Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
20 Adar II 5779 | miércoles marzo 27, 2019
donativo

Lecciones del embrollo polaco


Los judíos relacionados con el Holocausto tienden a albergar prejuicios contra los polacos. Desde la Edad Media, a menudo, los judíos de Polonia fueron sometidos a una severa discriminación y violencia. Incluso después de la emancipación, el antisemitismo se mantuvo intenso y, en el siglo XX, se extendió por toda Europa.

Los nazis consideraban a los polacos racialmente inferiores y asesinaron a millones. Pero incluso mientras sufrían bajo la brutal ocupación nazi, muchos polacos continuaron abrigando su antisemitismo. Algunos colaboraron con los nazis y otros fueron recompensados ​​con propiedades dejadas por judíos deportados.

Los polacos no sirvieron como guardias en los campos de concentración, y su gobierno en el exilio alentó la resistencia. El luchador de la resistencia Jan Karski intentó, sin éxito, convencer a los líderes occidentales para que dieran prioridad a detener los asesinatos en masa. Otros polacos heroicos, como Karol Wojtyła (que se convertiría en el Papa Juan Pablo II), se arriesgaron a muerte para proteger a muchos judíos individualmente.

Desafortunadamente, los gentiles justos raramente producen titulares; los colaboradores lo hicieron. Un caso particular fue el pogrom Jedwabme de 1941, en el cual los polacos quemaron vivos a más de 300 judíos en un granero. La mayoría de las autoridades polacas permanecieron como negadores de esta atrocidad masiva hasta que el presidente Aleksander Kwaśniewski lo calificó valientemente como un genocidio.

Otro ejemplo fue el pogrom Kielce de 1946, en el que 42 sobrevivientes del Holocausto que regresaban a sus hogares fueron masacrados.

Cuando los comunistas tomaron Polonia en 1945, suprimieron la exposición del genocidio. En 1968, el gobierno polaco llevó a cabo una purga antisemita y 30.000 judíos, la mayoría de los cuales eran sobrevivientes del Holocausto, fueron expulsados ​​del país.

Después del colapso del comunismo a principios de la década de 1990, el gobierno polaco buscó limpiar aquel registro histórico, dejar de lado el feo pasado creando una nueva imagen basada en el nacionalismo y la democracia. En este contexto, el año pasado aprobó una ley que criminalizaba efectivamente a cualquier persona que “manchara” al pueblo polaco al asociarlo con el Holocausto perpetrado por los nazis.

Esto llevó a conflictos con Israel. En junio de 2018, el gobierno polaco aprobó una ley de compromiso. Destacó el hecho que el Holocausto era un objetivo nazi en el que polacos individuales colaboraron o se resistieron, pero el pueblo polaco en general no colaboró.

Esta ley era lamentable, pero tenía que verse desde la perspectiva de un gobierno nacionalista de derecha que condenaba el antisemitismo y trataba de crear una nueva imagen minimizando el papel de los colaboradores polacos. El gobierno incluso invirtió en un impresionante museo en Varsovia, centrado en la contribución judía a Polonia. Además, Polonia se ha convertido en un partidario influyente de Israel dentro de la UE en gran parte anti-Israel.

Cuando el Primer Ministro Binyamín Netanyahu fue citado erróneamente diciendo que “los polacos” se involucraron en actividades antijudías durante la era nazi, hubo un alboroto. Netanyahu aclaró que se había referido a polacos, pero no a “los polacos”. Sin embargo, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, estaba angustiado.

Al día siguiente, el ministro de Relaciones Exteriores en funciones, Israel Katz, entró en el debate, reiterando que “los polacos colaboraron con los nazis” y citó al ex primer ministro Itzjak Shamir, quien dijo que los polacos “amamantaban el antisemitismo con la leche materna”.

Morawiecki acusó a Katz de participar en la difamación del pueblo polaco y canceló la participación de Polonia en la cumbre del grupo Visegrád en Jerusalén.

Se debe aprender una lección de este fiasco autoinfligido. Otros países pueden actuar como importantes aliados de Israel, aunque sus antecedentes también incluyeron a colaboradores nazis. El caso polaco se destaca por la magnitud del genocidio en el que 3 millones de judíos fueron asesinados en un solo país. Pero en todos los países ocupados por los nazis, la mayoría de las personas eran espectadores, algunos eran colaboradores y una minoría heroica se arriesgaba a la muerte para salvar a los judíos.

No debemos olvidar ni perdonar a quienes nos traicionaron. Pero los políticos nunca deben ser generalizados. Los detalles deben dejarse para que los historiadores los compilen y para que nuestros hijos aprendan.

Los partidos nacionalistas populistas están surgiendo como fuerzas poderosas en toda Europa, y muchos de sus votantes apoyan a Israel.

Hasta hace poco, algunos de estos partidos incluían a fascistas y revisionistas del Holocausto. La cooperación judía con ellos habría sido impensable. Sin embargo, durante la última década, la mayoría comenzó a purgar sus filas de antisemitas.

Algunos dicen que al aliarse con países como Polonia y Hungría, Israel está proporcionando o sirviendo como una hoja de parra para los fascistas. Esto no tiene sentido. Hay menos violencia antijudía en Polonia y Hungría que en Francia. Además, Israel no tiene otros aliados en la UE, cuyo sesgo antiisraelí es notorio.

No hace falta decir que el apoyo populista de Israel no impide que algunos fascistas voten por ellos. Del mismo modo, el hecho que los racistas puedan apoyar al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no significa que su administración sea racista. Los antisemitas de extrema izquierda no han tomado el control del Partido Demócrata de los Estados Unidos al votar por él.

No boicoteamos a los gobiernos de izquierda que apaciguan a los extremistas musulmanes. Arabia Saudita, Egipto y otros países no han eliminado a sus antisemitas, pero nadie sugiere que no podamos cooperar con ellos en objetivos mutuos y enfrentarnos a enemigos comunes.

Mientras los líderes actuales repudien los crímenes de sus antecedentes, sería un gran error rechazar su apoyo y acusarlos colectivamente de antisemitismo. Eso es lo que hizo nuestro tonto ministro de relaciones exteriores con respecto a Polonia, con quien una alianza estratégica sería de gran beneficio. Además, al atacar a quienes buscan amistad, los disuadimos de enmendar los crímenes de sus antecesores.

 

El sitio web de Isi Leibler se puede ver en www.wordfromjerusalem.com. Correo electrónico: [email protected]

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.