Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 13, 2019
donativo

¿Se está preparando la Autoridad Palestina para una nueva Intifada?

Ninguno de los judíos que visitaron el Monte del Templo estuvo involucrado en violencia o cualquier tipo de "provocación". La única violencia que tuvo lugar en el lugar sagrado provino de los palestinos, quienes atacaron a los policías con piedras y sillas y lanzaron insultos a los visitantes judíos.


La Autoridad Palestina (AP) pasó la fiesta musulmana de Eid al-Adha esta semana incitando contra Israel debido a visitas judías al Monte del Templo, o Haram al-Sharif en árabe, en Jerusalén. El sitio también es sagrado para judios y cristianos: es donde el Primer y Segundo Templo se encontraban antes de ser destruidos por los babilonios en el año 587 aC y por los romanos en el año 70 EC. (El Muro de los Lamentos, o el llamado Muro de los Lamentos, sagrado para los judíos, un antiguo muro de contención del Monte del Templo, es todo lo que queda de ellos).

Representando las visitas pacíficas como «incursiones de colonos y extremistas judíos», los funcionarios de la AP y los medios de comunicación acusaron al gobierno israelí de llevar a cabo repetidamente «provocaciones y ataques contra sitios sagrados en Jerusalén, particularmente la mezquita Al-Aqsa».

Mahmoud Habbash, asesor de asuntos religiosos del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, llegó a describir a los judíos que visitaban el Monte del Templo como «terroristas». Habbash, quien también se desempeña como Juez Supremo Shari’a, también acusó a los visitantes judíos de «profanar el Haram al-Sharif y provocar los sentimientos de los musulmanes». Además, hizo un llamamiento a todos los musulmanes para que «defiendan la mezquita Al-Aqsa contra las conspiraciones israelíes y las violaciones bárbaras».

Habbash se hizo eco de la notoria declaración de Abbas  que los palestinos no permitirán que los judíos con sus «pies sucios» «contaminen nuestra mezquita Al-Aqsa».

La declaración de Abbas se produjo durante una reunión con un grupo de palestinos del este de Jerusalén en su oficina en la ciudad cisjordana de Ramallah. Abbas incluso alentó a los palestinos a participar en la violencia diciendo:

«Bendecimos cada gota de sangre que se ha derramado por Jerusalén, que es sangre limpia y pura, sangre derramada por Alá, si Alá quiere. Cada shahid (mártir) alcanzará el Paraíso, y todos los heridos serán recompensados ​​por Alá. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para proteger a Jerusalén «.

Pocos días después  que Abbas hiciera su declaración en septiembre de 2015, los palestinos lanzaron la «Intifada de cuchillos» contra Israel, que incluyó una ola de terror perpetrada por individuos inspirados por una incitación despiadada en los medios de comunicación palestinos e instados por los líderes palestinos. En los primeros 12 meses de los ataques terroristas , principalmente por apuñalamientos y embestidas, 40 israelíes fueron asesinados.

El gobierno de la Autoridad Palestina, encabezado por el primer ministro Mohammed Shtayyeh, también se unió a la campaña de incitación contra Israel y elogió a los manifestantes palestinos que se enfrentaron con las fuerzas de seguridad israelíes en el Monte del Templo el primer día de Eid al-Adha.

Los manifestantes, que intentaban evitar que los judíos recorrieran el lugar sagrado, arrojaron piedras y sillas a los policías que vigilaban a los visitantes. El gobierno de Shtayyeh dijo que los manifestantes buscaban frustrar los planes israelíes para «judaizar a Jerusalén frente al terrorismo de estado organizado».

Huelga decir que ninguno de los judíos que visitaron el Monte del Templo estuvo involucrado en violencia o cualquier tipo de «provocación». La única violencia que tuvo lugar en el lugar sagrado provino de los palestinos, quienes atacaron a los policías con piedras y sillas y lanzaron insultos a los visitantes judíos.

Los rivales de la Autoridad Palestina, Hamas y la Yihad Islámica, que ocupan la Franja de Gaza, en respuesta a las visitas judías, pidieron «intensificar la Intifada (levantamiento) contra Israel. Cuando Hamas y la Yihad Islámica hablan de» intensificar la Intifada «, en realidad están instando a los palestinos a llevar a cabo diversas formas de ataques terroristas contra Israel. Los dos grupos son responsables de miles de ataques terroristas contra Israel en las últimas décadas.

