Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 12, 2019
donativo

El eje radical de Irán intensifica sus esfuerzos por construir una maquinaria de guerra contra Israel


Hassan Soleimani y Qassem, segundo al mando de Hisbollah

Una guerra que utiliza a agentes estado entre el eje radical chiita liderado por Irán e Israel se ha hecho pública en las últimas semanas. Este conflicto está impulsado por la determinación de Israel de evitar que Irán desarrolle capacidades de ataque en Siria, en el Líbano y en Irak.

Según las FDI, los operativos de la milicia chiita bajo el mando de las Fuerzas Quds iraníes dispararon cohetes hacia Israel a comienzos del mes de septiembre desde las afueras de Damasco. Ninguno de los proyectiles cruzó hasta Israel y todos cayeron dentro de Siria. (Las Fuerzas Quds son la fuerza secreta élite de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica [CGRI] que operan alrededor del mundo).

Este ataque parece haber sido una respuesta a un ataque aéreo reportado sobre posiciones mantenidas por las milicias chiitas respaldadas por Irán en el cruce fronterizo Albukamal que une a Siria e Irak. El cruce Albukamal fue el lugar de un ataque aéreo en mayo, 2018 atribuido vía informes en los medios de comunicación a Israel. Irán ha designado el cruce como un enlace central en su proyecto de un corredor terrestre, diseñado para permitir que Teherán inunde Siria y el Líbano con convoyes terrestres que transportan misiles, combatientes, logística y plataformas militares.

En su apuro por responder, las Fuerzas Quds parecían lanzar un ataque con cohete bastante ineficaz, tal vez reflejando el hecho de que la campaña preventiva de Israel en Siria ha logrado negarles a los iraníes la oportunidad de atrincherarse militarmente en Siria.

Mientras tanto, el programa actualizado de misiles dirigido por Hezbollah y su patrocinador iraní se ha intensificado en los últimos años. Este mayor esfuerzo ha visto a Hezbollah construir instalaciones de armas secretas en todo el Líbano con el propósito de convertir cohetes imprecisos de varios alcances en misiles guiados de precisión, según la nueva información publicada por las FDI.

Este programa, si es continuado sin interrupción, constituiría un nuevo nivel de amenazas para Israel, ya que le daría al eje radical chiita liderado por Irán la capacidad de dirigir misiles de precisión hacia las instalaciones estratégicas sensibles en Israel.

En efecto, significara que Hezbollah pudiera atacar las plantas de energía, aeropuertos, puertos marítimos, bases militares y otras instalaciones críticas de Israel. Israel ha dejado claro, tanto en hechos como en acciones de que no tolerará la acumulación de tales capacidades. Las crecientes tensiones que rodean este programa conllevan el riesgo de deteriorarse y convertirse en un conflicto regional.

Según informes en los medios de comunicación internacionales, a finales de agosto drones explosivos israelíes atacaron una máquina iraní al sur de Beirut que producía combustible de alta calidad para los misiles balísticos guiados. Hezbollah prometió responder derribando un drone israelí – una amenaza que afirmó haber cumplido el 9 de septiembre. Las FDI dijeron que el drone se estrelló y que no había información confidencial que hubiese sido puesta en riesgo.

La decisión de Hezbollah tomada el 1 de septiembre de disparar una descarga de misiles Kornet anti-tanques sobre una base de las FDI cercana a la frontera libanesa, que casi impactó sobre un vehículo de las FDI, se produjo días después de que Israel atacara una célula terrorista liderada por Irán en Siria en las etapas finales de preparación de un ataque con explosivos utilizando drones sobre Israel.

En última instancia, estos incidentes reflejan una lucha más profunda en la que Israel tiene decidido evitar que Irán y sus agentes terroristas acumulen niveles inaceptablemente peligrosos de potencia de fuego que pudieran poner en grave peligro el frente civil de Israel.

Entre los años 2013 y 2015, las FDI informaron que Irán ha comenzado a pasar de contrabando misiles de precisión listos para ser utilizados desde Irán, a través de Siria, a Hezbollah en el Líbano.

