Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
5 Tammuz 5779 | lunes julio 8, 2019
donativo

Correlacionar el antisemitismo con la islamofobia es peligroso


La islamofobia, como gran parte del discurso musulmán, se basa en una apropiación e inversión de la experiencia y los preceptos judíos. La representante Ilhan Omar (demócrata por Minnesota), congresista nacida en Somalia, que ha realizado varios comentarios antisemitas, está actualmente involucrada en una controversia sobre su historia matrimonial. Cuando las reclamaciones contra ella de bigamia y fraude de inmigración surgieron por primera vez en 2016, Omar acusó a los periodistas involucrados de “islamofobia”. Omar también ha afirmado algo que se escucha cada vez más: A los musulmanes se les califican de antisemitas solo porque son musulmanes. En otras palabras, cualquiera que llame al antisemitismo musulmán es islamófobo. Este retorcido reclamo es una forma de hacer que el antisemitismo musulmán sea insensible.

La afirmación se escucha junto con el mensaje que la islamofobia es la equivalente al antisemitismo, una ecuación hecha también por el liderazgo de la comunidad judía de Gran Bretaña. Esto es desalentador porque es una equivalencia moralmente en bancarrota y peligrosa.

Si bien algunas personas tienen un verdadero prejuicio contra los musulmanes, al igual que otros odian o temen a alguien que no es como ellos, la Hermandad Musulmana inventó la islamofobia como una forma de silenciar la discusión legítima de cualquier falla en el mundo islámico.

Actualmente se está librando una campaña implacable para prohibir la islamofobia en Occidente y, por lo tanto, cerrar esa discusión vital. Las Naciones Unidas están trabajando con la Organización de Cooperación Islámica para prohibir todo discurso que los musulmanes consideren ofensivo. Hace unos días, Pakistán aumentó la presión. Respaldando la iniciativa de la ONU, el embajador de Pakistán, Maleeha Lodhi, dijo que la islamofobia era “hoy en día la expresión más frecuente de racismo y odio contra ‘el otro’”.

Esto es totalmente falso. Aparte del hecho que el Islam no es una raza sino una religión, el verdadero odio al “otro” que realmente prevalece hoy en día es el antisemitismo. Y quienes principalmente difunden este veneno son la izquierda política en conjunto con el mundo musulmán.

En Gran Bretaña, el Partido Laborista está convulsionado por una epidemia, un antisemitismo que le hace llorar los ojos entre sus miembros. Una encuesta detallada realizada el año pasado por la Universidad de Oslo encontró que en Escandinavia, Alemania, Gran Bretaña y Francia, la mayoría de la violencia antisemita está siendo perpetrada por musulmanes.

Esto es ampliamente insensible debido al terror de ser etiquetado como islamofóbico, la burla desplegada en contra de cualquiera que llame al antisemitismo musulmán. Es por eso que la declaración de esta semana del secretario general de la ONU, António Guterres, que “continuará llamando el racismo antisemita y otras formas de odio”, pero que también está dispuesto a prohibir todas las críticas al Islam bajo ese mismo paraguas, es peligroso.

Para el musulmán, el antisemitismo está alimentando y legitimando el antisemitismo occidental y sus mutaciones contemporáneas: el antisionismo y la demonización y deslegitimación de Israel. La negativa a criticar a los musulmanes significa que el frenético discurso del odio antijudío en el mundo islámico, que consiste en libelos de sangre, teorías de conspiración desquiciadas y fantasías paranoicas, se ha normalizado en la sociedad occidental más amplia.

Los ideólogos musulmanes afirman abiertamente que lo que más los motiva es su odio no solo a Israel, sino a los judíos. El líder de Hezbollah, Sheikh Hassan Nasrallah, ha dicho: “Si buscáramos en el mundo entero una persona más cobarde, despreciable, débil y débil en psique, ideología y religión, no encontraríamos a nadie como el judío. Noten, no digo el israelí”.

A principios de este mes, el clérigo iraquí Abd Al-Salam Zain Al-Abidin dijo en la televisión iraquí que el Corán se enfoca en los judíos tanto como lo hace porque son el “enemigo jurado” de los musulmanes.

Los árabes palestinos expulsan a los psicóticos, calumnias y libelos de estilo nazi contra los judíos. A fines del año pasado, un predicador dijo en la televisión de la Autoridad Palestina que los judíos “exponen sus colmillos cuando tienen la oportunidad… siempre luchando, siempre planeando y siempre conspirando contra la humanidad”.

Sin embargo, el efecto sofocante del tropo islamofobia-igual a antisemitismo significa que pocos aprecian que el concepto de islamofobia es en sí mismo fundamentalmente anti-judío. Eso es porque la islamofobia, al igual que gran parte del discurso musulmán, se basa en una apropiación e inversión de la experiencia y los preceptos judíos.

