Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
7 Tevet 5779 | sábado diciembre 15, 2018
donativo

Tecnología israelí revolucionando el tratamiento del cáncer cerebral


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

No hay una descripción más precisa de “pensar fuera de la caja” que cuando se habla de Optune, la innovación israelí que combate el glioblastoma (GBM), una forma particularmente agresiva de cáncer cerebral. 

Hasta ahora, no ha habido una cura efectiva para este cáncer. De hecho, la última vez que se aprobó un tratamiento para el glioblastoma fue hace 15 años, cuando se aprobó un medicamento de quimioterapia, que prolongó la vida de los pacientes, pero solo por un tiempo muy corto.

El glioblastoma es el cáncer cerebral primario más común y agresivo. Cada año en Israel, unas 200 personas son diagnosticadas con la enfermedad y 200 pacientes mueren a causa de ella. El tiempo promedio de supervivencia después de la cirugía combinada con radioterapia y quimioterapia (el tratamiento estándar hasta la fecha) es de solo 70 semanas.

Michael Paransky con su gorro de Optune (Foto: Eldad Refaeli)
Michael Paransky con su gorro de Optune (Foto: Eldad Refaeli)

En la mayoría de los pacientes, el tumor volverá después del tratamiento. En tales casos, se puede realizar cirugía repetida, radioterapia, quimioterapia u otros tratamientos experimentales. En la práctica, debido a la falta de un tratamiento eficaz para este tumor, muchos expertos creen que después de una recurrencia de la enfermedad, no hay espacio para un tratamiento adicional. El objetivo del tratamiento en esta etapa es solo un alivio sintomático, y se debe considerar el beneficio del tratamiento en relación con el daño que puede causar y su efecto en la calidad de vida del paciente.

Hasta la fecha, y a pesar de los múltiples ensayos clínicos, no se ha encontrado que ningún fármaco prolongue la supervivencia en pacientes con recurrencia de GBM, y no se ha encontrado que ningún fármaco sea significativamente más efectivo que otro.

Optune emergió de esta desesperación. La tecnología, concebida por el profesor israelí Yoram Palti, crea campos electromagnéticos que interfieren con la capacidad de las células cancerosas para dividirse y multiplicarse, lo que hace que dejen de crecer.

 

Lucha contra el cáncer cerebral desde el exterior.

La idea detrás del desarrollo es que las moléculas en el cuerpo tienen una carga eléctrica que puede ser manipulada. Los transductores están unidos a la cabeza del paciente y suministran corrientes eléctricas alternas. El resultado del campo eléctrico conduce a una división anormal de las células cancerosas, y cuando las nuevas células se dividen incorrectamente, mueren.

Esta descripción, que puede sonar como ciencia ficción, fue recibida por primera vez por la comunidad médica. Es decir, hasta que aparecieron los resultados de los estudios.


El último trabajo de investigación proviene de la Conferencia Europea sobre Neuro-oncología en Estocolmo, celebrada hace unas semanas. En la conferencia, se informó sobre un caso de desaparición completa del tumor canceroso en el cerebro después de la terapia de Optune, en los casos en que no fue posible extirpar quirúrgicamente todo el tumor.

Los casos en los que el tumor no se puede extirpar por completo quirúrgicamente se consideran los más difíciles con muy pocas posibilidades de supervivencia. En los tres casos presentados, se observó una desaparición completa del tumor canceroso después del tratamiento con la tecnología Optune.

Los ensayos incluyeron pacientes que se sometieron a extirpación parcial del tumor y luego a radioterapia y quimioterapia, pero quedó parte del tumor. Continuaron recibiendo quimioterapia combinada con Optune, y todos los pacientes experimentaron una desaparición completa del tumor.

El monitoreo de la condición de los pacientes duró entre siete y 40 meses después del inicio del tratamiento, y los resultados positivos continúan.

 

Las posibilidades de supervivencia del paciente se duplicaron

Esta información se agregó a los datos presentados en la Conferencia Americana sobre Investigación del Cáncer y la Conferencia Americana sobre Neuro-oncología, que mostró que el 30 % de los pacientes con GBM que utilizan la tecnología durante más del 90 % de las veces tenía una tasa de supervivencia de cinco años.

Los resultados de los estudios muestran una mejora dramática en la esperanza de vida de todos los pacientes: uno de cada siete pacientes vivirá cinco años, en comparación con uno de cada 20 sin el tratamiento.

En otras palabras, la tasa de supervivencia de los pacientes aumentó más del doble y el riesgo de mortalidad se redujo a 35 %. Estas cifras son impresionantes en vista del hecho que, hasta ahora, la expectativa de vida promedio de los pacientes era de solo 15-16 meses.

“En realidad, este tratamiento no tiene alternativa”, dijo el profesor Tali Siegel, presidente del foro de neurooncología y oncólogo neurobiológico en el Hospital Beilinson en el Centro Médico Rabin en Petah Tikva. “Existe un tratamiento estándar que incluye radiación y quimioterapia, y eso es todo. Esto es lo que la medicina moderna tiene para ofrecer a estos pacientes. Así que hubo una gran emoción cuando los estudios indicaron que el uso del dispositivo llevó a una extensión de la esperanza de vida”. 

