Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
5 Av 5779 | martes agosto 6, 2019
donativo

Ataque de radicales musulmanes a palestinos cristianos en la aldea Jifna

Periodista palestino condena el hecho y la inacción de la Autoridad Palestina


El 26 de abril, 2019 se hizo circular en las redes sociales un llamado urgente de los residentes, gran parte de ellos cristianos de la aldea palestina de Jifna, en el distrito de Ramala y Al-Bireh. El llamado, dirigido al Primer Ministro y al Ministro del Interior de la Autoridad Palestina Muhammad Shtayyeh, siguió a un incidente violento que tuvo lugar en la aldea la noche anterior. Los aldeanos declararon en la apelación que una «turba armada» liderada por «un individuo influyente en el distrito de Ramala» irrumpió en la aldea y que hombres armados dispararon sus armas y arrojaron piedras y bombas incendiarias hacia sus hogares, gritando consignas «racistas y sectarias» al estilo EIIS, incluyendo demandas a que paguen jizya – el impuesto aplicado a los cristianos y judíos que viven bajo el dominio musulmán como clase protegida y subyugada. Los residentes pidieron a Shtayyeh que lleve a los atacantes ante la justicia a fin de disuadir a otros de acciones similares contra estos. El mensaje también hizo hincapié en que los aldeanos eran ciudadanos de la Autoridad Palestina con los mismos derechos y responsabilidades que otros ciudadanos y protestaron contra el uso por parte de los atacantes del término «comunidad inmigrante» en su contra[1].

El gobierno de la Autoridad Palestina y otros altos funcionarios palestinos se apresuraron a calmar las cosas, haciendo hincapié en la hermandad musulmana-cristiana que existe dentro de la Autoridad Palestina y prometiendo que los perpetradores de estos hechos serían castigados. El Primer Ministro Shtayyeh condenó el término «comunidad de inmigrantes» y agregó: «Los cristianos son un elemento importante del pueblo palestino y no permitiremos que estos sean utilizados en tales expresiones».[2] Laila Ghanam, gobernadora de Ramala y del distrito Al-Bireh, visitó Jifna, condenó el incidente y enfatizó que este había sido llevado a cabo por un puñado de individuos. Ella luego añadió: «El orden público es un punto de no-retorno y el estado de derecho es aplicado a todos nosotros… Los musulmanes y cristianos en Palestina son una sola unidad, socios en la lucha y en el camino nacional…» También prometió que los perpetradores serían tratados de conformidad a las leyes[3]. Declaraciones similares fueron hechas por el miembro del Comité Ejecutivo de la OLP Ahmad Majdalani, quien dijo: «Los miembros cristianos de nuestro pueblo son uno de nuestros elementos principales y más auténticos» y también prometieron que los perpetradores serían tratados con todo el peso de la ley.[4]

Sin embargo, a pesar de las afirmaciones por parte de los funcionarios de la Autoridad Palestina y sus garantías de que los culpables serían procesados, los aparatos de seguridad palestinos se han movido para afectar silenciosamente una reconciliación utilizando métodos tradicionales y se han abstenido de castigar a los responsables. También es notable un intento obvio de afirmar que el evento no fue de hecho sectario, incluso tal como se manifestó en las declaraciones de funcionarios en la aldea Jifna. El presidente del consejo de la aldea Amjad ‘Awad, calificó el incidente como una «querella» e insistió en que durante el mismo no se exigió el pago del jizya, pero «alguien que no representa a ninguna parte en el conflicto» pudo haberlo mencionado. ‘Awad condenó lo que este denominó rumores sobre el incidente que circulaban en las redes sociales, así como «el intento de convertir un [tema] personal en un asunto’ sectario’».[5] Además, en una serie de publicaciones en la página Facebook del consejo de la aldea, ‘Awad pidió que se anule la apelación de los aldeanos hecha al Primer Ministro Shtayyeh, declarando que el incidente no tuvo nada que ver con el sectarismo y agregó que una vez que los cuerpos policiales de la Autoridad Palestina y el personal de seguridad se involucraron en el incidente, se decidió celebrar un atwa, una ceremonia tradicional de reconciliación, en el patio de la iglesia de la aldea de Jifna.[6] La ceremonia se celebró el 29 de abril, 2019 con la participación de líderes religiosos cristianos y musulmanes, dignatarios, representantes de varios cuerpos políticos en la sociedad palestina y representantes del gobierno de la Autoridad Palestina.[7]

El violento incidente en cuestión reavivó las previas críticas sobre el trato de la minoría cristiana en la sociedad palestina[8] y la indulgencia de la Autoridad Palestina en el trato a las actividades anti-cristianas, así como también el manejo de este incidente en particular[9]. Particularmente notable fue un artículo del periodista palestino ‘Abd Al-Ghani Salameh, columnista del diario palestino Al-Ayyam, que este publicó en su página Facebook, no como columna, porque dijo, el diario se negó a publicarlo. En este, Salameh criticó el manejo del asunto por parte de la Autoridad Palestina y pidió se aplique un castigo severo para los perpetradores, a fin de desarraigar de buenas la intolerancia religiosa de la sociedad palestina.

