nuestras piernas y nos relajaremos. Todas las ideas para promover un acuerdo fueron nuestras, incluyendo el intercambio de territorios. No levantasteis ni un dedo, aparte del esfuerzo por destruir el proceso debido a vuestro desorden interno. El único primer ministro que realmente probó fue Olmert. Él merecía crédito. Estuvimos muy cerca”.

Ni sí ni no

Le pregunté a Arekat por qué no le dijeron “sí” a Ehud Olmert. Explicó que no dijeron “sí”, pero no dijeron “no”. Entraron en las negociaciones, y estuvieron muy cerca, y cubrió la versión palestina completa, que incluía el intercambio de mapas y el intercambio de territorios y viajar al presidente Bush hasta el estallido del conflicto en Gaza durante los últimos días de Olmert. “Llamé a Turgeman y le pregunté por qué no venían”, dice Arekat. “Turgeman dijo que hay una guerra en Gaza. Le dije: Es una pena, estamos cerca, ¿Por qué perder la oportunidad debido a Gaza? Dijo que eran sus instrucciones”.

Agregado Hatzad Hasheni – El plan de Olmert era el siguiente, firmar un acuerdo a las corridas e ir a la ONU a recibir el apoyo internacional. Olmert renunció al 100% de los territorios de Judea y Samaria (ya que se haría intercambio), estaba dispuesto a partir Jerusalén y a recibir a 100.000 refugiados palestinos dentro de Israel. El problema con Olmert es que estaba “ahorcado” con las investigaciones policiales en su contra y consideraba que realizando tales concesiones la prensa israelí le brindaría algunos meses de “gracia” (como lo hizo con Ariel Sharón cuando este realizó la Desconexión de 2005). Aun así… y a pesar de todas las renuncias, los palestinos tampoco aceptaron el plan Olmert. 

Le pregunté a Arekat por qué, al menos una vez, en lugar de “decir no”, los palestinos no dijeron “sí”. Es simple. Como el eco del “sí” de David Ben-Gurión al Plan de Partición. Arekat no entendió la pregunta. Quizás aquí yace la tragedia. La tragedia suya y la nuestra. “Desde que Netanyahu regresó en 2009 y hasta 2014, no había nada. Cuando Lieberman fue ministro de Asuntos Exteriores, en el Waldorf Astoria de Nueva York, nunca nos dio la mano. Al lado del presidente Obama le dije: ‘Fuck off’. ¿Qué tipo de comportamiento es ese? Le dije que era un hombre desvergonzado. Estamos en medio de una negociación. Al final del día, todos somos seres humanos. Musulmanes, cristianos, judíos, israelíes, palestinos, antes de todo esto, seres humanos”.

“Me senté con el equipo de Trump 35 veces”, dice Arekat, “nunca se demostró ese nivel de paciencia y tolerancia por nuestra parte. Todas las sesiones se grababan. Nunca pase por una experiencia así. Desde el primer día les dije, por favor, reúnanme con colegas israelíes. Ustedes no podrán servir de puente entre nosotros. Sólo podemos hacerlo cara a cara. Estamos bajo ocupación. Yo, al salir de Jericó a Ramallah requiero de la aprobación de los oficiales del ejército. Abbas, para dejar Amman necesita la aprobación de Yoav Mordejai. Pero ellos se negaron, y estaban convencidos de que primero deberían sacar a Jerusalén de la mesa de negociaciones.

“Le pregunté a Kushner: ¿Cuál es la historia, el rey David recibió a Jerusalén de Allah? Él dijo que Jerusalén Oriental no puede ser la capital de Palestina. ¿Allah también le dijo al rey David que los palestinos deberían estar bajo ocupación? Les recordé que la propuesta de levantar la UNWRA se estableció por el impulso del embajador de Estados Unidos ante la ONU en diciembre de 1949. UNWRA son 477 mil estudiantes palestinos, en 309 centros médicos y en 13 centros de formación, que los préstamos para los necesitados, mujeres jóvenes, estudiantes. UNWRA no es una agencia palestina. ¿Quién va a ser lastimado por el cierre de la UNWRA, fuera de las  personas comunes? No somos nosotros. Serán los jordanos. La estabilidad de Jordania, le dije a Kushner, es esencial para todos nosotros. Esta es la clave para la paz. No deben jugar a este juego”.

