Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
22 Sivan 5779 | martes junio 25, 2019
donativo

No, Israel NO ES un país de europeos blancos privilegiados y poderosos.

Los judíos que fueron expulsados ​​de las naciones de todo el Medio Oriente han sido cruciales en la construcción y defensa del estado judío desde su inicio.


La gente camina por el paseo marítimo de Jaffa, que domina el horizonte de Tel Aviv y el mar Mediterráneo en Jaffa, Israel, el 28 de julio de 2018. (Oded Balilty / Associated Press)

Junto con el resurgimiento de la política de identidad en los Estados Unidos y Europa, existe una creciente inclinación por encuadrar el conflicto israelí-palestino en términos de raza. Según esta narrativa, Israel se estableció como un refugio para los judíos blancos europeos oprimidos que a su vez se convirtieron en opresores de personas de color, los palestinos.

Como israelí, y el hijo de una madre judía iraquí y un padre judío del norte de África, es desgarrador presenciar este cambio.

Soy Mizrahi, como lo son la mayoría de los judíos en Israel hoy. Somos de ascendencia de Oriente Medio y norte de África. Solo alrededor del 30% de los judíos israelíes son ashkenazis, o los descendientes de judíos europeos. Estoy sorprendido de por qué los medios de comunicación y los políticos de todo el mundo ignoran o tergiversan estos hechos y la historia de Mizrahi. Tal vez sea porque nuestra historia rompe un estereotipo sobre la identidad de mi país y mi gente.

Israel, el único estado judío del mundo, no se estableció solo para un tipo de judío, sino para todos los judíos, de todas partes del mundo: Oriente Medio, África del Norte, Etiopía, Asia y, sí, Europa. No importa dónde residan los judíos físicamente, mantienen una conexión con la tierra de Israel, donde comenzó nuestra historia y donde hoy continuamos elaborándola.

Tamika Mallory , activista de la Marcha de la Mujer, el profesor Marc Lamont Hilly, más recientemente, la representante Rashida Tlaib ( demócrata de Michigan) falsifican la realidad en sus discusiones sobre la lucha interseccional* de los palestinos, su uso del término «apartheid ” para caracterizar la política israelí y su tendencia a definir a los israelíes como judíos ashkenazies solos.

Creo que sus tergiversaciones son parte de una campaña estratégica para manchar a Israel como una extensión de la Europa blanca privilegiada y poderosa, justificando así todos y cada uno de los ataques contra ella. Esta forma de pensar señala una tendencia peligrosa que posiciona a Israel como un agresor colonialista en lugar de un refugio para aquellos que huyen de la opresión. Peor aún,  borra toda la historia de mi familia, que llegó a Israel desde Irak y Túnez.

Durante la mayor parte de la historia, los Mizrahim han estado sin soberanía e igualdad en el mundo musulmán. En Irak, a pesar de ser «ciudadanos iguales» en el papel, mi familia experimentó persecución continua. El primer ataque organizado se produjo en 1941, el brutal Farhud, un motín incitado por los nazis que se cobró la vida de cientos de judíos y obligó a los sobrevivientes a vivir con miedo. Mi bisabuelo fue acusado falsamente de ser un espía sionista y ejecutado en Bagdad en 1951. A la familia de mi madre se le permitió emigrar ese mismo año, pero con una sola maleta.

Cualquier corrección de la experiencia Mizrahi niega las vidas de 850,000 refugiados judíos como ellos, quienes, incluso en los estados sucesores del Imperio Otomano de principios del siglo XX, fueron tratados como «dhimmis», un término árabe para una minoría protegida cuyos miembros debían pagar por esa protección, que puede ser retirada en cualquier momento. La ignorancia demográfica también funciona para negar la existencia de casi 200,000 descendientes de judíos etíopes que fueron amenazados por desestabilización política a principios de la década de 1990 y trasladados en avión a Israel en una audaz operación de rescate.

Uno de los temas centrales del judaísmo es una historia de liberación nacional frente a las potencias imperiales. Israel es un lugar donde un pueblo indígena ha reclamado su tierra y revivido su idioma antiguo, a pesar de estar rodeado de vecinos hostiles y acosado por nacionalistas árabes radicalizados que no pueden tolerar ninguna entidad política en la región que no sea la suya. Los judíos que fueron expulsados ​​de naciones de todo el Medio Oriente, que sacrificaron todo lo que tenían, han sido cruciales en la construcción y defensa del estado judío desde su inicio.

Sin lugar a dudas, la creación de Israel proporcionó un refugio para los judíos que sobrevivieron al Holocausto y la opresión extrema en Europa. Sin embargo, no podemos de reconocer  la historia a costa de los judíos Mizrahies, quienes con tantos otros, sin importar el color de la piel, compartieron el deseo de un estado judío mucho antes del establecimiento de Israel.

NT. * La interseccionalidad es un enfoque que subraya que el género, la etnia, la clase u orientación sexual, como otras categorías sociales, lejos de ser “naturales” o “biológicas”, son construidas y están interrelacionadas. Wikipedia

***Hen Mazzig, escritor y activista israelí de ascendencia iraquí y norteafricana, es redactor general de la Coalición por la Justicia de J’accuse . 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.latimes.com/opinion/op-ed/la-oe-mazzig-mizrahi-jews-israel-20190520-story.html

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.