“Esto es algo que es muy extraño en la medicina moderna”, agregó el Prof. Siegel. “No conozco ningún tratamiento que utilice campos eléctricos fuera del cuerpo que puedan inhibir el crecimiento del tumor. La idea es muy original e inusual, pero su eficacia está demostrada. Por eso es necesario que los médicos se acostumbren a ellos como un tratamiento estándar, pero los resultados son claros “.

“Todavía hay algunos médicos que lo dudan, porque es muy extraño para ellos, pero la investigación ha demostrado su eficacia y la investigación se realizó bajo los estándares más estrictos, y es por eso que la tecnología ha entrado en el protocolo internacional como tratamiento estándar” explicó. 

“A pesar de su impacto en las células cancerosas, la nueva tecnología no interfiere con la actividad eléctrica en el cerebro y no daña el tejido sano”, dijo el Dr. Eilon Kirsson, director científico y responsable de investigación y desarrollo de Novocor, desarrollador de Optune, agregando: “Esta tecnología cambió el curso natural del glioblastoma y provocó una situación en la que no todos los pacientes mueren a causa de ella”.

“Tan pronto como hemos podido evitar que las células cancerosas completen su proceso de división, lo que hace que el tumor deje de crecer”, continuó Kirsson, “la enfermedad se ha convertido en una enfermedad que se puede combatir. En la división de células, existe una fase en la que el ADN se replica, cada cromosoma se alinea cerca de su cromosoma “hermano”, y la célula toma la forma de un reloj de arena, y luego las dos partes se desconectan una de la otra. Los campos eléctricos no permiten que esto suceda “Debido a que las moléculas giran en la dirección del campo, que se induce externamente. Apagar la máquina que funciona con batería termina el campo eléctrico, por lo que el tratamiento debe ser continuo”.

Y este es precisamente uno de los principales inconvenientes de esta tecnología. Para beneficiarse de un tratamiento efectivo de la enfermedad, el gorro debe usarse siete días a la semana, 24 horas al día. “Hay pacientes que no pueden cumplir con eso”, dijo el profesor Tali Siegel. “No quieren salir y declarar al mundo que son pacientes con cáncer cerebral al usar el gorro fuera de casa y, por lo tanto, renuncian al tratamiento”.

Otro inconveniente importante del tratamiento es su precio, alrededor de 700.000 NIS anuales. A la canasta nacional de salud de Israel se le ofreció el tratamiento a un precio reducido de NIS 200,000. Fue calificado como de alta prioridad, pero al final no lo logró.

A partir de ahora, los pacientes reciben la tecnología de forma gratuita como un tratamiento compasivo, pero esto solo durará por un tiempo limitado.

 

‘Yo digo que estoy conectado a WiFi y todos se ríen’

Michael Paransky, de 58 años, de Migdal Ha’Emek, lleva puesto su gorro Optune durante un año. Trabajó como enfermero en Maccabi Health Services hasta que fue diagnosticado después de regresar a casa del trabajo hace un año con dolor de cabeza y náuseas. Se apresuró a ir  al hospital, donde descubrieron que había tenido un derrame cerebral. Un estudio más a fondo en el Centro Médico Rambam en Haifa reveló que tenía glioblastoma.

“Soy un optimista por naturaleza”, dijo. “Así que realmente lo leí en internet, y lo que está escrito allí es muy desalentador, pero decidí concentrarme en el lado positivo y me animaron a que al menos este tumor en mi cerebro no propague metástasis a otras partes del cuerpo”. 

A diferencia de otros pacientes, Paransky no se sometió a una cirugía para extirpar el tumor, debido a su ubicación muy sensible en el cerebro. Después de completar las rondas de radioterapia y quimioterapia, recibió la Optune en marzo y desde entonces rara vez se la quita.

“Lo uso para un gran porcentaje del tiempo”, dijo con orgullo, “a excepción de una hora y media por la noche, cuando me lo quito, voy a pasear con el perro y me ducho, el gorro es sobre mí todo el tiempo. Recientemente, fui a visitar a amigos en Ucrania y, con el consentimiento del médico, dejé el gorro en casa porque no quería involucrarme con la seguridad del aeropuerto allí “.

¿Y ayuda? ¿Hay alguna mejora en la condición médica?

“Ciertamente. Cada tres meses hago una resonancia magnética y el tumor se reduce de vez en cuando, lo que supongo que es el resultado de una combinación de todos los tratamientos, incluido el Optune”.

 

¿La gente no hace preguntas cuando te ven en la calle con el gorro?

“Por supuesto que preguntan, no todos los días uno ve a alguien con electrodos en la cabeza y cables saliendo de ellos, así que les digo que estoy conectado a Wi-Fi y todos se ríen”.

 

https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-5404104,00.html

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.