Jerusalén es la línea roja

Arekat está cansado. La cortisona le produce una hinchazón de la cara, su cuerpo agotado por las pastillas y píldoras que toma por decenas cada día, como parte del tratamiento para captar los pulmones trasplantados. Pero su mente está ardiendo. “El 3 de mayo, 2017 Trump se reunió con el presidente Abbas en la Casa Blanca. Le dije: Señor Presidente, ¿qué sugieres? Dijo que le daba un año, no hay tiempo que perder, que a fin de año el lado que se niegue a negociar soportará las consecuencias. Habrá repercusiones, dijo. Le sonreí. Me preguntó por qué estoy sonriendo. Le dije que esta era la primera vez que escucho a un presidente estadounidense amenazar a Israel. Esto no tiene precedentes. Porque nosotros no rechazábamos las cosas.

“Le recordé que el artículo 7 establece que ninguna de las partes llevará a cabo medidas unilaterales que puedan perjudicar la disposición del estatus final. Estoy escuchandolo a usted, le dije al Presidente, y escuchó a Sheldon Adelson y a la Embajadora Nikki Haley que hablan acerca de cómo moverán la embajada a Jerusalén y me pregunto si realmente ¿puede usted prometer no tocar los temas antes de renovar las negociaciones? Él prometió que no tocarían. Ya sabemos el final”.

Le pregunte si no estaban exagerando un poco sobre la transferencia de la embajada. “No”, dijo, “cuando tuve el trasplante en Washington, todo el mundo me criticaba. Me regalaron chocolate de parte del Presidente y vino Kushner y Greenblatt y los republicanos y los demócratas y los miembros de la CIA y todos los amigos de Washington y muchos israelíes. Era muy humano. El 30 de noviembre, yo estaba en la Casa Blanca, con el presidente del equipo, Kushner y los chicos. Yo les dije que el presidente debería de firmar el documento rechazando la transferencia de la embajada y les pregunte a ellos qué pasaría con eso. Había rumores de que se haya decidido. Le pregunté Jared si decidieron reconocer a Jerusalén como capital de Israel. Kushner me dijo que tomarían las decisiones de acuerdo a sus intereses y sus políticas.

“Le pregunté si estaba al tanto de que tal movimiento torpedearía su estatus de mediador honesto. No podemos continuar trabajando frente a ustedes, les dije. Me dijo que no le amenazara. Le dije que ¿en mi situación? ¿Quién puede amenazarle? Ustedes son una superpotencia. Las exportaciones palestinas a Estados Unidos suman menos de $ 5 millones. Algunos frutos secos y mármol. ¿Soy China? ¿Soy Alemania? Solo estoy tratando de alcanzar la paz y me estás acusando de amenazarles. Te digo la verdad. Recuerda mis palabras. Si mueven la embajada, no podrá mediar en el conflicto. Si se corta la ayuda, al final del día, Netanyahu pagará del contribuyente israelí. Puedes matar gente, puedes saquear tierras, no puedes matar ideas e ideales. Si haces todas estas cosas, destruirás el campo de la paz palestino. Los moderados que todavía creen en dos estados.

“Ellos me dijeron, que no estaba entendiendo el cambio en el área. Les dije, enséñame. Soy un buen estudiante. Así Kushner me dijo, no seas sarcástico. Le dije que no estaba siendo sarcástico, soy realista. Estuve tres meses en Washington. Vino a mí Adel al G’obiir, el ministro de Exteriores saudí, me dijo en el nombre de Mohammed Iben Salmán lo siguiente: Usted hable con los norteamericanos, puede hacer lo que quiera con las fronteras, el agua, los refugiados, la seguridad, los asentamientos pero de una cosa que no se puede tocar: El Este de Jerusalén.

“Luego vino el rey Abdallah en Washington y me envió a Ayman Safadi, me dijo lo mismo. Entonces Mohammed Abdel-Rahman A-Thani, el canciller de Qatar. A continuación, el egipcio Sameh Shukri y todos con el mismo mensaje:… Jerusalén es una línea roja. ¿Sabes lo que significa que Abu Mazen acepte la soberanía israelí sobre la mezquita de Al-Aqsa? “Esto significa que Mahoma no existía”.