Que esto se aclare sin lugar a dudas: la incitación del liderazgo de la AP y las amenazas de Hamas y la Jihad Islámica de intensificar los ataques terroristas contra Israel podrían desencadenar otra ola de terrorismo como la » Intifada de los cuchillos».

Al describir a cualquier judío que visita el Monte del Templo como un «colono extremista», los líderes palestinos están enviando un mensaje a su pueblo que los visitantes judíos pacíficos son objetivos legítimos, y que es una temporada abierta para ellos.

Al llamar a las visitas «incursiones» y «redadas», los palestinos están tratando de crear la falsa impresión  que los judíos están asaltando violentamente un lugar sagrado islámico. La palabra árabe que usan los palestinos para describir las visitas: Iktiham (tormenta o asalto). Esta retórica pretende implicar que los «colonos extremistas» están llevando a cabo una acción violenta contra palestinos inocentes y sus lugares sagrados, lo que indica a los palestinos que se levanten para defenderse a sí mismos y a su mezquita.

A los ojos de los líderes palestinos, los judíos son siempre los «agresores», mientras que los palestinos son las «víctimas» perpetuas.

Considere esto: en el léxico palestino, un judío que recorre pacíficamente el Monte del Templo es un «agresor», mientras que un palestino que arroja piedras y sillas a los agentes de policía y abusa de los visitantes es la verdadera «víctima». Esta es la imagen que Abbas, Hamas y la Jihad Islámica buscan crear en las mentes de sus pueblos y del resto del mundo.

¿Por qué los palestinos siempre se refieren a los visitantes judíos como «colonos»? Porque suponen falsamente que la mayoría de los judíos religiosos viven en asentamientos de Cisjordania, a diferencia de Haifa, Ashdod u otras ciudades israelíes, o están relacionados, de una forma u otra, con colonos.

Los palestinos se refieren regularmente a los colonos como «colonizadores ilegales» y «rebaños de colonizadores y extremistas» como una forma de deslegitimarlos y justificar los ataques terroristas contra estos judíos. Es la forma palestina de decir: «Tenemos derecho a asesinar a estos judíos porque son colonizadores ilegales que viven en nuestra tierra».

A los ojos de los líderes palestinos, los judíos que visitan el Monte del Templo no solo son «extremistas», sino también «terroristas», supuestamente como el gobierno israelí y sus líderes, y no como los palestinos que atacan a los policías y judíos durante esos visitas

En este contexto de incitación acelerada, el próximo asesinato de un judío ya no es una cuestión de si tendrá lugar, sino cuándo. Es este tipo de agitación y fabricaciones de líderes palestinos lo que impulsa a los terroristas a emprender su misión de asesinar al primer judío que ven.

Los líderes palestinos son maestros en condenar y deslegitimar a Israel y a los judíos. Se han especializado en este comportamiento durante décadas. Sin embargo, cuando se trata de denunciar crímenes cometidos contra su propia gente por sus hermanos árabes, los líderes palestinos están felices de mirar hacia otro lado.

Mientras Abbas y sus funcionarios estaban ocupados emitiendo una declaración venenosa tras otra contra Israel la semana pasada, un informe publicado por el Grupo de Acción para los palestinos de Siria reveló que 250 niños palestinos han sido asesinados en Siria desde el comienzo de la guerra civil en 2011. .

Según el informe, 128 niños murieron bajo bombardeos; 15 fueron asesinados a tiros por francotiradores; 11 fueron abatidos a tiros; dos niños fueron torturados hasta la muerte; 22 se ahogaron en el mar mientras huían de Siria; Otros 22 murieron en explosiones de automóviles y 35 murieron debido al bloqueo y la negligencia médica. Otros 14 niños murieron por otras causas, como quemaduras, asfixia, atropello y secuestro.

El grupo señaló que el número total de palestinos asesinados en Siria desde 2011 ahora es de 3.989.

¿Dónde está la indignación de los líderes palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza por eso? Está reservado para un judío que visite pacíficamente el Monte del Templo. Para ellos, esas visitas son mucho más importantes que 250 niños palestinos asesinados en cualquier país árabe. Esto resume la actitud de los líderes palestinos: desprecio ruinoso por la vida de sus propios hijos e intenciones malignas para los judíos y sus hijos.

Bassam Tawil es un musulmán árabe con sede en Oriente Medio.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.gatestoneinstitute.org/14730/palestinian-authority-new-intifada

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.