Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
11 Tammuz 5779 | domingo julio 14, 2019
donativo

La guerra palestina contra los hombres de negocios


Trece hombres de negocios palestinos que desafiaron el llamado de la Autoridad Palestina de boicotear la reciente conferencia económica «Paz a la Prosperidad» dirigida por Estados Unidos en Bahrein ahora son blanco de las fuerzas de seguridad de Mahmoud Abbas en Cisjordania. Algunos de los hombres de negocios se han visto obligados a esconderse. En la foto: el asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner, habla en la conferencia sobre cómo impulsar la economía palestina, reducir el desempleo y mejorar las condiciones de vida de los palestinos, el 25 de junio de 2019. (Fuente de la imagen: Agencia de Noticias de Bahrein)

La represión de la Autoridad Palestina contra los hombres de negocios palestinos que participaron en la reciente conferencia económica «Paz a la Prosperidad» dirigida por Estados Unidos en Bahrein señala claramente cómo los líderes palestinos actúan directamente contra los intereses de su propio pueblo.

Aún más preocupante es el mensaje que esta represión envía al público palestino: cualquier persona que se atreva a trabajar con el gobierno del presidente estadounidense Donald Trump será denunciado como un traidor y colaborador con los «enemigos» de los palestinos: Estados Unidos e Israel.

Trece hombres de negocios palestinos que desafiaron el llamado de la Autoridad Palestina de boicotear la conferencia de Bahrein ahora están siendo blanco de las fuerzas de seguridad de Mahmoud Abbas en Cisjordania. Algunos de los hombres de negocios se han visto obligados a esconderse , mientras que otros mantienen un perfil bajo después de recibir amenazas de muchos grupos palestinos, incluida la facción dominante de Abbas, Fatah.

Peor aún, las familias de los empresarios palestinos se han visto obligadas públicamente a » rechazar » a sus hijos por temor a que ellos también sean blanco de activistas y fuerzas de seguridad palestinas.

La campaña de intimidación contra los empresarios que asistieron a la conferencia de Bahrein comenzó semanas antes de dirigirse a la capital bahreiní de Manama. Los usuarios palestinos de las redes sociales lanzaron una campaña en línea para avergonzar a los empresarios, que incluía la publicación de sus nombres y fotos en varios sitios. Encabezados por Fatah, los organizadores de la campaña advirtieron que la participación en la conferencia de Bahrein era equivalente a la traición.

A pesar de las amenazas, el empresario palestino Ashraf Jabari, que pertenece a un gran clan de la ciudad cisjordana de Hebrón, encabezó una delegación de líderes empresariales de 13 miembros que viajó a Bahrein. La delegación formó parte de un grupo llamado Red de Empresas Palestinas, que no tiene afiliaciones políticas.

Jabari y sus amigos dicen que no fueron a Bahrein como representantes de la Autoridad Palestina ni de ninguna facción palestina. En su lugar, agregan, fueron a la conferencia después de recibir invitaciones personales de la administración de los Estados Unidos.

La participación de los empresarios palestinos en la conferencia enfureció a Abbas y a muchos palestinos, quienes pidieron castigar a los asistentes y juzgarlos por traicionar al pueblo y la causa palestinos.

No le tomó mucho tiempo a Abbas ordenar a sus fuerzas de seguridad que persiguieran y arrestaran a los hombres de negocios. Las fuerzas de seguridad palestinas se movilizaron para arrestarlos menos de 24 horas después de regresar a sus hogares en Cisjordania.

Sin embargo, los oficiales de seguridad palestinos lograron detener a un solo hombre de negocios, Saleh Abu Mayaleh, de Hebrón. Abu Mayaleh fue arrestado durante una redada en su casa. Al día siguiente, la Autoridad Palestina, bajo la presión de la administración estadounidense, se vio obligada a liberarlo , un acto que provocó fuertes críticas de muchos palestinos.

Un segundo hombre de negocios de Hebrón, Ashraf Ghanem, dijo que logró huir de su hogar antes de que llegaran las fuerzas de seguridad palestinas. Ghanem dijo que fue herido durante la fuga. Cincuenta oficiales de seguridad, agregó que allanaron su casa y confiscaron su pasaporte y tarjetas de crédito. Ghanem, propietario de un negocio de muebles, dijo que se ha visto obligado a esconderse y teme por su vida.

Las fuerzas de seguridad palestinas también allanaron los hogares de otros empresarios que asistieron a la conferencia de Bahrein, pero no los encontraron. Ellos, al parecer, también se han visto obligados a esconderse.

Los empresarios no fueron a Bahrein para discutir asuntos políticos. Ninguno de ellos es conocido como afiliado a ninguna facción política palestina. Al parecer, viajaron a Bahrein para discutir formas de impulsar la economía palestina y mejorar las condiciones de vida de su pueblo. Presumiblemente fueron a la conferencia para discutir proyectos económicos, como haría cualquier hombre de negocios normal.

