Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
12 Kislev 5779 | martes noviembre 20, 2018
donativo

Villa Cariño y BDS en Chile


  • A principios de octubre (2018) el grupo musical chileno “Villa Cariño” se negó a participar de un festival de música de la V Región llamado Oktoberfest, porque éste se iba a desarrollar en las dependencias del Estadio Israelita de Reñaca.
  • La dicha banda manifestó sus excusas vía redes sociales argumentando que tomar parte de esta actividad estaría en discrepancia con su “posición” de apoyo a la causa palestina.

 

 

Ante este escenario es necesario aclarar cuál es la verdadera “postura” de esta banda musical chilena destacando que acciones de ésta naturaleza se han multiplicado en el último tiempo en nuestro país.

Bajarse de participar en un acto cultural no es algo loable a menos que se trate de un motivo que lo sustente. Algunos personajes públicos restan su presencia en actos públicos que pueden comprometer su reputación. Algunos candidatos políticos no asisten a ciertos eventos porque éstos pueden dañar su imagen y por ende, afectar los resultados de la candidatura. Este no es el caso de Villa Cariño. Ésta banda lo hace por simpatizar con una causa que a su juicio les parece justa, la causa palestina. Y esta acción a su vez se encuentra circunscrita en la campaña mundial de antisemitismo llamada Boicot Desinversión y Sanción o por sus siglas, BDS. Vamos a ampliar la comprensión de esta causa palestina, para que a todo lector le pueda quedar claro.

 

El hoy llamado “pueblo palestino” llegó a existir virtualmente en 1964 cuando se formó la Organización para la Liberación de Palestina. En aquel entonces se entendía a “palestina” con el nombre del territorio que hoy es Israel, pero a partir de la Guerra de los Seis Días de 1967, los árabes de Israel y alrededores comenzaron a autodesignarse como “palestinos” nativos. Ese es el año de la creación del concepto de pueblo palestino. Si el lector discrepa con esta afirmación histórica le invito a que demuestre lo contrario. Antes de esa fecha, judíos y árabes que se llamaban a sí mismos como “palestinos” toda vez que habitaban en el territorio del Mandato Británico para Palestina, que rigió la tierra desde 1923 a 1948. Los británicos denominaron de esta manera a aquella extensa franja de tierra que comenzaba en el Mar Mediterráneo hasta los límites orientales de la actual Jordania, como se demuestra en la imagen[i]. Los británicos no reconocieron a un pueblo llamado así, sino sólo al territorio geográfico que gobernaban. Antes de esta fecha, era el Imperio Turco Otomano quien administraba la tierra; nunca se conoció de algún pueblo palestino, y tampoco denominaron de esa manera a la tierra. Por tanto, el inicio del “pueblo palestino” fue en 1967, lleva poco más de 50 años de existencia y obedece específicamente a un motivo belicista: la expulsión de los judíos de la tierra de palestina.

 

 

Es dable resaltar que los árabes gobernaron Cisjordania junto a la mitad de Jerusalén (Jordania) y Gaza (Egipto) antes de 1967, sin embargo en todo ese tiempo nunca los árabes residentes se organizaron para crear un estado palestino, sino que en 1963 éstos formaron la ya mencionada Organización para la Liberación de Palestina. Claramente el objetivo de este organismo no era formar un país que reclame el derecho de un pueblo a su autodeterminación, sino el deliberado objetivo de destruir a Israel. Es decir, si en la memoria colectiva árabe hubiera existido el natural sentido de pertenencia a un pueblo palestino con su identidad y cultura propias, lo hubieran así reclamado; sin embargo lo que ellos reclaman no es eso, sino que organizan la destrucción del reciente estado judío. Ésta es en esencia la verdad de la causa palestina, el deseo del pueblo árabe de destruir a Israel, el intento continuo de obstruir su existencia, desistirse a aceptar el inalienable derecho de los judíos a vivir en su ancestral tierra.

