Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
5 Tevet 5779 | jueves diciembre 13, 2018
donativo

Normalizando el antisemitismo en los Estados Unidos


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

El antisemitismo se está normalizando cada vez más en la sociedad estadounidense, particularmente en los círculos progresistas. La izquierda progresista de hoy, liderada por Bernie Sanders y otros como él, está aún más alejada de los hechos de los que el Partido Demócrata estaba bajo Clinton. Uno de los efectos más perniciosos de esta normalización se relaciona con el discurso sobre Israel.

En su película de 1940  The Ghost Breakers ,  Bob Hope se encuentra en Cuba enfrentando una extraña amenaza: los zombies. Un conocido explica: “Un zombi no tiene voluntad propia. A veces los ves caminando ciegamente con ojos muertos, siguiendo órdenes, sin saber lo que hacen, sin importarle “, a lo que Hope responde con la famosa frase:” ¿Quieres decir como los demócratas? ”

Veinticinco años después de los acuerdos de paz de Oslo, la izquierda progresista, que ahora domina en voz alta al Partido Demócrata, está caminando “con ojos muertos, siguiendo órdenes” cuando se trata de Oriente Medio y el conflicto israelí-palestino.

La candidata demócrata al Congreso, Alexandria Ocasio-Cortez, denunció la “ocupación de Palestina” durante una entrevista televisiva, pero se sintió desconcertada cuando se la presionó para explicar  que quería decir realmente.

Incluso un demócrata moderado como Cory Booker, anteriormente cercano a la comunidad judía, consideraba adecuado  posar con los representantes del BDS  como un medio para alardear de sus credenciales progresistas. En general, la visión progresista ve a los judíos no solo como “blancos” sino como racistas y victimarios debido a su presunto poder. Todo esto ejemplifica la lenta erosión del estatus de Israel en la cultura estadounidense.

Pero la desconexión es aún más profunda. Al igual que Cortez, los niños de la era de Oslo no recuerdan las negociaciones en la década de 1990, o el entonces presidente de la OLP, Yasser Arafat, y han crecido con consignas con palabras de moda como “ocupación” e “intifada”. Por otro lado, esta generación, tanto en Medio Oriente como fuera de ella, es extremadamente activa en línea. De hecho, el 63% de los niños palestinos tienen acceso a Internet en una computadora y el 51% informa que posee un teléfono inteligente. Internet ya está jugando un papel importante en sus vidas y lo que están viendo es la “resistencia” palestina contra Israel, no la sociedad palestina que sufre la opresión de Hamas o la Autoridad Palestina.

Las confrontaciones más ostentosas tienen lugar en Twitter y Facebook, donde los palestinos siembran denuncias de aldeas destruidas y crímenes de guerra, y afirman que Tel Aviv se fundó sobre las ruinas de aldeas inventadas. Gratificación instantánea, sí. Honestidad, no tanto.

Las mismas tendencias son evidentes en la educación superior, donde ha habido un aumento notable en las clases en línea. En tal contexto, hay menos oportunidad para el debate y la discusión.

Nuestra creciente dependencia colectiva de la tecnología y las redes sociales es innegable, pero estas tendencias, y el tono general de la política, reducen los temas complejos a partes sólidas y, por lo tanto, impulsan la polarización.

Uno de los temas principales de Oslo fue generar confianza a través de medidas de fomento de la confianza. Se establecieron nuevos mecanismos para garantizar la igualdad de derechos en el empleo y la policía, y las armas de la milicia se retiraron del servicio bajo supervisión internacional. La esperanza era construir un alto nivel de confianza a través de la interacción cara a cara. La política de hoy en día impulsada por las redes sociales logra exactamente lo contrario de esos pasos de fomento de la confianza. Solo nos queda la opción de analizar discusiones y debates en línea para comprender las actitudes generales. El arduo trabajo de generar confianza se ha ido y en su lugar nos encontramos con zombies que siguen a ciegas.

Cuando Arafat rechazó el acuerdo de Camp David II en 2000, devastó el campo liberal de izquierda. No podían entender cómo Arafat podía rechazar la perspectiva de un verdadero estado palestino. La izquierda progresista de hoy, liderada por Bernie Sanders y otros como él, está más alejada de los hechos de lo que el Partido Demócrata estaba bajo Clinton. No entienden que el nacionalismo palestino nunca vio el conflicto como uno entre dos grupos nacionales con reclamos y aspiraciones legítimas. No reconocen que Arafat y sus sucesores profesaron apoyo para una solución de dos estados como medio para apaciguar a Occidente.

Todo esto ha llevado a una normalización constante del antisemitismo en la sociedad estadounidense, particularmente en círculos progresistas. Uno de los efectos más perniciosos de esta normalización se relaciona con el discurso sobre Israel. Una tergiversación implacable de violaciones de derechos humanos, conversaciones difamatorias de “limpieza étnica” israelí y “genocidio” y ataques amargos contra israelíes, sus partidarios internacionales y el proceso de paz en sí han tenido un costo masivo en el discurso civil estadounidense.

***Este artículo fue publicado por Israel Hayom el 18 de septiembre de 2018.

Asaf Romirowsky es el director ejecutivo de Scholars for Peace en Medio Oriente y miembro del Foro de Medio Oriente.

 

https://besacenter.org/perspectives-papers/antisemitism-united-states/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.