Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
22 Sivan 5779 | martes junio 25, 2019
donativo

BO 5779


Las últimas tres plagas son enviadas sobre Egipto: langostas devoran todas las cosechas y vegetales; una oscuridad tangible envuelve a la tierra; y todos los primogénitos de Egipto son eliminados la medianoche del 15 de Nisan.

Di-s ordena la primera Mitzvá (precepto) a Israel: establecer un calendario basado en el ciclo mensual lunar. A los israelitas se les ordena también ofrecer un “Sacrificio Pascual” a Di-s: un cordero o un cabrito que debía ser degollado y parte de su sangre debía ser salpicada sobre las jambas de las puertas de cada casa israelita, para que Di-s las saltee cuando venga a matar a los primogénitos egipcios. La carne asada de la ofrenda debía ser comida esa misma noche junto con matzá (pan ácimo) y hierbas amargas.

La muerte del primogénito finalmente rompe la resistencia del Faraón y literalmente echa a los Hijos de Israel de su tierra. Tan rápido parten, sin tiempo para que sus masas leuden, que las únicas provisiones que tienen son sin leudar. Antes de irse, piden de sus vecinos egipcios oro, plata y ropas, vaciando a Egipto de su fortuna.

Los Hijos de Israel reciben la orden de consagrar todos los primogénitos y observar el aniversario del Éxodo cada año a través de deshacerse de todo alimento leudado durante siete días, comiendo matzá, y contando la historia del Éxodo a sus hijos. También reciben el mandamiento de ponerse tefilín (filacterias) en el brazo y la cabeza, como un recordatorio del Éxodo y su compromiso para con Di-s.

 

ISRAEL ES COMO LA LUNA

 

No es casualidad que Di-s nos ordenara observar un calendario lunar. El pueblo de Israel es como la luna. Al principio su brillo es muy tenue, apenas una cinta, un destello, pero va creciendo hasta iluminar la más oscura de las noches. Luego comienza a disminuir hasta que, aparentemente desaparece, pero, sin embargo, sigue estando en el cielo y el ciclo recomienza.

Lo mismo ocurre con la historia del pueblo judío. Hubo períodos en que, poco a poco fue emergiendo de las tinieblas, hasta llegar a brillar en todo su esplendor. Luego comenzó a declinar hasta, aparentemente, desaparecer. Pero así y todo, aun en la más oscura de las noches, aunque no se vea, el pueblo de Israel ¡SIGUE EXISTIENDO!

 

¿Por que la caridad es considerada la mitzvá más grande?

Por Malkie Janowski

 

Pregunta:

A menudo he leído y oído la cita «Tzedaká (caridad) es igual a todos los otros mandamientos combinados», dicen que es del Talmud. Pero yo soy escéptica. ¿Cómo es en verdad?

 

Respuesta

Primero permítame asegurarle que lo que ha oído es realmente correcto. La fuente de esta declaración que ha citado exactamente es del Talmud (Baba Batra 9 a).

Permítame compartir con usted algo más que nuestros sabios dijeron acerca de la tzedaká:

«Tzedaká y actos de bondad equivalen a todas las mitzvot de la Torá» Talmud de Jerusalén, Peá 1:1.

«La tzedaká es más grande que todos los sacrificios» Talmud, Sucá 49 b

«Si tan sólo la gente que vivió en la generación del Diluvio y la gente de Sodoma hubieran dado tzedaká, no habrían perecido» Midrash Zutá, Cantar de los Cantares.

«Grande es la tzedaká, pues desde el día en que el mundo fue creado hasta este día el mundo se yergue sobre la tzedaká» Midrash Tana DeVei Eliahu Zuta 1.

Hay muy numerosas explicaciones que tratan acerca de la grandeza de la tzedaká por sobre todos los otros mandamientos y su naturaleza tan abarcante. Aquí hay una que estudia el tema bajo una luz muy práctica.

Muy pocas mitzvot que una persona hace requieren la investidura de todo su ser. Usted come kosher con su boca, estudia Torá con su cabeza, enciende velas de Shabat con sus manos, etc. Aun esos mandamientos que abarcan todo el cuerpo, tales como sentarse en la sucá, no involucran el total de los talentos y esfuerzos de la persona.

