Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
8 Tevet 5779 | domingo diciembre 16, 2018
donativo

Cómo planea Irán tomar Gaza


Brigadas Al-Quds, rama militar de la Yihad Islámica Palestina .

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

  • Es poco probable que la situación en la Franja de Gaza sea testigo de cambios positivos. Incluso si Hamas fuera removido del poder, los palestinos continuarían sufriendo bajo otros grupos radicales como el Jihad Islámico Palestino (PIJ).

 

  • Incluso si Hamas se despertara mañana por la mañana y tuviera un cambio de actitud, una verdadera tregua con Israel, siempre habrá otros grupos terroristas que estén dispuestos a violar el acuerdo cuando lo deseen.

 

  • Estos son factores cruciales que deben ser tomados en cuenta por cualquier parte internacional que busque una solución a la catástrofe llamada Gaza. Alternativamente, uno podría desear continuar habitando en alguna realidad alternativa en la que todo estaría bien si Israel solo suavizara las restricciones en la Franja de Gaza.

 ****************

Si alguien esperaba que sacar a Hamas del poder en la Franja de Gaza mejoraría la situación allí y aumentaría las posibilidades de paz entre los palestinos e Israel, les espera una gran decepción. Hamas, que violó el control de la Franja de Gaza en el verano de 2007, no es el único grupo terrorista en el enclave costero, hogar de unos dos millones de palestinos.

Además de Hamas, estos son varios otros grupos terroristas palestinos en la Franja de Gaza.

El segundo grupo más grande después de Hamas es la Jihad Islámica Palestina(PIJ), que cuenta con miles de partidarios y milicianos. Si. Cuando Hamás se retirara del poder, el PIJ tiene la mayor posibilidad de intervenir para llenar el vacío.

Si quitas a Hamas del poder, lo más probable es que tengas que lidiar con PIJ, no con un grupo más moderado. Si bien Hamas solo podría considerarse “bueno” en alguna realidad alternativa, su reemplazo no sería mejor. El fundamentalismo islamista está consagrado en los corazones y las mentes de decenas de miles de palestinos en la Franja de Gaza.

Los dos grupos islamistas, Hamas y PIJ, son como dos guisantes en una vaina . Los dos no reconocen el derecho de Israel a existir y continúan pidiendo una lucha armada para “liberar a toda Palestina”, desde el mar Mediterráneo hasta el río Jordán.

Al igual que Hamas, el PIJ financiado por Irán también tiene un brazo armado, llamado Saraya Al-Quds (Brigadas de Jerusalén). Fundadas en 1981 por los líderes del PIJ Fathi Shaqaqi y Abed Al-Aziz Awda en la Franja de Gaza, las Brigadas de Jerusalén son responsables de cientos de ataques terroristas contra Israel, incluidos los atentados suicidas con bombas. En los últimos años, el grupo también ha lanzado cohetes y morteros contra Israel.

Aunque se considera un grupo independiente, PIJ a menudo opera en coordinación con Hamas. Los dos grupos incluso tienen un “comando de operaciones” conjunto para coordinar sus ataques contra Israel. A veces, realizan ataques conjuntos .

A las Brigadas de Jerusalén les gusta salir a las calles en demostraciones de fuerza dirigidas a los otros grupos terroristas palestinos en particular y al público palestino en la Franja de Gaza. En general, Hamas no tolera la competencia de otros grupos armados en la Franja de Gaza, pero cuando se trata de PIJ y su ala militar, es una historia completamente diferente. Cuando PIJ muestra su poder y sus armas en las calles de Gaza, Hamas se calla.

Hamas, evidentemente, sabe que es peligroso meterse con PIJ, un grupo grande e influyente. Hamas también parece estar consciente  que entrometerse con PIJ significa tener problemas con los pagadores de PIJ en Irán. Al igual que PIJ, Hamas también depende del respaldo político, financiero y militar de Irán. Irán considera a PIJ como su principal aliado y títere en la Franja de Gaza. A través de PIJ, Irán inserta sus tentáculos en los asuntos internos de los palestinos, para consternación del presidente Mahmoud Abbas y su Autoridad Palestina respaldada por Occidente.

