Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
5 Nisan 5779 | miércoles abril 10, 2019
donativo

Teherán mira las elecciones de Israel


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Informes recientes que los iraníes han retirado a su personal del sur de Siria y han transferido su centro de actividad principal del Aeropuerto Internacional de Damasco a la base aérea T-4 en el corazón del desierto sirio, indican que la primera ronda del conflicto iraní-israelí en Siria ha terminado en una rotunda derrota para Teherán.

Algunos en Israel expresaron su preocupación y criticaron la decisión del gobierno, que el establecimiento de la defensa había alentado, a emprender una campaña contra el atrincheramiento iraní en Siria. Sin embargo, es un hecho que la determinación mostrada por Israel dio sus frutos y sus objetivos se cumplieron, sin provocar una guerra en la frontera norte y al mismo tiempo evitar una crisis diplomática con Rusia.

Lo importante de la primera ronda es que los que se atreven, ganan. Irán parpadeó primero y decidió esquivar una pelea con Israel. También es posible que no quisiera presionar su suerte en términos de sus relaciones con Bashar Assad y con Vladimir Putin, el patrón del régimen de Damasco.

Esto evidencia aún más las limitaciones del poder de Irán y ciertamente la de su Fuerza Quds, el brazo extranjero del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, en Siria. La Fuerza Quds no pudo establecer una posición sólida en Siria una vez que Israel comenzó a golpearla y, por lo tanto, su capacidad para tomar represalias, amenazar y disuadir a Israel todavía es limitada.

No es por nada que el jefe de la Fuerza Quds, el mayor general Qassem Soleimani, quiere que el actual gobierno de Israel caiga. Incluso cree, según las filtraciones de los medios, que una fuerte respuesta iraní a los ataques israelíes en Siria podría influir en el resultado de las próximas elecciones en Israel. Irán posiblemente esté detrás de los recientes intentos de la Jihad Islámica Palestina en Gaza de provocar otro choque con Israel en el frente sur. Los iraníes quieren influir en los resultados de las elecciones en Israel y al menos disuadir al liderazgo de Israel de continuar la campaña contra ellos en Siria. Mientras tanto, esto no ha estado funcionando.

Como se ha dicho, sin embargo, esta es solo la primera ronda. Los iraníes no tirarán la toalla tan fácilmente. Su presencia en Siria, junto con su atrincheramiento en Irak, el Líbano y Yemen, es un objetivo estratégico por el cual han derramado sangre y gastado miles de millones de dólares. Podemos asumir que Irán continuará con los esfuerzos para establecer una presencia en Siria, incluso si se encuentra en el norte del país, con la esperanza  que los rusos frenen los intentos de Israel de desarraigarlos también desde allí. Después de todo, a diferencia de Israel, Rusia no ve la presencia de Teherán en Siria como una amenaza y cree que puede restringir a los iraníes.

Mientras tanto, Irán celebró la semana pasada el 40 aniversario de su Revolución Islámica. El 1 de febrero de 1979, hace exactamente 40 años, el ayatolá Ruhollah Jomeini regresó a Irán montando la ola de protestas contra el régimen de Shah y arrebató el control del país para él y su cohorte de clérigos. Estos han sido 40 años de fanatismo intransigente, aumento del aislamiento internacional, subversión implacable en la región y más allá y ardor del odio hacia Estados Unidos e Israel. Pero lo que es más importante para los ciudadanos de Irán, han sido 40 años de gobierno dictatorial corrupto y violento lo que ha llevado al país al borde de la ruina social y económica.

Los únicos logros dudosos de Irán durante este tiempo, no por casualidad, se relacionan principalmente con sus misiles balísticos, que promociona día y noche y el último de los cuales, un misil crucero con un alcance de 1.300 kilómetros (aproximadamente 800 millas), se dio a conocer la semana pasada para marcar el aniversario de la revolución islámica. Por cierto, no está claro si los informes de Teherán son precisos. Sin duda, los iraníes tienden a distorsionar y exagerar tales logros, incluso cuando sus misiles están lejos de ser operativos. Sin embargo, lo que es pertinente es la tendencia de Irán y la intención en curso de fabricar misiles capaces de alcanzar no solo a Israel, sino a Europa y en el futuro también a los Estados Unidos.

El precio de estos misiles, como todos sabemos, está siendo pagado por el pueblo de Irán; principalmente a los jóvenes del país que esencialmente han sido condenados a una vida de dificultades económicas, pobreza e ignorancia y, en su mayoría, falta de esperanza para un futuro mejor. La brecha entre el pueblo iraní y sus líderes nunca ha sido tan grande y otra revolución para derrocar al régimen es, sin duda, solo una cuestión de tiempo. Sin embargo, aún faltan algunos años para que los ayatolás, similares a su aliado Assad, estén dispuestos a matar a millones de personas antes de despedirse del escenario mundial.

Eyal Zisser es profesor en el Departamento de Historia de Medio Oriente en la Universidad de Tel Aviv.

 
Comentarios

Mejor que mire a su pueblo que esta pasando necesidades

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.