Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
20 Adar II 5779 | miércoles marzo 27, 2019
donativo

La supervivencia de Jordania depende de Al-Aqsa


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Si una señal que el Mesías está llegando es la aparición de fenómenos sobrenaturales, dada la situación en Jerusalén, estamos en la víspera de su llegada. Por extraño que parezca, es precisamente alrededor de la Puerta de la Misericordia sellada en el Monte del Templo que recientemente han ocurrido una serie de contratiempos que sugieren que el Mesías también podría pasar a través de su burro. Esto a pesar del hecho  que los árabes colocaron un cementerio en la entrada del sitio para evitar que los sacerdotes ingresaran, y que el Mesías no es un sacerdote.

La estructura directamente adyacente a la Puerta de la Misericordia sirvió como una universidad para estudios islámicos hasta que la policía la cerró en 2003 debido a la actividad de Hamas y del Movimiento Islámico, financiada por Turquía. La orden de la Corte de cerrar el sitio desde entonces ha sido asumida por la Autoridad Palestina y los jordanos, quienes reconocen cómo el presidente turco Recep Tayyip Erdogan está actuando para socavar a ellos y a otros regímenes árabes y, por lo tanto, han aceptado el cierre con “pasiva” comprensión.

Tras el torpe asalto al sitio , los funcionarios de waqf y los representantes jordanos están tratando de explicar dónde han estado durante los 16 años en que el sitio permaneció cerrado. La reapertura del sitio no dio lugar, de hecho, a un cambio en el status quo sobre el tema, pero la posición del waqf ha despertado las preocupaciones de los palestinos y refleja una actitud insolente hacia Israel.

La estructura nunca ha servido de mezquita. No tiene nicho de oración y está diseñado como un pórtico debido a su propósito como puerta de entrada. “Ebrio por la victoria”, la motivación de los jordanos y los palestinos sigue resonando. Las preguntas que deben hacerse entonces son: ¿Cuál es el valor práctico de la estructura en el contexto de la cuestión de la soberanía y el control sobre el Monte del Templo? ¿Hasta qué punto ha sido dañada la disuasión y la soberanía israelíes en Jerusalén? ¿Hay un punto para devolver la situación a su estado anterior a través de negociaciones, y cuál es la probabilidad  que eso suceda? ¿Y cuáles son las probabilidades y a qué precio pagaremos, trabajando enérgicamente para lograr este objetivo?

Para responder a estas preguntas, uno debe entender el incentivo de los palestinos en el Monte del Templo. Los palestinos nunca han tenido un estado, y Jerusalén nunca ha servido como su capitalSu demanda para establecer una capital, mediante la explotación de la mezquita de Al-Aqsa, busca destruir la legitimidad nacional, histórica y religiosa de Israel y el sionismo. La obtención de puntos de apoyo en el monte (los establos de Salomón, las puertas de Huldah y la Puerta de la Misericordia) tiene como objetivo convertir a Al-Aqsa en una ventaja en su demanda de una capital palestina en Jerusalén.

Desde los Acuerdos de Oslo, los palestinos se han aferrado cada vez más a la ilusión de que tomar a Jerusalén como “su capital”, mediante la toma de Al-Aqsa, llevará al establecimiento de un estado palestino a expensas de Jordania e Israel, permitiendo que maten dos pájaros de un tiro: los jordanos perderían legitimidad religiosa e implosionarían y los israelíes perderán su brújula religiosa y nacional como motivo de su existencia soberana en Sión.

El ruido artificial en la mezquita tenía como objetivo ilustrar cómo Jerusalén sigue siendo un “tema candente” y está lejos de ser un acuerdo. Pero cada niño musulmán sabe que ningún sitio religioso en una ciudad islámica la convierte en una capital. La Meca y Medina no se convirtieron en las capitales de Arabia Saudita. Incluso Jordania, que controlaba Jerusalén desde 1948 hasta 1967, no hizo de la ciudad su capital. Uno no debe suponer que los estadounidenses comprarán esta tontería. ¿Y los jordanos? Ay de sus inclinaciones. La corona jordana está sujeta a inquietud en el hogar, donde se exige cambiar la constitución para que la monarquía sea representativa, como en Inglaterra, en un país donde la mayoría de la población es palestina. Es por eso que sueñan en Jordania con los palestinos en Cisjordania atrapados con nosotros, en el modelo de un estado debilitado. Comprenden que, si se estableciera, un estado palestino los amenazaría tanto dentro como fuera de las fronteras del país.

Como resultado, mientras que los jordanos están “a favor”, también están “en contra”. A falta de una respuesta a las fantasías de los palestinos, incluso en Jerusalén, “Palestina” no se establecerá, y Jordania se convertirá en una “patria alternativa”.

Como expresión del dilema, los jordanos han creado un frente conjunto con los palestinos, a través de la preservación de una mayoría jordana en el Consejo Waqf. El Rey Abdullah entiende que si la dinastía Hachemita cede el control sobre el manejo de Al-Aqsa, que fue acordado con Israel, el trono perderá su legitimidad religiosa. No han olvidado que los palestinos intentaron tomar el control de Jordania y expulsar a la familia real en los años setenta. Este entendimiento es la motivación para la coordinación conjunta israelí-jordana en el Monte del Templo.

En cuanto a nosotros, debemos tener en mente la parábola árabe de que “hemos venido a comer uvas, no a matar a la guardia”. Debemos enfatizar que el movimiento conjunto jordano-palestino no conducirá a la división de Jerusalén, sino a una confederación jordano-palestina, con Ammán como su capital.

http://www.israelhayom.com/opinions/Jordanias-survival-depends-on-al-aqsa/

 
Comentarios

Decreto de la ONU
Se disuelve el Estado de Jordania y también el status de Palestina y el Sinai porque atenta contra la humanidad pasando todos esos territorios al Estado de Israel existente y que le pertenecen por derecho.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.