Lo siguiente son extractos traducidos de su artículo.[10]

«En términos de seguridad, este agresivo incidente fue la primera prueba puesta al gobierno de Shtayyeh para demostrar cuán serio y capaz es para resistir una vergonzosa agresión contra civiles y disturbios contra la paz. Pero, desafortunadamente, el gobierno no ha anunciado claramente qué pasos [verdaderos] ha tomado, más allá de aquellos destinados a tranquilizar a la opinión pública…

«Este ataque criminal no es exactamente una sorpresa y no es nada inusual en nuestra sociedad como afirman repetidamente los medios [palestinos]. Este fue precedido por muchos ataques de naturaleza sectaria y si no fuese por la conciencia nacional general y la perspectiva responsable entre la mayoría, el ciclo de violencia sectaria se extendería [con cada nuevo incidente]. Sin embargo, lo más importante es que las reacciones de los cristianos que fueron atacados mostraron responsabilidad, humanidad y precaución. Esta [comunidad] no fue atraída a la violencia, ni a intercambios recíprocos de incitación [con el otro]; sus miembros se conformaron en morderse los labios muy honorable y silenciosamente, para no expandir los ciclos de violencia y para que no se presente una guerra civil sectaria que destruya el lugar.

«Cualquiera que piense que nuestro país es inmune al sectarismo está errado. No somos más sabios que los sirios, los libaneses o los iraquíes, que destruyeron sus tierras con sus propias manos por estúpidas consignas sectarias. En pocas palabras, esas tierras poseen una diversidad étnica y sectaria, y la coordinación de sus líderes sectarios junto a las conspiraciones extranjeras hostiles encendieron en ellos la mecha de la guerra civil, hasta que todas estas tierras fueron totalmente destruidas… Aquí en Palestina, creo absolutamente, y espero estar equivocado, que dentro de cada uno de nosotros existe un demonio sectario, que reside y se esconde en lo más profundo. Hay quienes logran matar a este demonio, hay quienes logran contenerlo y hay quienes lo ocultan por un tiempo y lo liberan en el momento preciso…

«Los medios de comunicación egipcios se jactan día y noche sobre la unidad nacional [egipcia] y la convivencia musulmana-cristiana [egipcia]. Pero de hecho, cada vez que las masas que acosan irrumpen en aldeas y vecindarios cristianos, atacándolos, rompiendo ventanas y quemando casas, el gobierno se queda de brazos cruzados y se siente satisfecho con promulgar alguna que otra patética medida de seguridad. En Mosul [en Irak], los cristianos y musulmanes eran vecinos, amigos y colegas, que vivían juntos en paz y seguridad. Pero cuando llegó el EIIS, deshonraron y expulsaron a los cristianos, expropiando sus hogares, quitándole su dinero y abandonándolos en el desierto – tal como hicieron con los yazidis – los musulmanes se quedaron de brazos cruzados, sin levantar un dedo ni defender a sus vecinos; algunos de ellos incluso se unieron a los ataques, como si toda su historia común de convivencia y tolerancia no fue más que una mentira y una burbuja [que ya estalló].

«Si [este fenómeno, tal como se manifiesta a través del ataque en Jifna] no es desarraigado y atendido a nivel nacional y si el castigo máximo no es aplicado a los criminales, este ataque criminal será otro eslabón en la larga cadena de guerra civil, caos de seguridad y de colapso social, tal como sucedió en los países vecinos. No es solo un incidente de seguridad. Es un incidente que indica la existencia del pensamiento extremista del EIIS y el extremismo oculto en nuestros corazones – pensamiento excluyente que niega al otro y ve a los miembros de otras comunidades religiosas como habitantes del infierno, como incrédulos y equivocados, cuya sentencia es la muerte o expulsión o vivir en humillación, bajo un falso lema de tolerancia religiosa…

«El Ministerio de Dotaciones Religiosas debe prohibir a los predicadores de los viernes pronunciar maldiciones sectarias y sus llamados y declaraciones repletos de odio y debe enjuiciarlos por hacer tal cosa. El [incidente] de Jifna es vergonzoso y el que se permanezca en silencio al respecto es de hecho un acto criminal».

[1] Facebook.com/Jifna.village, 26 de abril, 2019.

[2] Al-Hayat Al-Jadida (Autoridad Palestina), 28 de abril, 2019.

[3] Facebook.com/Dr.laila.ghanam, 26 de abril, 2019.

[4] Pnn.ps, 27 de abril, 2019.

[5] Raya.ps, 27 de abril, 2019.

[6] Facebook.com/Jifna-Council-310665966037710, 26 y 27 de abril, 2019. En la ley beduina, un atwa es una tregua acordada en una disputa de sangre hasta que pueda llegarse a un acuerdo de reconciliación. Facebook.com/Jifna-Council-310665966037710, 26-27 de abril, 2019.

[7] Raya.ps, 29 de abril, 2019.

[8] Véase también la serie de MEMRI Despacho Especial No. 6938 – Escritor palestino advierte: Existe una cultura similar al EIIS entre nosotros que excluye a los cristianos y es intolerante hacia estos, 22 de mayo, 2017.

[9] Los críticos incluyeron a los árabes-cristianos-israelíes, algunos de los cuales publicaron en Facebook sobre el cierre del caso con una ceremonia atwa en lugar de un castigo para aquellos que cometieron el hecho, que según ellos legitimaron el acoso y la violencia. Facebook.com/tamim.abukhait, Facebook.com/sariy.khourie, 30 de abril, 2019.

[10] Facebook.com/abdel.salameh, 1 de mayo, 2019.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.