Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
22 Sivan 5779 | martes junio 25, 2019
donativo

Importante !

Irán y los palestinos pierden en Varsovia


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 La Conferencia de Varsovia para la Paz y la Seguridad en el Medio Oriente en Polonia aún no indica una nueva noticia pacífica para la región. La cumbre, que fue patrocinada por los Estados Unidos y alentada por Israel con el objetivo de establecer una coalición regional e internacional contra Irán, fue un paso importante para frenar las aspiraciones expansionistas de Teherán y la subversión terrorista. Aún así, fue solo un paso en un largo camino por delante.

Desde esta perspectiva, el secretario de Estado de los EE. UU., Mike Pompeo, tuvo razón al decir durante la cumbre que Irán solo puede ser detenido por la fuerza, es decir, con una determinación colectiva y un enfoque proactivo, por ejemplo a través de sanciones económicas dolorosas o la campaña militar de Israel contra los iraníes. y sus apoderados en Siria.

Por esta razón, el punto de atención durante la cumbre se centró principalmente en Israel, no necesariamente en Irán. Los medios árabes e internacionales describieron correctamente a Israel como el gran ganador de la cumbre, pero también como un actor principal entre bastidores y en los desarrollos regionales que probablemente se producirán.

Estos informes tienen implicaciones de gran alcance para las relaciones de Israel con el mundo árabe. Los países árabes, principalmente los estados del Golfo, no dudaron en participar en la cumbre junto con Israel, estaban dispuestos a aceptarlo como un socio pleno e incluso como un líder en la lucha regional contra Irán.

Esta es la distinción notable entre la conferencia de Varsovia y las cumbres anteriores con representantes israelíes y árabes. Esta es también la diferencia entre la coalición regional emergente y las coaliciones del pasado, como la «alianza de la periferia» contra el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser en la década de 1950, que incluía a Israel, Etiopía, Turquía e Irán. Esta alianza era secreta y limitada, e Israel no era visto como un jugador destacado.

Hoy, sin embargo, Israel es percibido en el mundo árabe como una potencia militar y económica con influencia en el escenario internacional, específicamente en Washington. También se percibe como sin miedo al conflicto directo con Irán y, por lo tanto, como un socio deseable. Parece que los árabes necesitan que Israel ayude a estabilizar la región más de lo que la necesita.

La voluntad árabe de estar al lado, y esencialmente detrás, de Israel en la conferencia, evidencia aún más el hecho que la cuestión de los palestinos ha perdido su prominencia en el mundo árabe y, sin embargo, ya no impide el avance de las relaciones entre Israel y los árabes. Esto no es nada nuevo: en 1977, el entonces presidente egipcio Anwar Sadat decidió buscar la paz con Israel y priorizar los propios intereses de su país sobre los de los árabes y palestinos. En 1994, el rey Hussein de Jordania siguió los pasos de Sadat y sorprendió a los escépticos que dijeron que el reino Hachemita nunca haría la paz con Israel antes que se resolviera el problema palestino.

No hay duda  que el viaje del mundo árabe hacia la paz con Israel es largo y arduo. Y sin embargo, la dirección general es hacia adelante. Por ejemplo, el presidente egipcio Abdel-Fattah el-Sissi confirmó sin reservas los informes  que su ejército y las FDI estaban colaborando estrechamente para erradicar a los terroristas islamistas de la península del Sinaí; mientras que Jordania depende casi completamente de Israel para el agua y el gas natural.

Sí, la calle árabe sigue siendo adversa e incluso hostil hacia Israel, pero está dispuesta a aceptar relaciones con ella. El hecho es que incluso en el apogeo de la Primavera Árabe en Egipto, nadie exigió que las relaciones con Israel se rompieran. Y en Jordania, que es más sensible al tema palestino debido a su propia situación demográfica, nadie sugiere romper el tratado de paz con Israel.

Al igual que Turquía e Irán, Israel es visto en el mundo árabe como una entidad no árabe y, por lo tanto, como un competidor que merece escepticismo y sospecha. Esto no cambiará incluso si Israel y la Autoridad Palestina llegan a un acuerdo. Y, sin embargo, es instructivo y fascinante descubrir que tantos países en el mundo árabe se sienten seguros en su búsqueda de relaciones con Israel y prefieren las relaciones con Ankara y Teherán.

***Eyal Zisser es profesor en el Departamento de Historia de Medio Oriente en la Universidad de Tel Aviv

http://www.israelhayom.com/opinions/iran-and-the-palestinians-lose-in-warsaw

 

 
Comentarios
Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.