Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
9 Iyyar 5779 | martes mayo 14, 2019
donativo

Crecen los llamados en Jordania para promulgar reformas políticas y limitar los poderes del Rey


Foto: El Rey Abdullah de Jordania

Introducción

En meses recientes el Rey ‘Abdullah II de Jordania ha venido enfrentando crecientes críticas dentro del país junto a llamados a limitar sus poderes, tanto de elementos populares como de los círculos políticos. El 6 de octubre, 2018 el “Comité Nacional de Seguimiento”, un grupo de 143 políticos y veteranos militares emitió una declaración en la que protestaron duramente lo que llamaban condiciones extremas en las que se encontraba el país, la indiferencia del Rey a demandas de reforma y el abuso de los poderes conferidos al Rey y su corte junto al llamado a recortar tales poderes. Desde su lanzamiento inicial, la declaración ha sido firmada por más de 1000 personas.

La ola de críticas ha ido creciendo desde los disturbios en la primavera del 2018 en protesta por la terrible situación económica que se sucede en Jordania. Estas protestas incluyeron huelgas y manifestaciones masivas en todo el reino en las que se escucharon llamados ocasionales contra el Rey, responsabilizándolo por la crisis.[1] Incluso luego de que estas protestas se calmaran y se formara un nuevo gobierno en junio, 2018 los llamados a la reforma y en particular a limitar los poderes del Rey persistieron, expresados ​​por usuarios en las redes sociales y de pequeños movimientos base de protestas, pero también de parte de los parlamentarios. Por ejemplo, una facción parlamentaria compuesta principalmente por miembros de la Hermandad Musulmana (MB) exigió la transferencia de algunos de los poderes del Rey al gobierno. Además, dos parlamentarios criticaron la intervención de la Reina Rania en asuntos de estado y dijeron que ella no tiene autoridad para hacerlo. La tensa atmósfera se vio agravada por la larga e inexplicable ausencia del Rey en Jordania en julio, 2018 lo que provocó críticas en las redes sociales y rumores maliciosos de que se encontraba en mal estado de salud o que había cambiado su postura respecto al tema palestino.

El Rey Abdullah trató de rechazar las críticas. Aludiendo implícitamente a la declaración del Comité de Seguimiento, este admitió que se habían cometido errores y que la insatisfacción entre los ciudadanos reflejaba su menguada confianza en las instituciones del estado, pero llamó a centrarse en los logros del reino y canalizar la insatisfacción hacia una mejora de la situación. En varias ocasiones también negó los rumores que se difundieron sobre él. La prensa jordana también se unió a la defensa del Rey. Los escritores, especialmente en el diario del gobierno Al-Rai, rechazaron las peticiones de limitar los poderes del Rey y condenaron a los que difundieron los rumores, acusándolos de intentar desestabilizar el país.

En las últimas dos semanas, se renovaron las protestas por la política económica del gobierno, incluyendo manifestaciones en el centro de Ammán, por ejemplo, el 30 de noviembre y el 6 de diciembre. Los manifestantes protestaron contra la corrupción y la asfixia a la libertad de expresión en el país y también expresaron sus críticas hacia el Rey y pidieron el establecimiento de una monarquía constitucional.[2] Cabe señalar que las críticas directas hacia el Rey expresadas en los últimos meses hacen eco de las demandas hechas en el 2011 por unas reformas políticas integrales, el recorte de la autoridad del Rey y el establecimiento de una monarquía constitucional en Jordania.[3]

No puede descartarse que la decisión de ‘Abdullah en octubre, 2018 respecto al tratado de paz con Israel, es decir, la decisión de no renovar los anexos del tratado de paz que arrienda dos enclaves de tierra a Israel – fue un intento de sofocar la ira contra este, especialmente porque fue una de las demandas formuladas en la declaración realizada por el Comité de Seguimiento.

Este informe revisa las críticas dirigidas hacia el Rey ‘Abdullah en los últimos meses, así como también las llamadas a limitar sus poderes y las reacciones a estas llamadas.

