Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
19 Iyyar 5779 | viernes mayo 24, 2019
donativo

¿A quién votar el 9 de abril de 2019?

Esta es la ultima colaboración de nuestro amigo Samuel Auerbach (Milo) Z'L


Se acercan las elecciones en Israel y muchos israelíes no saben aún a quién votar. Salvo los que siguen a un partido político como las barras bravas a su cuadro de football, o los que son fieles a un partido solo por tradición, no dudan a quién votar. Ellos nunca se equivocan. Sus elegidos, si llegan al poder, siempre se conducen correctamente, cualquiera sea su forma de actuar.

 

También los hay quienes simpatizan con los candidatos que están más cerca de sus propias convicciones política. Son ellos los que están expuestos a la desilusión, como tantas veces ha sucedido. Las medidas y programas que el líder del partido expone durante su campaña política, muchas veces no se cumplen, o porque miente o por que otros partidos de su coalición lo fuerzan a obrar de otra manera.

 

Pero según nuestro entender, el móvil que debe impulsar al ciudadano israelí para emitir su voto, especialmente en las elecciones del próximo 9 de abril, es la necesidad de cambiar de gobierno. De acuerdo a un concepto político que rueda en el mundo democrático, un gobierno que se mantiene por mucho tiempo, forzosamente se corrumpe. Si el Primer Ministro de Israel será reelegido, será la quinta vez. Además no creo que sea muy sano y decorativo que vuelva a triunfar en las elecciones un partido cuyo líder fue acusado por la policía por soborno, fraude y abuso de confianza en cuatro casos distintos; un partido que formó una coalición cuyo responsable fue interrogado por la policía bajo sospecha de recibir soborno; cuyo Ministro de Bienestar Social y Trabajo fue acusado de recibir beneficios fraudulentos, abuso de confianza, extorsión e intimidación, y cuyo ministro del interior, ex presidiario, fue vuelto a ser acusado por delitos de fraude y lavado de dinero.

 

Donde se ha visto que Israel, un país triunfante en el aspecto económico y científico, que ocupa por ello un puesto destacado en el ranking mundial, no tenga presupuesto para solucionar la pobreza en que vive gran parte de su población, y no pueda evitar que sus enfermos sean internados en los pasillos y cocinas de los hospitales, o que algunos pacientes se agraven debido a las largas esperas que deben soportar para se atendidos o radiografiados.

 

A pesar que su Primer Ministro expresó en varias ocasiones que con el fin de facilitar la paz con los palestinos, apoya la existencia de dos estados para dos pueblos en el Medio Oriente, no dudó en aprobar planes presentados por sectores de su coalición, que proponían grandes construcciones en los territorios destinados a ser discutidos en las conversaciones de paz.

 

Cuando se dirigía al mundo hablando en su impecable inglés, emitía conceptos que el público extranjero celebraba aplaudiendo su amor a la paz; pero cuando hablaba a sus correligionarios en hebreo, no decía precisamente lo mismo por temor a que su coalición se desintegre.

 

Sumando todo esto al frecuente zigzagueo político que este gobierno realizó durante su larga función, zigzagueo que puso en duda la honestidad de su líder ante los ojos de importante jefes de estado, es imperioso que el partido gobernante sea otro después de las próximas elecciones.

 

Con mucha preocupación, vemos que las encuestas muestran que el partido gobernante podrá volver a gobernar. ¿Como hacer para que esto no suceda? Ya que no es posible juntar fuerzas de partidos democráticos rivales del del que ahora gobierna, debido a lamentables cuestiones personales de ego, es necesario entonces apoyar con el voto al partido que está más cerca del que encabeza las listas en las encuestas. Todos los ciudadanos israelíes que sienten la necesidad de un cambio de gobierno en Israel, no deben obrar de otra manera el día de las elecciones.

 

Cuando se trata de la felicidad de un pueblo, no cabe el popular dicho “mas vale mal conocido que bien por conocer”. En este caso es indispensable erradicar el mal conocido. Luego será útil hacer uso de la tradicional esperanza que siempre tuvo el pueblo de Israel, para que tranquilice haciendo pensar que el partido político elegido será mejor que el que se fue.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.