Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 13, 2019
donativo

Toda la verdad sobre el status-quo en el Monte del Templo


El nuevo representante turco en el Consejo del Waqf (autoridad religiosa), Sheij Ikrima Sabri, quien junto con sus colegas de Fatah, la Autoridad Palestina y Hamás están por detrás de la provocación que ocurre en la Puerta de la Misericordia, publicó una fatwa significativa sobre la Mezquita de Al-Aqsa, conocida como “Al-Haram Al-Quds Al-Sharif” (el venerado compuesto de la santa Jerusalén). Sabri dejó en claro que el término “Mezquita de Al-Aqsa” debería usarse con respecto a todo el complejo del Monte del Templo y a las paredes circundantes. Este fue la forma de Sabri y de muchos de sus colegas para “defenderse” de la obvia conexión judía con el Monte del Templo, que, como sabemos, es una amenaza para ellos (el islam). 

La definición renovada de lo que ocupa Al-Aqsa, que se expande desde la mezquita en la parte sur de la montaña hacia toda el área, no es una palabra vacía. Desde 1967, los musulmanes han estado vertiendo la nueva terminología “rellenos de cemento y cemento”: jarras (nichos de oración), torretas y mezquitas. Ya lo habíamos olvidado, pero después de la Guerra de los Seis Días, solamente una mezquita estaba operando en la montaña: Al-Aqsa. Desde entonces, se han agregado cuatro mezquitas adicionales: la Mezquita al-Marwani en los Establos de Salomón, construida en la esquina sureste de la montaña debajo de la tierra, un trabajo que dañó severamente las antigüedades del Monte del Templo; La antigua mezquita de Al-Aqsa, que se construyó en los espacios bajo la mezquita superior de Al-Aqsa; Y la estructura de la Cúpula de la Roca, que no era originalmente una mezquita, pero que ya se usaba durante la década de 1970 para oraciones regulares. Por lo que a la mezquita ahora se une la que está funcionando en la Puerta de la Misericordia. Los musulmanes han anexado grandes áreas a la montaña. Allí también rezan.

Esta es una muy buena “cosecha” para aquellos que han estado acusando incesantemente a Israel por dañar el estatus-quo en el Monte. Pero los musulmanes no se detuvieron allí.

Con sabiduría, determinación y astucia, y en vista de la impotencia y debilidad de Israel, aumentaron considerablemente su influencia en el Monte del Templo de varias maneras, y lograron crear procesos que son cambios significativos en el estatus quo de la montaña. Para su propio bien, por supuesto.

En virtud de diversos entendimientos y del tratado de paz con Israel, Jordania se ha convertido en un empleador que paga salarios al personal de Waqf, a través del Ministerio de Dotaciones Religiosas de Jordania, a un socio silencioso de Israel en el Monte del Templo. Los jordanos adquirieron tal influencia que Israel respondió al doble veto que impusieron tanto a la rehabilitación del Puente Mughrabi como a la eliminación de desechos de construcción y desechos del callejón “Little Wall” (la continuación del Muro Occidental en el barrio musulmán). En efecto, adquirieron influencia no solo en el interior de la montaña, sino también en lo que estaba sucediendo en el exterior y al pie de las paredes. Así, por ejemplo, recibieron la tarea de rehabilitar el muro este y el muro sur, que sufrían de grietas. Ahora están “recompensando” (cínicamente) a Israel integrando a elementos hostiles y extremistas en el Consejo de Waqf, por temor a que el plan Trump los saque de su estado especial en el Monte.

El propio Waqf, debe mencionarse, cerró las puertas de la Shalshelet (cadena) y de la Kutna (el algodón) para la entrada de los judíos y de los turistas hace años, a través de los cuales era posible ingresar a la montaña. El Waqf también redujo las horas de visita de los judíos y turistas, quienes en el pasado disfrutaban de horarios mucho más flexibles, y en coordinación con la policía redujeron las áreas en las que los judíos podían visitar el Monte. A diferencia del pasado, hoy es imposible visitar el Monte los viernes y sábados, ni en las mezquitas. La ruta actualmente asignada a los visitantes judíos (especialmente los religiosos) se define y es muy meticulosa. 

El único cambio que tuvo lugar en el Monte del Templo, a favor de los judíos, es la ejecución tardía del pleno derecho otorgado por el status quo de 1967 para visitar el Monte sin limitación de número y cantidad. Durante el mandato de Guilad Erdan como Ministro de Seguridad Pública y Yoram Halevi como comandante del distrito de Jerusalén, el número de visitantes judíos por año aumentó de unos pocos miles a unos 30.000.

Este logro debe ser preservado e intensificado, mientras que al mismo tiempo debemos restringir, con sabiduría y astucia, el ataque de los cambios en el estatus quo en el Monte del Templo por parte de los musulmanes, cambios que no pueden ser tolerados.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.