Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
16 Adar I 5779 | jueves febrero 21, 2019
donativo

A la velocidad del rayo


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

El asesinato de Ori Ansbacher es uno de esos casos en los que a uno le resulta difícil envolver su cabeza en torno a la brutalidad absoluta, el mal y la banalidad en los que alguien podría dañar a otra persona.

Parece que esa es exactamente la razón por la que fue tan importante para la agencia de seguridad Shin Bet, que junto con las Fuerzas de Defensa de Israel y la Policía de Israel se encargaran de la investigación inmediatamente después del descubrimiento del cuerpo de Ansbacher para capturar rápidamente al asesino. La violencia perpetrada contra la joven, cuyo único pecado fue su decisión de dar un paseo por el bosque, junto con los hallazgos en la escena del crimen, sirvió para motivar aún más a las personas involucradas en el rastreo del asesino.

De hecho, el asesino fue localizado muy rápidamente, como resultado de los hallazgos forenses en el campo y las capacidades operativas y tecnológicas del Shin Bet, que les permitieron llegar al asesino el viernes por la noche. Fue encontrado en un edificio abandonado en Ramallah, donde se había escapado después de pasar unas horas escondido en una mezquita junto a su trabajo.

La investigación sobre el asesino, Arafat Irfaiya, se estancó porque requirió tratamiento médico por las lesiones sufridas durante su arresto. A partir de los detalles iniciales, parece que todo el incidente se desarrolló al azar. Mientras el asesino abandonó su hogar en Hebron con un cuchillo, no es un detalle inusual en sí mismo, solo decidió hacerle daño a Ansbacher al encontrarse con ella. Hasta el sábado por la noche, el Shin Bet no pudo determinar si Irfaiya tenía la intención de asesinar a Ansbacher tan pronto como la viera o si fue arrastrado al acto. El Shin Bet todavía tiene que determinar si el asesinato de Ansbacher fue el resultado de un ataque criminal que salió mal o si fue asesinada simplemente por ser judía. Los incidentes pasados ​​han demostrado que esto probablemente sea una combinación de factores. Un incidente criminal ligado a un motivo nacionalista.

A los 29 años, el asesino es relativamente mayor y tiene un pasado de seguridad. Fue detenido en 2009 después de mostrar un comportamiento sospechoso en las inmediaciones de la Cueva de los Patriarcas en Hebrón. Una búsqueda de sus pertenencias descubrió un cuchillo, y fue sentenciado a unos pocos meses en prisión. No hay información que indique que Irfaiya haya participado en actividades delictivas o terroristas luego de su liberación. El Shin Bet ahora intentará determinar si pertenece o no a una organización terrorista, aunque los detalles del caso hasta ahora indican que actuó solo.

Ansbacher es la primera víctima terrorista de 2019. En los últimos meses, las fuerzas de seguridad han incrementado su actividad en Judea y Samaria y en la periferia de Jerusalén luego de un aumento en los ataques. Pero junto con la relativa calma que se ha logrado, esto también ha llevado a que las fuerzas de seguridad se diseminen. Sin embargo, es dudoso que una actividad más expansiva haya evitado este encuentro fatal.

Dos comentarios:

  1. En el marco de su solicitud legítima de emitir una orden de mordaza en la investigación del asesinato, la policía también solicitó no revelar el nombre de la víctima por un período prolongado de tiempo. Este es un ejemplo  que los tribunales están demasiado ansiosos por aprobar estas órdenes de mordaza a menudo sin una buena razón.
  2. Una plétora de teorías horribles sobre lo que Arafiah afirmó que la joven había sido difundida en las redes sociales como resultado de la orden de mordaza sobre los detalles del caso. El asesinato en sí fue lo suficientemente difícil como para que no fuera necesario inventar detalles como los que se podrían haber sacado de una película. Un poco de moderación, en particular en estas circunstancias, no dolería.

 

http://www.israelhayom.com/opinions/at-lightning-speed/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.