Los islamistas inventaron la “islamofobia” porque querían obtener lo que pensaban (erróneamente) eran los beneficios para los judíos del antisemitismo: la protección contra las críticas. Es por eso que reclaman una equivalencia entre los dos.

Pero la gran diferencia es que el antisemitismo es un verdadero prejuicio porque los judíos son inocentes de las faltas grotescas que se les atribuyen. En contraste, si bien muchos musulmanes son personas decentes que no harían daño a una mosca, el Islam es una fuente histórica de opresión, violencia fanática y guerras colonialistas.

Una y otra vez, el pensamiento musulmán se apropia e invierte la experiencia judía para demonizar a Israel y los judíos.

Los judíos son las únicas personas para quienes la tierra de Israel fue su reino nacional, cientos de años antes de que se fundara el Islam. Sin embargo, los musulmanes dicen (de manera absurda) que son los indígenas de la tierra. Los señores de la guerra islamistas de Gaza cometen crímenes de guerra al atacar a civiles israelíes. Sin embargo, los musulmanes dicen que Israel es culpable de crímenes de guerra, a pesar de que las FDI hacen todo lo posible por no matar a civiles árabes y logran una proporción de asesinatos de civiles en relación con los combatientes tres o cuatro veces mejor que la proporción alcanzada por las fuerzas estadounidenses o británicas en su propio país.

Los judíos fueron limpiados étnicamente de las tierras árabes; sin embargo, los musulmanes afirman que Israel está limpiando étnicamente a los palestinos, una afirmación absurda dado que la población árabe en los territorios en disputa y en Gaza se ha multiplicado por cuatro desde 1948.

Israel le da a todos los judíos el derecho de regresar a Israel; Los musulmanes reclaman un “derecho de retorno” no a su propio estado putativo de Palestina, sino a Israel. Incluso afirman que los palestinos son los “nuevos judíos” del mundo.

En Gran Bretaña, una campaña del ex presidente del partido conservador Baroness Warsi para prohibir la islamofobia está acusando falsamente al partido conservador de islamofobia institucional y negación de la islamofobia. Esto es claramente un intento por parte de los musulmanes británicos de apropiarse del alto nivel moral que ahora supuestamente ocupan los judíos británicos como resultado del antisemitismo no abordado en el Partido Laborista.

La apropiación y la inversión antijudías son fundamentales para el Islam. Una razón por la cual la existencia de Israel como estado judío es un anatema es que el Islam enseña que los judíos auténticos y reales son… los musulmanes. Así, Osama bin Laden declaró en su Carta al pueblo estadounidense: “Los musulmanes son los herederos de Moisés (la paz sea con él) y los herederos de la Torá real que no se ha cambiado. … Si a los seguidores de Moisés se les ha prometido un derecho a Palestina en la Torá, entonces los musulmanes son la nación más digna de esto”.

Como los musulmanes piadosos creen que el Islam es perfecto y que todo lo demás es la provincia del diablo, la agresión musulmana contra los judíos y otros se convierte en defensa propia, mientras que la defensa contra ella se convierte en agresión.

Todos los que defienden la causa palestina están de acuerdo con esta agenda surrealista de apropiación e inversión. A su vez, interviene directamente en el discurso posmoderno de Occidente, donde las mentiras se creen como verdad y la verdad desdeñada según el dogma de las ideologías seculares desde el multiculturalismo hasta el ambientalismo.

Al igual que el islam, estas ideologías también se basan en la perfección del mundo, agendas que no admiten desacuerdo y que exigen la destrucción de los herejes. Si sientes que estás viviendo en una espeluznante, desconcertante y siniestra sala de espejos sobre el antisemitismo, Israel e islamofobia, esta es la razón.

 

Melanie Phillips, periodista británica, difusora y autora, es columnista de JNS y The Times of London. Su memoria personal y política, “El ángel guardián”, fue publicada por Bombardier, que también publicó su primera novela, “El legado”. Su trabajo se puede encontrar en www.melaniephillips.com.

 

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Razones existen desde luego, que puedan justificar la aparicion de la islamofóbia … razones apoyadas en hechos que expliquan y argumentan el porque del creciente rechazo hacia el islam y por ende hacia los musulmanes …
Ninguna en cambio puede aducirse, a la hora de sostener el antisemitismo, ésa es la gran diferencia entre ámbas conductas … en tanto la primera de ellas, emána de una reaccion lógica, ante la amenaza que representa para las libertades individuales y colectivas, la extension de una ideologia totalitária y celosa como la encarnada por el islam; ésta última, obedece a «impúlsos» ajenos por completo a la razon objetiva de las cosas, que proyécta en «el judio» el perfecto chívo expiatório, para satisfacer sus complejos, envidia o insastifaccion personal … nada que tenga soporte desde un plano moral, intelectual, histórico, cultural u otro …
Ningun paralelismo cabe pues establecer entre la islamofóbia (a todas luces explicable) y el antisemitismo
(a todas luces reprobable y execráble ) …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.