Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
10 Kislev 5779 | domingo noviembre 18, 2018
donativo

La evolución de Hezbollah


En un artículo de la corresponsal en Líbano y Siria para El País (España), Natalia Sancha, titulado “La mutación de Hezbollah que inquieta a Israel”, hace el siguiente señalamiento: “A nivel operacional, la milicia ha pasado de una posición defensiva en su lucha contra el Ejército hebreo a diseñar ofensivas contra insurrectos y yihadistas en el campo de batalla sirio. Un giro que transforma drásticamente las reglas de confrontación de todo futuro conflicto entre Hezbollah e Israel”.

 

Lo expuesto no es nuevo en realidad, ni el tipo de acciones de Hezbollah toman por sorpresa a los israelíes, ciertamente lo que la periodista menciona ya tiene un concepto debidamente identificado y es el elemento de la “guerra híbrida”, expuesto en el 2005 por Mattis y Hoffman en Future Warfare: The Rise of Hybrid Wars, señalando que, ante el disparo obsesivo del poderío convencional de algunos países (principalmente Estados Unidos), el futuro de las confrontaciones daría paso a la regularización de los enfrentamientos entre grupos insurgentes (guerrillas, grupos terroristas) por encima de los enfrentamientos convencionales de la guerra conocida hasta hace unos años.

De hecho, el concepto toma fuerza durante la guerra en el Líbano del 2006 entre Israel y el grupo islamista Hezbollah, y se le dan elementos propios al tipo de grupo que practica la guerra híbrida mencionando elementos tan sustanciales como: capacidad de supervivencia de los grupos; uso de armas balísticas; métodos de ataque que no necesariamente generen muertes masivas como se daba con los atentados suicidas en autobuses o cafeterías, pero sí que sean efectivos ante la opinión; manipulación de los medios; uso de campos alternativos de enfrentamiento militar.

 

Todos esos elementos se tuvieron sin duda durante ese enfrentamiento entre israelíes y el grupo islamista patrocinado por Irán en el sur libanés, y ciertamente, más que una simple inquietud por parte de Israel, hay un control sobre los movimientos de la agrupación, de armamento que tiene en su poder (150 mil con capacidad de aumentarlo a 500 mil en un año), y por supuesto de las operaciones que realiza la agrupación, principalmente en el Líbano, donde, como es conocido, no solamente son un brazo paramilitar (terrorista), sino que también poseen un importante brazo político con participación activa en el gobierno libanés.

 

El último aspecto le da una capacidad de actuar en otras áreas de la vida común libanesa, tener un poder chantajista en ocasiones con otras fuerzas políticas no chiitas, incluyendo pequeñas coaliciones de cristianos con importante cuota del poder, aunque otro alto porcentaje tiene posiciones anti Hezbollah, lo que mantiene cierta división entre esta importante población del país. Sin embargo, con lo adquirido hasta ahora, el grupo pro iraní puede hacer presión desde las áreas políticas, económicas y hasta militares del país a través del ejército oficial del Estado, por lo que sus influencias llegan hasta lo más recóndito de la sociedad libanesa.

En Siria tienen bases, pero se debe dejar en claro que si bien corren riesgos bajos de ataques directos por parte de Israel, por el mensaje claro que envió Rusia a través de los S300 de que ellos serán quienes controlarán lo que ocurre en el suelo sirio. Esto no limitará las operaciones clandestinas a través de sabotajes o movimientos de la inteligencia israelí, o golpes claros a los que no se les pondrá la firma israelí directamente, sino a través de terceros o tampoco se descarta que, de vez en cuando, el propio gobierno ruso vuelva a ver hacia otro lado mientras hay operaciones israelíes. Por especulativo que parezcala forma de actuar de Rusia en los últimos años es de permitir los equilibrios controlados y Hezbollah no es de su interés real en la zona y que sean golpeados les ayuda a no pensar en un futuro dolor de cabeza, lo que también indica que Irán tendrá un límite de crecimiento dirigido por Vladimir Putin y en cierto modo auspiciado por Aleksandr Duguin.

 

La revelación que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, realizó sobre la posesión de armas iraníes en bodegas de Hezbollah en el Líbano, por el contrario, preocupa a las autoridades de ese país; es un guiño incuestionable de futuras operaciones dentro del territorio libanés que no es actualmente importante para Rusia demasiado, pero sí para la salida de Irán al Mediterráneo y el posicionamiento cerca a Israel, el cual se corta por la propia complicidad rusa con su determinación de conservar los equilibrios ante potencias periféricas como Turquía e Israel.

 

Por lo tanto, más que ser un tema de desvelo para Israel por el crecimiento importante del Hezbollah en su aparato militar y presencia en ciertas zonas, se debe decir que la revelación del primer ministro israelí en la Asamblea General de la ONU será una desveladora preocupación para las autoridades libanesas e iraníes (incluyendo al jeque de Hezbollah) ante la posibilidad de una eventual operación israelí que pueda destruir las bases que posee Hezbollah (e Irán indirectamente) en el Líbano, que esto los obligue a exiliarse hacia las bases levantadas en Siria y tengan que ir a competir contra otras fuerzas de naturaleza religiosa radical en ese territorio; algunas en ocasiones contrarias a los ideales chiitas del grupo libanés, y además, en una región controlada por Rusia, quienes no tendrán mucho interés en permitirles trabajar a sus anchas porque tienen otros objetivos mentalizados sobre la administración de territorio y recursos.

 

Finalmente, el grupo Hezbollah, más que evolucionar en su composición original, simplemente añade nuevos accesorios como quien le pasa una mano de pintura a una estructura ya existente. La supuesta mutación del grupo se queda solamente en acoplarse al entorno actual, pero con muchos riesgos reales a su esencia original.

 

El autor es licenciado en Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de las Américas, especializado en la temática de Oriente Medio.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.