Al tomar medidas enérgicas contra estos hombres de negocios, el liderazgo de la Autoridad Palestina está dejando en claro que mejorar la economía es lo último que tiene en mente. Al boicotear la conferencia en Bahrein, de hecho, los líderes palestinos ya habían enviado un mensaje al mundo diciendo que preferirían que su gente siguiera sufriendo dificultades económicas que recibir miles de millones de dólares en ayuda.

También vale la pena señalar que, al etiquetar a los hombres de negocios como traidores y colaboradores, los líderes palestinos están dando luz verde a su gente para que mate a Jabari y sus amigos por asistir a la conferencia.

La máxima prioridad de la Autoridad Palestina debería ser luchar contra Hamas e impedir que extienda su control desde la Franja de Gaza hasta Cisjordania. La máxima prioridad de la Autoridad Palestina también debe ser combatir la corrupción financiera y administrativa y buscar formas de impulsar la economía palestina mediante la resolución de problemas relacionados con el aumento del desempleo y la pobreza. En lugar de escupir en los rostros de los hombres de negocios, los líderes palestinos deberían estar trabajando estrechamente con Israel y los Estados Unidos y cualquier otro partido que quiera ayudar al pueblo palestino.

En cambio, Abbas y sus altos funcionarios en Cisjordania entienden su mandato como hombres de negocios intimidantes y encarcelados por asistir a una conferencia económica cuyo objetivo principal era ayudar al pueblo palestino.

¿Qué mensaje le está enviando Abbas a su gente cuando ordena a 50 oficiales de inteligencia que allanen y registren las casas de un hombre de negocios cuyo único delito fue que aceptó una invitación personal para asistir a una conferencia económica? ¿Por qué era necesario entrar a las casas de estos hombres de negocios y sus familias en medio de la noche? ¿Por qué los empresarios palestinos necesitan convertirse en fugitivos aterrorizados para discutir proyectos que beneficiarían al pueblo palestino?

¿Cómo ha respondido la comunidad internacional, específicamente los europeos, a la represión de Abbas contra los empresarios? ¿Dónde están las condenas de la UE y de la ONU, tan gratuitas y fáciles cuando hay algo que ver con Israel? ¿Por qué fue la administración de los Estados Unidos la única parte que se pronunció en defensa de los empresarios?

La respuesta es clara y simple: los empresarios no fueron blanco de Israel. En cambio, están siendo perseguidos por sus propios líderes.

Surgen algunas preguntas: si la Autoridad Palestina cree verdaderamente que los empresarios que asistieron a la conferencia en Bahrein son traidores , ¿Por qué las fuerzas de seguridad palestinas en Cisjordania continúan coordinando la seguridad con las Fuerzas de Defensa de Israel? Si la Autoridad Palestina realmente cree que la administración de los Estados Unidos es hostil hacia los palestinos, ¿Por qué la Autoridad Palestina continúa denunciando a los estadounidenses por recortar la ayuda financiera a los palestinos?

Bajo los ojos intencionalmente desprevenidos de la comunidad internacional, los líderes palestinos continúan su doble trato de larga data. Por un lado, denuncian a Trump y sus altos funcionarios, específicamente al embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, y a los asesores presidenciales Jared Kushner y Jason Greenblatt, llamándolos «colonos sionistas». Por otro lado, los líderes palestinos exigen que los mismos Estados Unidos abran su bolsillo a los palestinos. ¿Durante cuánto tiempo los líderes palestinos elegirán engañar a su propio pueblo insistiendo en jugar con un mazo marcado?

Abbas y sus antiguos oficiales de la guardia evidentemente esperan que los Estados Unidos y la comunidad internacional continúen invirtiendo millones de dólares en ellos sin responsabilizarlos. Quieren que el conflicto continúe el mayor tiempo posible para que puedan seguir recibiendo fondos de los estadounidenses, los europeos y otros.

Los líderes palestinos quieren continuar chantajeando a la comunidad internacional para que les brinde ayuda financiera incondicional e ilimitada, al mismo tiempo que priva a los palestinos de cualquier oportunidad para mejorar sus condiciones de vida. Quieren que su gente continúe viviendo en la miseria para que Abbas y sus funcionarios puedan culpar a Israel y al resto del mundo por el «sufrimiento» de los palestinos.

Al igual que sus rivales en Hamas, Abbas teme que la prosperidad económica pueda suavizar las actitudes de los palestinos hacia Israel. Abbas y sus asociados parecen temer que una vez que los palestinos comiencen a disfrutar los frutos de una economía fuerte, dejarán de pensar en matar a los israelíes o abandonarán el sueño palestino de destruir a Israel.

Bassam Tawil es un musulmán árabe radicado en el Medio Oriente.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.gatestoneinstitute.org/14488/palestinian-war-on-businessmen

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.