Bueno, ¿y el Rey David y el Templo existieron a los ojos de los palestinos? “Sí”, dijo Erekat en voz alta: “Por supuesto. Después de todo, no nos peleamos con ustedes por algo que está escrito en el Corán. El judaísmo nunca fue una amenaza para los palestinos, no puede dejar que este conflicto se convierta en uno religioso, y no luchamos contra de los preceptos de la Torá. El Corán habla muy bien de los judíos”. Ustedes lo llaman el Rey David, nosotros lo llamamos el profeta, no te equivoques y caigas en los mensajes de Hamás. Extremistas tenemos nosotros y también ustedes. Todo el tema es proteger a los moderados”.

Agregado Hatzad Hasheni – Aquí hay varias falsedades. Ante todo, para los palestinos el conflicto es esencialmente religioso. Ya lo vimos cuando explicó sobre la renuncia a Al-Aqsa. Segundo, el Corán habla bien sobre los judíos pero principalmente habla mal. El Corán y el islam consideran al judaísmo como “Din Batel”, una religión falsa y los judíos pueden vivir bajo el islam como Dhimmi. Fuera de eso, el Rey David es un profeta inferior a Mahoma y se somete a su liderazgo.  La comparación entre extremistas de ambos lados es una locura. Los extremistas palestinos asesinan, educan a odiar y lanzan cohetes. Entre los que educan a odiar y a eternizar el conflicto también destacan los medios de la Autoridad Palestina.

Una solución justa y acordada

Entonces, ¿Cuál es tu plan de paz?, le preguntamos. “Estoy en este negocio desde 1988”, dijo, “con James Baker, le dije, la clave es el reconocimiento mutuo, eso es todo, los reconoceremos, nos reconocerán. Él debe arreglar el reconocimiento mutuo entre Israel y la OLP. Refugiados, Jerusalén, fronteras, seguridad, hablaremos de todo. Nuestro conflicto no es Ecuador versus Perú o Jordania e Iraq. No es lo mismo. Hay personas que creen que en esta historia Dios es un agente de bienes raíces. Entre los musulmanes es el Waqf. Entre los judíos es Dios que le dijo al Rey David que todo era de ellos. Así que los judíos no deben esperar que yo vaya con ellos a la sinagoga, y no espero que ayunen durante el Ramadán. Lo más importante es tener el reconocimiento mutuo.

“Cuando nos dijeron que si los israelíes nos dan Estado habrá una guerra civil con los palestinos, se nos ocurrió la idea del intercambio de tierras. Tener un trato justo. Nadie de nuestro lado negaría la conexión de los judíos con Jerusalén. Nadie tiene dominio sobre la fe o la memoria. Jerusalén debe acaba de ser la capital de las dos naciones y de los dos países. Una ciudad abierta, no dividida. Todo el mundo tiene los lugares sagrados y un órgano común se encargará de la gestión actual de la ciudad. La ciudad quedará abierta para los judíos, musulmanes, cristianos, para todo el mundo. Una vez se le preguntó a los israelíes si tienen planes de destruir a Al-Aqsa, y ellos me prometieron que no lo harían”.

¿Cómo se soluciona el derecho al retorno?, le preguntamos a Arekat. “Muy simple. Obteniendo una firma sobre el final del conflicto y la falta de reclamaciones. Esta es la clave. Una vez que tengamos la fórmula, la iniciativa de paz árabe como está escrita es una solución justa y acordada al problema de los refugiados, se acordó que no se puede obligar a nadie de Israel sobre este tema. ¿Qué más quieres? Los refugiados recibirán cuatro opciones: la elección de un tercer país, quedarse en donde se encuentran, el estado palestino o a Israel, pero una vez que exista tal la solución se debe hacer con el consentimiento de ambas partes, sería imposible imponerle a Israel la absorción de los refugiados y eso es algo acordado por la Liga árabe por lo que incluso bajo las premisas de Clinton e declaró que se buscaría una “solución justa y acordada…”. Esta es la posición oficial palestina.

Agregado Hatzad Hasheni – Aquí hay dos problemas. Lo primero es que no existe tal cosa “derecho al retorno”. Se trata de una invención palestina. Segundo, los palestinos que legalmente deben ser considerados refugiados alcanzan aproximadamente las 20.0000 almas.