La mayoría de estos esfuerzos fueron frustrados por “ataques atribuidos a Israel”, señalaron las FDI y el proyecto iraní fracasó. Como resultado, en el 2016, Irán y Hezbollah modificaron sus tácticas. En lugar de transportar misiles guiados completos, decidieron que convertirían los cohetes imprecisos existentes en misiles guiados y lo harían en suelo libanés.

El plan iraní involucraba la producción de cohetes no-guiados en el Centro Sirio de Investigaciones Científicas, conocido por su acrónimo francés SERS, un centro de investigación y producción de armas del gobierno al noroeste de Siria. La segunda mitad del plan se basó en el contrabando de componentes de precisión traídos desde Irán al Líbano.

En suelo libanés, las tripulaciones debían convertir los cohetes en misiles precisos. Hezbollah se propuso establecer instalaciones de conversión alrededor de todo el Líbano, incluyendo la capital, Beirut.

Las FDI dieron el paso inusual de exponer al personal clave que laboró en el programa de misiles de precisión iraní, nombrando al Brigadier General Muhammad Hejazi como el comandante de las Fuerzas Quds en los cuerpos libaneses, quien trabaja directamente bajo el mando del encabezado de las Fuerzas Quds Qassem Suleimani.

Hejazi comandó a dos oficiales de alto rango del CGRI: el gerente de tecnología del proyecto precisión del CGRI, quien se especializa en misiles superficie- superficie y el Brigadier General Ali Nuruzi, director de logística del CGRI.

Este es responsable de transferir componentes desde Irán a través de Siria hacia las instalaciones del proyecto libanés.

Fuad Shukr, un alto comandante de Hezbollah, fue nombrado comandante del proyecto precisión de la organización chiita. Como asesor del Secretario General de Hezbollah Hassan Nasrallah y miembro del foro más importante, el Consejo Yihad, Shukr dirigió la planificación y ejecución del ataque con bomba de 1983 al cuartel de los Marines estadounidenses en Beirut, que puso fin a las vidas de 241 estadounidenses. Este se encuentra en la lista de más buscados del Departamento de Estado norteamericano.

Las Fuerzas Quds utilizan tres canales principales para pasar de contrabando componentes de misiles de precisión hacia el Líbano, según las FDI. El primero es el canal terrestre, utilizando cruces fronterizas oficiales, tales como el cruce Masnaa Siria-Líbano. El segundo canal es a través de vuelos civiles desde Irán que aterrizan en el Aeropuerto Internacional Rafiq Hariri en Beirut. El tercero es por mar, a través del puerto internacional de Beirut.

Sin embargo, a pesar de las nuevas tácticas, entre los años 2016 y 2018, el eje radical chiita no logró cumplir sus objetivos.

En los últimos meses, Israel notó un aumento en los esfuerzos de Irán y Hezbollah para producir misiles guiados en el Líbano. Este esfuerzo implicó el duplicar la construcción de lugares de producción y conversión de misiles en el Líbano.

Estos lugares, según las FDI, involucran el ensamblaje de estabilizadores dentro de los misiles, motores, componentes de control y guía además de ojivas explosivas para convertir cohetes no tan precisos de varios rangos en misiles de precisión.

El 3 de septiembre, las FDI expusieron públicamente una instalación de Hezbollah en el valle Bekaa al este del Líbano que estos utilizan para convertir y fabricar misiles guiados. Creado por Irán y Hezbollah, el lugar recientemente incrementó sus actividades. Este cuenta con una “línea de montaje dedicada a armas de precisión y transferencia de equipos sensibles”, dijeron las FDI. La presencia de un centro de producción en masa para misiles guiados es el tipo de amenaza que Israel ha advertido no tolerará.

El lugar de producción de misiles del Valle Bekaa contiene maquinaria para la fabricación de ojivas y motores para los misiles, creando proyectiles que poseen una precisión de menos de 10 metros – considerada altamente precisa en términos militares.