Las relaciones entre Irán y Hamas no han sido estables en los últimos años, en gran parte debido a la negativa de Hamas a apoyar al régimen apoyado por Irán del dictador sirio Bashar Assad. Últimamente, sin embargo, en algunos medios de comunicación árabes han aparecido informes  que Irán y Hamas han acordado dejar de lado sus diferencias.

En los últimos años, varias delegaciones de Hamas han visitado Teherán como parte del esfuerzo del grupo para arreglar su relación con Irán. La última visita tuvo lugar en octubre de 2007, cuando una delegación de Hamas integrada por Ezzat Al-Risheq, Sami Abu Zuhri, Khaled Qaddoumi, Mohammed Nasr y Zaher Jabarin, visitó Teherán para informar a los líderes iraníes sobre los últimos desarrollos relacionados con los esfuerzos para poner fin a la crisis entre Hamas. y la facción Fatah de Abbas.

A pesar del aparente acercamiento, Irán tiene fuertes reservas sobre confiar en Hamas. Su escepticismo se basa en el temor de Irán  que Hamas esté listo para alcanzar un acuerdo de reconciliación con Fatah y un acuerdo de tregua con Israel. Tal alianza, a los ojos de Irán, constituiría una traición por parte de Hamas. Cualquier acuerdo con Fatah significaría que Hamas está preparado para unir fuerzas con Abbas y, lo que es peor, participar en futuras conversaciones de paz con Israel. Cualquier acuerdo de tregua con Israel significaría que Hamas está preparado para dejar sus armas y abandonar la lucha armada contra el “enemigo sionista”. Esta “rendición” sería un anatema para los mulás en Teherán, quienes tienen un objetivo declarado de eliminar a Israel.

En lo que respecta a Irán, el PIJ es su verdadero aliado en la arena palestina. Y en lo que se refiere a Irán, PIJ siempre será visto como un reemplazo natural para Hamas en la Franja de Gaza si Hamas alguna vez hace un trato con Fatah o Israel.

Mientras tanto, el PIJ está haciendo todo lo posible para demostrar su confiabilidad a sus maestros en Teherán. La semana pasada, el ala militar de PIJ envió nuevamente a sus combatientes fuertemente armados a las calles de la Franja de Gaza en una demostración de fuerza dirigida a Hamas, Irán y el resto del mundo.

Abu Hamzeh, un portavoz de las Brigadas de Jerusalén, declaró con orgullo durante la marcha paramilitar que su grupo “nunca comprometerá ni negociará una pulgada de la tierra de Palestina, toda Palestina”. Añadió: “Nuestras armas son el símbolo de nuestro orgullo y poder de nuestra gente. Nos resistiremos a todas las conspiraciones y frustraremos todos los planes destinados a liquidar nuestra causa”.

Entonces, ¿Qué significa todo esto para Gaza?

En primer lugar, es poco probable que la situación sea testigo de cambios positivos. Incluso si Hamas fuera removido del poder, los palestinos continuarían sufriendo bajo otros grupos radicales como el PIJ.

Segundo, incluso si Hamas se despertara mañana por la mañana y tuviera un cambio de rumbo, entablando una auténtica tregua con Israel, siempre habrá otros grupos terroristas que estén dispuestos a incumplir el acuerdo en cualquier momento que lo deseen.

Tercero, que la Franja de Gaza continuará rodeada de varios grupos fuertemente armados que continuarán lanzando ataques terroristas contra Israel e impondrán un reinado de terror e intimidación a la población palestina.

Cuarto, que ni Abbas ni ningún otro tercero podrán poner un pie en la Franja de Gaza, imponer la ley y el orden y confiscar las armas de los grupos terroristas.

Estos son factores cruciales que deben ser tomados en cuenta por cualquier parte internacional que busque una solución a la catástrofe llamada Gaza. Alternativamente, uno podría desear continuar habitando en alguna realidad alternativa en la que todo estaría bien si Israel solo suavizara las restricciones en la Franja de Gaza.

Khaled Abu Toameh, un periodista premiado, reside en Jerusalén

 

https://www.gatestoneinstitute.org/13091/iran-gaza-strip

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.