El ser humano posee una inclinación inherente a vivir, y a vivir bien. Esta urgencia se manifiesta al trabajar para lograr el nivel deseado de comodidad. La mayoría de la gente pasa la mayor parte de sus días esforzándose para ganar dinero, para mantener o mejorar su nivel de vida. Cuando una persona separa una parte de ese dinero, y lo da para tzedaká, no está simplemente santificando su comida o algunas otras posesiones, o sus capacidades mentales; está entregando algo en que ha invertido todo su ser en honor de Di-s. Esta es una hazaña increíble, y es lo que logra cada vez que da tzedaká. (www.es.chabad.org)

 

Los osados, orgullosos judíos

Por Itzjak Meir Kagan

 

«Y Moisés y Aarón fueron a Faraón y le dijeron ‘Así dijo Di-s, el Di-s de los hebreos: ¿Hasta cuándo te rehusarás a humillarte ante mi? — ¡Deja ir a Mi pueblo para que me sirva!'» (Éxodo 10:3).

Sin acobardarse ante el rostro del gobernante del más grande poder mundial, sin desalentarse por la terrible fuerza del Egipto faraónico y la aparente debilidad de su propia posición, Moisés y Aaron no se inclinaron, lisonjearon o rogaron, con el sombrero en la mano, pidiendo favores; no trataron de ser «mas egipcios que los egipcios» e impresionar al Faraón con su superior dominio del lenguaje y su habilidad diplomática. ¡No! De pie en la corte de Faraón ellos son intensamente, reconociblemente judíos en la vestimenta y las costumbres; osada y orgullosamente ellos demandan los derechos de su pueblo.

Un viejo y hace mucho desacreditado slogan asimilacionista declara: «Se un judío en tu hogar, pero una persona afuera». No toma mucho tiempo el que se haga evidente que una persona que está avergonzada de su judaísmo en la calle pronto su judaísmo se debilita en el hogar. Una versión diluida del mismo enfoque aun acosa hoy a nuestro pueblo. No están avergonzados de ir con la cabeza cubierta en público o abstenerse abiertamente de cosas prohibidas por la Torá, pero sienten que aquí, en los EEUU somos «una oveja solitaria…» y debemos «mantenernos callados» y no ser demasiado vocingleros acerca de nuestro judaísmo; no quieren que nadie se de cuenta que son americanos en segundo lugar.

Y tenemos el enfoque Moisés-y-Aaron de de ser completamente abierto y osado acerca de las prioridades y compromisos con la Torá de uno.

¿Cuál es la diferencia entre esos dos enfoques? La primera actitud de «oculta tu judaísmo» puede engañar al goy sólo temporalmente. Avergonzado de requisarse, el judío come el pan del no judío y bebe su vino, con la esperanza de que lo hermanará con el gentil. Pero tarde o temprano, el goy piensa «Esta no es la forma en que su padre, abuelo y bisabuelo se condujeron. Ha traicionado su confianza, ¿cómo puedo estar seguro que no traicionará la mía?»

Hace un siglo los asimilacionistas pensaron que si los judíos se transformaban en una nación como todas las otras naciones, y si, individualmente, se conducían como el goy, el antisemitismo desaparecería. Pero ahora, tras la Primera y Segunda Guerras Mundiales, y los eventos subsiguientes, cualquiera que aun se aferra a esta creencia, pertenece a un geriátrico en compañía de aquellos que están fuera de contacto con la realidad y con los eventos de los últimos cincuenta años. (www.es.chabad.org)

 

 

 

 
Comentarios

Dos teorias circulan en torno a lo que viene dicho en los últimos párafos de este texto;

la primera sostiene que si la diaspora judia optára por el «perfil bajo» y por confundírse por asi decirlo «con el paisaje»
el antisemitismo del que sigue siendo víctima desapareceriá, o al menos se atenuariá considerablemente …

la otra en cambio afirma, que es precisamente esa «asimiliacion» encubierta la que está en el origen de todos los males , que desde antiguo que vienen padeciendo los judios , al constituir ésta, una traicion al compromiso de obediencia adquerido ante D-

Personalmente, me inclino por esta última …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.