“A fin de fabricar los misiles, Irán suministra maquinaria especial e instruye a los equipos de fabricación, además de ofrecer una continua guía de apoyo”, dijeron las FDI.

Hezbollah, temiendo ataques, evacuó valiosos equipos del complejo a “lugares civiles en Beirut”, según lo dicho por el ejército israelí.

“A lo que nos enfrentamos en este escenario específico es al proyecto de municiones guiadas de Hezbollah en el Líbano, que hemos expuesto y no tenemos intención de permitir que exista debido a la gravedad de la amenaza”, dijo el portavoz de los medios de comunicación internacionales de las FDI, Teniente Coronel Jonathan Conricus luego del ataque con misiles anti-tanques perpetrado por Hezbollah el 1 de septiembre. “Ese es el contexto desde nuestro punto de vista”.

En respuesta al ataque israelí contra el escuadrón de drones de las Fuerzas Quds una semana antes, Conricus dijo: “Sé que Israel y las FDI están combatiendo internamente desde Israel para defender nuestra soberanía y a nuestra población civil. Y sé que los iraníes, en promedio, están de 600 a 1.000 kilómetros de distancia de sus fronteras. Están tratando de atacar a Israel. Nosotros entendemos que los iraníes intentarán seguir atacando. Estamos listos y preparándonos para tales operaciones. Estamos preparados para una gran cantidad de escenarios diferentes y tenemos los planes ofensivos necesarios para tomar represalias si fuese necesario”.

Además de estos desarrollos, se ha dado a conocer nueva información sobre las actividades de las Fuerzas Quds en Siria, luego de que Israel frustrara un ataque con drones desde territorio sirio.

Anteriormente, las FDI identificaron a las Fuerzas Quds como la entidad que organizó, entrenó y comandó el escuadrón de drones y también identificaron a dos miembros chiitas libaneses del escuadrón por su nombre. Los agentes Hasan Zbibi de la ciudad libanesa de Nabatieh y Yasir Dahir de la aldea Blida fueron asesinados en el ataque de las FDI en sus instalaciones al sur de Damasco. Estos viajaron previamente a Irán en muchas ocasiones, dijeron las FDI agregando que “fueron entrenados” en el manejo de vehículos aéreos no tripulados y drones explosivos. Estos volaron a Irán a bordo de vuelos civiles de la aerolínea Mahan Air para ser entrenados, dijeron las FDI, publicando imágenes que parecen haber sido tomadas con uno de los teléfonos celulares de los agentes a bordo del vuelo.

En los días siguientes, nueva información reveló la identidad de los Cuerpos de las Fuerzas Quds en Siria. El Cuerpo está encabezado por el General iraní Javad Ghaffari, quien opera bajo el comando directo del jefe de las Fuerzas Quds Qassem Soleimani.

Ghaffari no solo supervisó el escuadrón que realizó el ataque con drones – sino que también comanda a decenas de miles de miembros de la milicia chiita de varios países activos a lo largo de toda Siria, incluyendo Damasco, Alepo y el este de Siria. Ghaffari reclutó a los cuatro miembros libaneses del escuadrón de drones, les entrenó y supervisó la ejecución del ataque, antes de que el escuadrón fuese destruido en un ataque aéreo israelí.

 

Yaakov Lappin es investigador asociado en el Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat y corresponsal de asuntos militares y estratégicos. Este realiza investigaciones y análisis para grupos de expertos en defensa y es el corresponsal en Israel de IHS Jane’s Defense Weekly. Su libro The Virtual Caliphate (El Califato Virtual) explora la presencia yihadista en la red.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

La guerra se antoja inevitable por parte de Iran, a medida que los discursos y amenazas contra Israel suben de tóno, y que los preparativos militares siguen su cúrso …una guerra de consecuencias imprevisibles, dado el poder armamentísco del que disponen ámbos ejércitos, y que podriá ademas arrastrar a otros, a intervenir en ella, extendiendose asi su radio de accion, con todo lo que ello conlleva …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.