Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes agosto 16, 2019
donativo

VAETJANAN-NAJAMU 5779


Moshé le cuenta al Pueblo Judío cómo imploró a Di-s que le permita ingresar a la Tierra de Israel. Di-s se negó, pero le indicó que ascienda a una montaña para ver la Tierra Prometida.

Continuando con su “repaso de la Torá”, Moshé describe el Éxodo desde Egipto y la Entrega de la Torá, declarándolos eventos sin precedentes en la historia de la humanidad. “¿Alguna vez ocurrió este gran evento, o algo similar alguna vez se oyó? ¿Alguna vez un pueblo escuchó la voz de Di-s hablando desde el fuego…y vivió? … Tú viste, para saber, que Di-s es Di-s y no hay otro excepto Él”.

Moshé predice que, en generaciones futuras, la gente se alejará de Di-s, adorará ídolos, será exiliada de su tierra y esparcida por las naciones del mundo; pero allí ellos buscarán a Di-s y retornarán a observar sus preceptos.

Nuestra parashá también incluye una repetición de los Diez Mandamientos, y los versículos del Shemá que declaran los fundamentos de la fe judía: la unicidad de Di-s (“Escucha Israel, Di-s es nuestro Di-s, Di-s es uno”); los preceptos de amor a Di-s, estudiar su Torá y “atar” estas palabras como tefilín (filacterias) en nuestro brazo y cabeza, e inscribirlas en las mezuzot fijadas en los marcos de nuestras puertas.

 

VERDADERA AUTO-ANULACIÓN

“Tú viste, para saber, que Di-s es Di-s y no hay otro excepto Él” (Deuteronomio 4:35)

Una de las claves del servicio a Di-s es “bitul” (auto-anulación).

¿Pero realmente qué significa esto? Hay quienes dicen “Yo no soy nada” ¿Es eso bitul? No, pues utiliza la palabra YO, y el único que puede utilizarla es Di-s, como está escrito en Éxodo 3:14: “Yo Soy el que soy”. O como está escrito en Éxodo 20:2: “Yo soy Di-s tu Señor…”.

Hay quienes dicen “No soy más que polvo”. Eso tampoco es bitul, porque el polvo es algo.

¿Entonces qué es realmente bitul? El versículo en Deuteronomio lo explica claramente: Di-s es Di-s y no hay otro excepto Él, que también puede ser interpretado como NO HAY NADA REAL EN EL UNIVERSO EXCEPTO ÉL.

 

COMIENZA EL CONSUELO

Tishá BeAv con su tristeza y angustia quedaron atrás. A la noche sigue el día, a la oscuridad, la luz. Y la voz de Di-s, a través de su profeta nos dice: “Najamu, najamu ami (Consuélate, consuélate pueblo Mío)”. Si, debemos consolarnos, porque el momento más oscuro de la noche es aquel que precede al amanecer. Y a la hora más oscura del exilio le sigue el amanecer de la Redención.

 

EL 15 DE AV

En los días en que el pueblo de Israel habitaba en su tierra, antes de la destrucción del Beit HaMikdash, este día era a de festejo, regocijo, y alegría. El 15 de Av las doncellas salían a los campos y a los viñedos. ¿Y que decían? “¡Joven, levanta tus ojos y fíjate lo que escoges! No te fijes en la belleza externa, fíjate en el interior. El encanto es engaño y la belleza no vale nada; una mujer temerosa de Di-s es la que debe ser alabada.”  El Talmud enumera varios acontecimientos alegres que ocurrieron en el 15 de Av:

1) Cesó la mortandad de la generación del Éxodo.

2) Las tribus de Israel fueron autorizadas a casarse entre si.

3) La tribu de Benjamín fue readmitida en la comunidad. (Jueces 19-21).

4) Hosea ben Eilah abre los caminos a Jerusalén. Jeroboam ben Nebat, Rey del disidente reino norteño de Israel, instala barricadas para evitar que sus ciudadanos hagan el peregrinaje tri anual al Santo Templo en Jerusalén, capital del reino meridional de Judea. Éstas finalmente fueron quitadas 200 años más tarde por Hosea ben Eilah, el rey del reino norteño, en el 15 de Av, 3187 (574 BCE).