 

Dejando en claro que el concepto de “pueblo palestino” sólo llegó a existir por un motivo belicista anti-Israel y que no constituye ningún pueblo propiamente tal, pasamos a analizar brevemente el origen del movimiento BDS.

 

Uno de los intentos de la colectividad árabe -aunque no siempre tan unidos como parecieran- de detener el avance de la inmigración judía a palestina fue el boicotear sus empresas y negar la venta de tierras por parte de los terratenientes árabes. Desde fines del siglo XIX los judíos comenzaron a organizar un retorno masivo hacia su patria ancestral e histórica, valiéndose de la continua presencia judía en las principales localidades de palestina. Los judíos trabajaron el desierto e hicieron fructificar la tierra como nunca antes, lo que atrajo la atención de los árabes, quienes también emigraron hacia palestina para aprovechar la industria que se desarrollaba allí gracias a los judíos. Fue entonces que en 1929 el muftí de Jerusalén Hajj Amin Al-Husseini realizó su mayor esfuerzo hasta entonces, urgiendo a todos los árabes a no establecer negocio alguno con los judíos. Fueron muchos los árabes que vendieron sus tierras a los judíos a altos costos, antes y después de las convocatorias de boicot lideradas por Al-Husseini, pero éstos árabes sufrieron la ignominia e incluso fueron víctimas de ataques violentos de parte de los mismos árabes, por negociar con judíos. Entiéndase que en el período que referimos aún no ha llegado a su existencia el estado de Israel, sin embargo los árabes ya habían iniciado su sucia campaña de terrorismo y boicot contra los judíos. La banda Villa Cariño o la Universidad de Chile, entre otros proponentes actuales del BDS en Chile deben conocer el verdadero origen de su práctica.

 

Pero además, el boicot hacia los judíos se erguió de forma más cruenta y reconocida mundialmente en el período previo a la segunda guerra mundial, cuando los nazis tomaban el control en Alemania[ii]. Llegó a ser luego una política de estado, el no adquirir productos elaborados por judíos en Europa. El boicot nazi hacia todo insumo proporcionado por manufactura de judíos fue una política central en el camino hacia la implementación de la Solución Final, el exterminio de las comunidades judías de Europa. De hecho, el referido Hajj Amin Al-Husseini fue central en la implementación de las técnicas de asesinato sistemático desarrolladas por los nazis[iii]. Reiteramos que la banda Villa Cariño y la Universidad de Chile deben conocer no sólo el origen sino la trayectoria, antisemita, de su campaña. Los locales comerciales de los judíos eran marcados visiblemente, para prevenir el ingreso y compra de toda persona.

 

El objetivo del muftí era que los judíos se asfixiaran económicamente y abandonen Jerusalén (adosado con varias dosis de ataques terroristas); el objetivo de los nazis era que los judíos se murieran  de hambre –literalmente- y se marcharan de Europa (que luego devino en el genocidio); el objetivo de los boicoteadores actuales es la desestabilización económica del estado de Israel para que éste llegue a su fin dejando de existir. En consecuencia, el BDS es Antisemitismo, forma parte de la expresión histórica del antisemitismo. Toda persona que comparta esta ideología y haga caso a sus propuestas debe saber que se encuentra emparentada con los yihadistas islámicos y los nazis.

Si por ignorancia o con conocimiento de causa, los miembros de esta banda promueven el boicot contra Israel, no lo sabemos, pero de todas formas, es igualmente repudiable.

Notas

[i] De PalestineAndTransjordan.svg: Onceinawhilederivative work: Rowanwindwhistler (discusión) – PalestineAndTransjordan.svg, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=63648447

[ii] [ii]Para complementar, se sugiere ver: https://www.youtube.com/watch?v=0MC_oGZ_c3Q

[iii] Para complementar, se sugiere ver: https://www.youtube.com/watch?v=0yYA5vpRabI

 

 

 
Comentarios

No se puede esperar mucho de los chilenos.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.