Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
24 Sivan 5779 | jueves junio 27, 2019
donativo

Israel y Hamas enseñan sus cartas. Israel gana a los puntos

Israel y los grupos terroristas Hamas y la Jihad Islámica mantuvieron el choque más violento de los últimos cuatro años.


La fuerza empleada por Hamas, al lanzar 700 cohetes en poco más de 24 horas, apuntando en su mayoría a las grandes ciudades del Sur de Israel, Sderot, Ashkelon,  Ashdod y Beer Sheva, sorprendió a Israel.

Israel, por su parte atacó más de 350 objetivos terroristas, en una ofensiva sin precedentes en los últimos años.

Ambas partes mostraron parte de sus cartas y se disuadieron mutuamente ante una futura y eventual guerra, que por otra parte parece inevitable. La pregunta no es el sí habrá una gran operación militar, sino el cuándo. Ayer, aunque haya sido a los puntos, el hecho  que las organizaciones terroristas hayan suplicado en dos ocasiones el cese el fuego, hace que Israel haya cosechado un importante éxito, que por otra parte lo necesitaba, ya que durante las diez confrontaciones anteriores Israel no logró apenas éxitos, al igual que los terroristas de Hamas.

Israel mostró a Hamas la carta de los asesinatos selectivos. Carta muy temida por el liderazgo de Hamas y de la Jihad Islámica, que saben que la inteligencia israelí conoce todos sus movimientos. El hecho  que Israel haya decidido volver a la política de asesinatos selectivos, y lo haya podido hacer en el momento preciso, y además sin causar que la comunidad internacional grite en su contra, hace que éste haya sido posiblemente el mayor éxito en la lucha contra los terroristas de Hamas en el último año. El propósito de Israel ayer y durante las últimas rondas violentas, es devolver la disuasión del IDF, muy alejada de sus puntos máximos del principio de década. Ayer Israel logró disuadir a Hamas.

Por su parte, Hamas mostró a Israel la carta de los ataques masivos. Durante las más de 24 horas de escalada, Hamas lanzó en más de 10 ocasiones aluviones de más de 20 cohetes en un intervalo de 10-12 segundos. El objetivo, causar el mayor daño posible al frente civil, y tratar así de “confundir” al sistema de defensa aérea “Cúpula de Hierro”.

Ambas partes no querían el inicio de una confrontación militar que uno sabe cómo y dónde se comienza pero que nadie puede prever cómo finaliza. Israel comienza mañana por la noche sus conmemoraciones nacionales, Yom Hazikaron, un día después, Yom Haatzmaut, y una semana después ejerce de anfitrión del festival de Eurovisión, uno de los eventos internacionales más importantes del año.

Por otra parte, Hamas tenía sus propios intereses para no llegar a una confrontación mayor: El Ramadan comenzó anoche y los dirigentes de Hamas saben que los habitantes de Gaza no les perdonarían pasar el mes del Ramadán en sus casas, sin alimentos y sin atisbos de que su situación humanitaria fuera a mejorar. Esto incluso podría haber hecho derrocar el gobierno terrorista de Hamas en Gaza. Esto se evitó, por ahora.

La próxima ronda está a la vuelta de la esquina. Posiblemente será más violenta que la de los últimos días, ambas partes tienen aún cartas que enseñarse y por lo tanto será posible que incluso aquella, no sea la definitiva. Lo que es seguro es que Hamas tiene mucho más que perder. El control de una Franja de Gaza que grita en silencio un cambio que les permita vivir en dignidad. Hamas se obsesiona al mirar a Israel para dicho propósito cuando la solución la tiene en casa. Dejar de financiar el terrorismo, dejar de construir túneles, fabricar cohetes, adoctrinar a los más jóvenes en las escuelas, y pasar a invertir en infraestructuras civiles, educación, sanidad. Esto no ocurrirá hasta que los gazaties dejen de gritar en silencio y griten alto y claro

 

Jacob Israel, Director Internacional de Unidos con Israel

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.