Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
23 Sivan 5779 | miércoles junio 26, 2019
donativo

Las elecciones israelíes y lo que podemos aprender de la historia


Los resultados de las elecciones israelíes que se llevaron a cabo el 9 de abril han demostrado que la historia podría ser una buena guía para evaluar los procesos políticos, pero no necesariamente para predecir cómo se desarrollarán los acontecimientos.

En dos ocasiones anteriores, una coalición de centro-izquierda fue capaz de derrotar a la de centro-derecha en las elecciones israelíes.

En 1992, el Partido Laborista, encabezado por el ex Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), Itzhak Rabin, logró derrotar al gobernante Partido Likud, encabezado por Itzhak Shamir.

En 1999, otro ex Jefe de Estado Mayor de las FDI, Ehud Barak, al frente de una alineación política centrada en el Partido Laborista, logró una cómoda victoria electoral contra el actual Primer Ministro, Benjamin Netanyahu.

Muchos en Israel pensaron que estos dos precedentes históricos podrían repetirse en las elecciones del martes.

La lógica del argumento era la siguiente: para cualquier desafío político planteado por el centro y centro-izquierda contra el gobernante Partido Likud, un ex líder militar tenía que liderarlo. En un país asediado desde su inicio por amenazas relacionadas con la seguridad, el aura de una carrera militar distinguida podría ser un ganador de votos.

Lo anterior se pudo probar empíricamente. Después de todo, tanto en 1992 como en 1999, el gobernante Partido Likud perdió ante dos ex generales, encabezando una coalición de centro-izquierda.

Sin embargo, en 2019, una nueva agrupación política centrista, Azul y Blanca, dirigida por un ex Jefe de Estado Mayor de las FDI, Benny Gantz, y un triunvirato de figuras destacadas, dos de ellos también ex Jefe de Estado Mayor de las FDI , Moshe «Bogy» Yaalon y Avi Ashkenazi, fueron derrotados en las urnas por Benjamin Netanyahu y su Partido Likud.

¿Por qué?

Para responder a esta pregunta, deberíamos enfatizar, ante todo, las circunstancias singulares que rodean cada evento electoral.

Por ejemplo, en 1992 se pensaba que Rabin era un político muy experimentado, ya que había servido como Primer Ministro entre 1974 y 1977, y como Ministro de Defensa entre 1984 y 1990. En 2019, Gantz no tenía credenciales políticas en absoluto. No había servido en ningún puesto ministerial, ni había sido miembro de la Knesset (el parlamento israelí).

Además, mientras que Rabin en 1992 se enfrentó a un primer ministro en servicio, Shamir, a quien muchos consideraban poco carismático, Gantz en 2019 quería destituir a Netanyahu, uno de los líderes más carismáticos que Israel ha conocido. Shamir podría haber sido respetado por sus seguidores; Netanyahu fue adorado por ellos. 

En 1999, Barak, el líder militar más condecorado de la historia de Israel, quiso destituir a un joven primer ministro, quien, después de haber servido durante tres años como primer ministro, fue visto como inexperto y bastante fracasado: Netanyahu.

Ciertamente, lo que demuestran los ejemplos de Rabin (1992) y Barak (1999) es que una plataforma bastante agresiva, junto con una carrera militar distinguida, puede ayudar a un candidato de centro-izquierda a obtener apoyo político entre los votantes de centro y centro-derecha en Israel. . 

Más allá de eso, votar en Israel sigue, más a menudo o no, una tendencia sociológica profundamente arraigada. La mayoría de los judíos israelíes de ascendencia europea tienden a votar por los partidos de centro y centro-izquierda; la mayoría de los judíos israelíes de ascendencia norteafricana y asiática están inclinados a votar por los partidos de centro derechaCuanto más afluente es un área en Israel, más tienden a votar sus residentes por un candidato de centro, centro-izquierda. Ciertas ciudades en Israel se identifican con el centro-izquierda o el centro-derecha: así, en estas elecciones recientes, ciudades como Tel Aviv votaron abrumadoramente por los partidos de la oposición, mientras que Jerusalén votó principalmente por el centro-derecha y los partidos religiosos.

Por lo tanto, aparte de las características personales y políticas de los líderes involucrados, y las circunstancias concretas en las que operaron, para entender el proceso electoral israelí, uno tiene que profundizar más en la sociedad israelí y la forma en que ha evolucionado.

En Israel, uno puede aprender de la historia evaluando estos procesos sociológicos más profundos, mientras cuida de no llegar a conclusiones inequívocas de eventos similares que han tenido lugar en la historia de Israel.

 

*** El Dr. Yoav J. Tenembaum es profesor en la Escuela de Ciencias Políticas, Asuntos Internacionales y Gobierno de la Universidad de Tel Aviv en Israel.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

https://historynewsnetwork.org/article/171692

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.