Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
12 Kislev 5779 | martes noviembre 20, 2018
donativo

En el Negev, una nueva era en la integración de judíos y beduinos

Unas 1.500 personas han participado en al menos una de las actividades de una organización que está a la cabeza del cambio social en esa región.


Participantes del programa de música clásica organizado por A New Dawn’s Strings for Change. Cortesía.

Los 30 estudiantes de desarrollo de software, diseño gráfico e impresión 3D que participaron a principios de septiembre en un seminario de alta tecnología llamado Tech2Peace, en Yeruham, en el Negev. al sur de Israel, estaban como pez en el agua. El país es, después de todo, la meca de las compañías nuevas. Pero para al menos la mitad de los participantes todo era nuevo.

De dos semanas de duración, el seminario fue patrocinado por A New Dawn in the Negev, una organización sin ánimo de lucro fundada en 2009 para mejorar la calidad de vida de los beduinos de Israel. Unas 130 personas se inscribieron y la mitad de los que fueron aceptados eran beduinos o árabes. La otra mitad eran judíos.

La integración de árabes y judíos en el seminario fue intencional, según Jamal Alkirnawi, fundador y jefe ejecutivo de la organización. “El cambio llegará solo si trabajamos juntos”, dijo a ISREAL21c. “Somos menos fuertes si estamos separados”.

Esa ha sido la filosofía de Alkirnawi desde los inicios de A New Dawn, que creó después de siete años de trabajar como orientador estudiantil en la Universidad Ben-Gurion del Negev.

“Los estudiantes árabes se enfrentan a muchas dificultades ya que normalmente viven con sus familias en sus pueblos hasta que tienen 18 años”, dijo. “A menudo, sólo tienen contacto con la sociedad israelí cuando llegan a la universidad, lo que puede ser chocante”.

Alkirnawi se crió en la ciudad beduina de Rahat, donde fundó A New Dawn con el objetivo de dales a conocer el “mundo exterior” a los beduinos desde pequeños, como él mismo dijo.

La organización ha creado programas en esa ciudad y pueblos aledaños. Además del seminario de formación en alta tecnología mencionado, existe un club para jóvenes en situaciones de riesgo, clases extra curriculares de música clásica llamadas Strings for Change, o Sarab en árabe, clases de cine e incluso un curso de guía turístico con el que Alkirnawi espera poder atraer a grupos de turistas de las organizaciones Birthright y Masa Israel Journey para que conozcan Rahat y experimenten la hospitalidad de los beduinos.

Otro programa, la primera línea telefónica de ayuda emocional en árabe, entrará en servicio en próximamente, que será operada por 25 voluntarios.

En total, unas 1.500 personas han participado en al menos una de las actividades de A New Dawn y, de estos, el 70% cursa educación superior o hace voluntariado con el Servicio Nacional.

Niños beduinos en situaciones de riesgo participan en el programa Good Deeds Day (Día de buenas acciones). Cortesía.

La necesidad de este tipo de programas es urgente: unos 140.000 beduinos viven en el Negev y más del 40% no ganan salario mínimo. La tasa de abandono escolar es del 35% y sólo el 30% de se gradúa de secundaria. Las estadísticas de A New Dawn muestra que sólo el 5% de los beduinos están preparados para estudiar una carrera universitaria.

Sólo 3% de los 270.000 trabajadores del sector de alta tecnología en Israel son árabes.

Con el objetivo de mejorar estos porcentajes existen varios programasgubernamentales y no gubernamentales. Por ejemplo, Hadassah Academic College, en Jerusalén, ofrece programas pre-académicos para estudiantes árabes. Además, organizaciones sin ánimo de lucro como Tsofen trabajan con el gobierno israelí para integrar a más árabes, especialmente del norte del país, en el sector de alta tencología.

Jamal Alkirwani, fundador de A New Dawn in the Negev. Cortesía.

La historia de Alkirnawi es de sólo éxitos. Se graduó en administración de salud pública en la Universidad Ben-Gurion del Negev, realizó una maestría en trabajo social y se especializó en consolidación de la paz y sociedad civil en la Universidad McGill, en Montreal. Tiempo después volvió a aquella para hacer una maestría en liderazgo social.

A New Dawn tiene 16 empleados. Los fondos para su funcionamiento provienen del Ministerio de Educación de Israel, Bituaj Leumi (Seguro Social) y las organizaciones New Israel Fund, Children of Peace, Tsadik Fellowship y la fundación Ted Arison Family.

El seminario en Yeruham fue pequeño, pero es un inicio. “Puede llevarnos hacia un futuro mejor para el sur”, dijo Alkirnawi. “Un futuro basado en el pleno conocimiento del mundo exterior. Es apenas el comienzo”.

 

Para más información, haga clic aquí.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.