La conversación con Arekat fue larga y difícil. Él no ahorró las críticas a su tribu y a su gente. “Estuve ayer en una conferencia de prensa en el 25 aniversario de Oslo”, dijo. “El Embajador Friedman me enloquece. Es sólo que me está volviendo loco. Incluso en mi lado, hay tantas personas que van a la mezquita a utilizar a Dios, no para orar y adorar a Dios. Desde el profeta Mahoma e han conformado 803 movimientos terroristas, que impulsan el asesinato y el crimen. Este último es Daesh (ISIS). Aquellos que realmente aprendieron el Corán saben que Allah es el Dios de la misericordia, el honor, la generosidad, el perdón. Tú también tienes esto en la Torá. Pero hay suficientes personas que secuestran la religión y usan el nombre de Dios para fines inapropiados. Es común a todas las religiones, usualmente usan ropas extrañas con barbas extrañas y rituales extraños. Estas son personas que crean sistemas de desesperación, desesperanza, que conducen a actos de desesperación”.

Agregado Hatzad Hasheni – Miles de atentados en el mundo se hacen en nombre del islam y por musulmanes. No sucede lo mismo entre cristianos y judíos,  la comparación es ridícula.

Bibi asesinó la paz

“Trato de explicarle a Netanyahu, que no entiende. Este hombre juró en 1993 destruir el Acuerdo de Oslo. La forma en que incitó contra Rabin condujo a la muerte de Rabin. El mató a Rabin. Si alguien incita contra mí aquí como Netanyahu incitó contra Rabin, un joven palestino se levantaría y me mataría, y no tengo dudas al respecto”.

Netanyahu, le dijimos, intentó llegar a un acuerdo. Y renunció en Wye Plantation, y volvió a renunciar en la opción de Londres, también en el plan de Kerry, pero ustedes siguen insistiendo. “Conozco a Bibi 31 años”, dijo Arekat, “La última vez que lo vi, en Balfour, hace unos años, me dijo… Saeb deja de hablar contra mí. Tengo 62 años de edad, sólo yo puedo hacerlo. Yo quería creerle. Yo le dije Bibi, nosotros nos conocemos. Todo lo que queríamos es que digas cuatro palabras: Uno, nueve, seis, siete 1967. Eso en cualquier idioma que quieras, pero no dijo eso, porque quiere seguir engañando a todo el mundo. Recuerda lo que te digo…. Bibi, entrarás en la historia como el primer ministro que sembró las semillas de la destrucción de Israel”.

“Estoy cansado de jugar a las acusaciones”, concluye, “no me interesa. No va a salvar la vida de un israelí o un palestino. No quiero que mi nieto sea un suicida. Usted ha oído de mí docenas de veces decir esto. Quiero que mis hijos y los hijos suyos vivan como todos los otros niños en el mundo. El problema es que tu gobierno ha abandonado la idea de la paz. Es decir, si quiero concretar el derecho de retorno, ¿Por qué estoy haciendo las concesiones que estoy haciendo, por lo que simplemente no propongo la idea de un solo estado con igualdad de derechos? Nunca, incluso no por un momento, no hemos detenido la cooperación de seguridad con ustedes y con los estadounidenses.

“El terrorismo es una amenaza existencial para nosotros. Nosotros no estamos haciéndoles un favor. Tenemos canales abiertos de comunicación con ustedes y la CIA, y lo sabes. Pero simplemente no quieren saber de nosotros. Llego a mí el asesor de seguridad nacional de Putin con una invitación para Bibi y Abbas a Moscú. Yo forcé Abbas a decir que sí. Yo sabía que Bibi iba a decir que no. Así fue. Yo le rogué a Greenblatt y a Kushner para que me hagan una reunión con el lado israelí, cada vez que hablaba. Ronald Lauder me invitó a cenar. Me dijo de convocar al mediador Moljo (asesor de Bibi) o a Dore Gold. Vine. La comida era deliciosa, japonesa. Moljo o Gold no vinieron. Comimos solos. Por desgracia, Bibi mató a la idea de la paz. El intento de crear una cultura hacia la paz. No hay otra opción, se debe regresar al año 1992, antes de Oslo. Ustedes administren los territorios. Paguen a los funcionarios. Veremos hacia dónde nos dirigimos”.

Usted está quemando el rancho, le dijimos. “No quemamos nada. Estamos tratando de salvarnos a nosotros mismos. Yo no quiero que me tiren de la oficina de Abbas. Abbas sólo tiene dos opciones: Ya sea luchar por el honor y su patrimonio, o que lo arrojen a la basura. Ustedes no han llevado al precipicio. No nos van a comprar con dinero”.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.