5) Se permitió enterrar a los muertos de Betar. La fortaleza de Betar era el último baluarte de la rebelión de Bar Kojba. Cuando Betar cayó el 9 de Av, de 3893 (el EC 133), mataron a Bar Kojba y a millares de judíos; los Romanos masacraron a los sobrevivientes de la batalla e incluso no permitieron enterrar a los muertos. Cuando finalmente dieron entierro a los muertos de Betar el 15 de Av de 3908 (el CE 148), una bendición adicional (HaTov VehaMeitiv, El Bondadoso que hace el bien) fue agregada a la “bendición de después de  las comidas» en conmemoración de esto.

6) “El día de romperse el hacha.” Cuando el Santo Templo estaba en pie en Jerusalén, el corte anual de la leña para el altar era concluido el 15 de Av. Este acontecimiento era celebrado con banquetes y festejos (como es costumbre en la conclusión de una obra santa) e incluía la quiebra ceremonial de las hachas que dio a  este día su nombre. (www.es.chabad.org)

 

Encontrando el Amor

 

Por Shimon Posner

 

«¿Con qué clase de hombre me quiero casar?» La joven repitió la pregunta que le habían formulado.

«Deseo alguien bueno. E inteligente. Pero no la clase de bueno al que todos le pasan por encima. Y no demasiado inteligente para que no se le suba a la cabeza. Alguien que no esté encerrado en sus libros; alguien sociable. Un líder, el alma de las fiestas —pero no alguien que avasalle con su presencia. Quiero que sea apuesto pero no arrogante. Quisiera…».

Ella miró al Rebe, sentado detrás de su escritorio. Su sonrisa era amplia y sus ojos brillaban.

«Parece que usted quiere casarse con más de una persona».

He narrado esta historia —para mí y para todo el que quiera escucharla —docenas de veces. No se quién era la dama.

Pero esta otra historia se que le ocurrió a Chana Sharfstein:

Chana (en ese tiempo Zuber) era una joven de Boston a comienzos de los 50. Su padre había traído a la familia ahí desde Estocolmo. No mucho después fue cruelmente asesinado mientras volvía a su casa desde la sinagoga el viernes por la noche. En esa época tales cosas asombraban en Nueva Inglaterra.

Chana puede decir que tras que murió su padre el Rebe la adoptó. Seis meses después de la muerte de su padre, ella también estaba frente al escritorio del Rebe.

¿Por qué no te has casado? Quería saber el Rebe.

No encontré a la persona adecuada.

¿Cómo debe ser la persona correcta?

Un carismático Príncipe Encantado surgió de la imaginación de Chana y se introdujo en la conversación.

El Rebe rió.

«Has leído muchas novelas» dijo el Rebe, aun riendo. Se puso serio. «Las novelas no son la vida real: son ficciones. Están llenas de romance y enamoramiento. El enamoramiento no es real. El enamoramiento no es amor.

«El amor es vida» continuó el Rebe. «Crece a través de pequeños actos de dos personas que viven juntas. Con el tiempo no pueden imaginarse la vida sin el otro».

Ustedes caen enamorados. El amor lo construyen. Y amor —el barómetro para un matrimonio exitoso —depende en un 20% de la persona con la que usted se casa y un 80% de la forma en que usted la desposa cada día.

«Y construirán un hogar en Israel» dijo el Rebe en la bendición que le envió a Chana y a mi para el día de nuestra boda. Un hogar y una casa no es lo mismo. Dicen que nada señala un matrimonio como el construir una casa.

Que seamos bendecidos en construir un hogar —los recién casados y los que llegaron al jubileo. Construido con pequeños actos. Poco a poco. Con tiempo. (www.es.chabad.org)

 

 
Comentarios

Los preceptos de D- son amárle a ÉL por encima de todas las cosas, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos , pues de poco serviriá ante ÉL, separar por ejemplo la cárne de los lácteos, o limpiar el hogar de cualquier resto de levadura en los dias prévios a Pesaj, sino ponemos en práctica estos dos mandamientos esenciales e indisociables entre si …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.