La declaración del Comité Nacional de Seguimiento llama a limitar los poderes del Rey: Los poderes del Rey han sido abusados; Jordania no es propiedad privada de nadie

Tal como se señaló, la declaración emitida por el Comité Nacional de Seguimiento el 6 de octubre protesta la terrible situación existente en el país y el hecho de que el Rey haya ignorado los repetidos llamados a la reforma y ​​lo acusa a él y a su corte de abusar de sus poderes. Originalmente firmado por 143 personas, entre ellos el ex-diputado y ministro de trabajo Amjad Al-Majali y el ex-guía general de la Hermandad Musulmana en Jordania Salam Al-Falahat, también afirman que Jordania no es “propiedad privada” de nadie y piden se tomen un número de medidas para limitar los poderes del Rey. Desde su lanzamiento, la declaración ha sido firmada por más de 1000 personas.[4]

La declaración lee: “Nuestro país está experimentando condiciones políticas, económicas y sociales sumamente complicadas… Los llamados de la gran mayoría de la población, de todos los sectores, para promulgar una reforma genuina en todas las áreas… no han sido atendidos con una respuesta adecuada, sino que han sido ignorados, mientras la situación en el país continúa deteriorándose cada vez más. Las enmiendas constitucionales del 2014 le dieron al Rey poderes absolutos,[5] que este les delegó a otros y estos abusaron de ellos. Todo esto llevó a una profundización de la corrupción, la cual se ha vuelto abierta y generalizada, mientras que no existen medios disponibles para monitorearla o pedirle cuentas a los culpables. La corte real y los centros de poder se han llenado en exceso con miles de funcionarios públicos y se han convertido en una autoridad por encima de todos los demás, contrario a la constitución. Esto tiene implicaciones peligrosas y devastadoras para el presente y el futuro de Jordania…

“[Sin embargo] a pesar de la furia pública, que se ha ido incrementando durante los últimos años, la respuesta del Rey se limitó a formalidades vacías e ineficaces y a promesas incumplidas, destinadas a distraer a la población de los frecuentes escándalos de corrupción y del carácter autocrático del régimen.

Declaración del Comité Nacional de Seguimiento (imagen: Twitter.com/7iber, 20 de octubre, 2018)

“Por lo tanto, declaramos que esta etapa ha llegado a un punto muerto y debe terminar y comenzarse una nueva fase, dedicada a un proyecto nacional con objetivos y medios claros, basado en una serie de principios nacionales claros y diáfanos, incluyendo [lo siguiente]: Jordania es un país soberano y no un patrimonio privado administrado de acuerdo al interés y la voluntad del Rey o cualquier otra persona. El pueblo es la fuente de autoridad, tal como se establece en la Constitución y por ende es la población los que le confieren al poder ejecutivo poderes a través de elecciones generales libres y justas. Como tal, el pueblo es la única fuente de legitimidad. Según la Constitución de Jordania, el régimen es parlamentario, con un gobierno monárquico hereditario. Esta es una clara referencia al modelo de un gobierno monárquico democrático parlamentario. El pueblo jordano de ninguna manera aceptará continuar viviendo bajo una monarquía absoluta, en contra de su voluntad y en violación de la Constitución”.

La declaración también protesta la centralidad de la corte real en los procesos de toma de decisiones de Jordania: “La corte real no posee un estatuto constitucional que le otorgue autoridad ejecutiva, pero en la actualidad su autoridad reemplaza a la de todas las (otras) instituciones estatales: las ramas legislativa, judicial y ejecutiva del gobierno: en violación de la Constitución. Con el propósito de rectificar esto y restablecer el estado de derecho y las instituciones estatales, debe ponerse fin a estas violaciones y a la intervención del tribunal real en las instituciones estatales y a la mezcolanza de sus autoridades”.

La declaración pide tomar las siguientes medidas para restringir la autoridad del Rey: “La salida del Rey del país, por cualquier motivo, será con la aprobación del gobierno y la aprobación especificará el destino de la visita [extranjera], su duración, sus objetivos y su costo. El delegado del Rey tomará juramento ante la presencia del gobierno. Se le asignará un salario específico al Rey y su familia y sus gastos se regirán por una ley especial y estarán sujetos a todos los impuestos de [otros] ciudadanos jordanos”. La declaración también critica implícitamente la concentración de poderes en materia de seguridad en manos del Rey: “Las fuerzas armadas y los servicios de seguridad… deben ser filiales del gobierno, siendo este la autoridad general en el estado y responsable de todos sus mecanismos…”

También con el objetivo de disminuir los poderes del Rey y dentro del espíritu de las demandas formuladas en el año 2011, la declaración llama a permitir que la población elija a ambas cámaras del parlamento (actualmente solo se elige a la cámara baja, mientras que los miembros de la cámara alta son nombrados por el Rey); expandir los poderes ejecutivos del gobierno a expensas de los del Rey formando “un gobierno nacional de figuras reconocidas, confiables y honestas que tendrán autoridad general en el sentido total de la palabra, de acuerdo a la Constitución” y para mantener unas elecciones justas y genuinas que reflejen la voluntad del pueblo jordano de acuerdo a una ley electoral que garantizará la representación de todos los partidos y que será aceptada por el pueblo… “Otra exigencia es restaurar las tierras del estado al control jordano, incluyendo los enclaves Al-Ghamr y Al-Baqoura que fueron arrendados a Israel como parte del tratado de paz. La declaración concluye anunciando el inicio de “un plan de trabajo nacional en curso y en crecimiento, que comienza con un mitin nacional en la plaza fuera del Hospital Al-Urdun [junto la Oficina del Primer Ministro en Ammán] el sábado 20 de octubre, 2018”.[6]

El 20 de octubre, se llevó a cabo una concentración en el lugar especificado, a la que asistieron cientos de activistas que exigieron reformas integrales y el fin de la intervención de los organismos no-constitucionales en la administración del estado. Entre los lemas se encontraban “No a la hegemonía de la corte real”, “No existe poder sin responsabilidad”, “Jordania es un país libre, no un patrimonio [privado] de [funcionarios] corruptos”, “¿quién dijo que el pueblo está muerto? El pueblo es la fuente de autoridad”; “Vergüenza, vergüenza debería darles a aquellos que vendieron el país por un puñado de dólares” y “Un gobierno electo es la autoridad general”.[7]

Cabe señalar que la declaración y el mitin del Comité de Seguimiento fueron apenas reconocidos en los medios de comunicación jordanos. Algunos portales citaron de la declaración,[8] pero los principales diarios ignoraron la declaración y solo informaron brevemente sobre la manifestación. Incluso el portavoz de la HM Al-Sabil y el portal albosala.com, afiliado al movimiento, informaron sobre la manifestación de forma lacónica sin mencionar al Comité de Seguimiento o su declaración.[9] El propio comité publicó la declaración en una cuenta Facebook que abrió el 18 de octubre antes de la manifestación de protesta y varios de los firmantes a la declaración también la publicaron en sus páginas privadas.[10]

Manifestante en mitin; el letrero dice: “[Queremos] autoridades elegidas y no nombramientos fallidos [por el Rey]” (imagen: facebook.com/HerakDhiban, 20 de octubre, 2018)

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/growing-calls-jordan-enact-political-reforms-limit-kings-powers

*Z. Harel es compañero investigador en MEMRI.


[1] Véase la serie de MEMRI Investigación y Análisis No. 1403 – Ante presión del FMI y la disminución de la ayuda externa, Jordania busca poner fin a su dependencia económica y política de sus aliados, 25 de junio, 2018.

[2] Raialyoum.com, 1 de diciembre de 7, 2018; Facebook.com/HerakDhiban, 7 de diciembre, 2018.

[3] Véase la serie de MEMRI Investigación y Análisis No. 771 – La Primavera Árabe en Jordania: el Rey se vio obligado a hacer concesiones para protestar contra el movimiento, 12 de diciembre, 2011; serie Investigación y Análisis No. 806 – La primavera árabe en Jordania – Parte II: Opositores cuestionan la legitimidad del Rey y la familia real hachemita – 3 de abril, 2012.

[4] Allofjo.net, 8 de octubre, 2018; facebook.com/ 44783759907411, 18 de octubre, 2018.

[5] Las enmiendas constitucionales aprobadas en el año 2014 le otorgaron al Rey autoridad exclusiva para nombrar a los comandantes de las fuerzas armadas y de los aparatos de inteligencia y las enmiendas adicionales en el 2016 ampliaron estos poderes para incluir el nombramiento de otros titulares a cargos. Véase la serie de MEMRI Investigación y Análisis No. 1252 – En Jordania, críticas y protestas luego de enmiendas constitucionales que amplían los poderes del Rey, 30 de mayo, 2016.

[6] Arabi21.com, 8 de octubre, 2018; facebook.com/ 44783759907411, 18 de octubre, 2018.

[7] Al-Arabi Al-Jadid (Londres), 21 de octubre, 2018.

[8] Véase por ejemplo, Al-taleanews.com, 7 de octubre, 2018; allofjo.net, 8 de octubre, 2018.

[9] Albosala.com, assabeel.net, 20 de octubre, 2018.

[10] Facebook.com/447837599074116, 18 de octubre, 2018; facebook.com/milkelali444, facebook.com/hindalfayezMP, 7 de octubre, 2018

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.