Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves diciembre 5, 2019
donativo

El Tiroteo En La Sinagoga De Alemania El Día De Yom Kipur No Surgió De La Nada


La respuesta de Merkel al brote de violencia antisemita del miércoles, presuntamente llevado a cabo por Stephan Balliet en la ciudad del este de Alemania, 170 kilómetros al suroeste de Berlín, fue correr a una vigilia en las afueras de la Nueva Sinagoga de Berlín y hacer que su portavoz, Steffen Seibert, declarara: “Debemos oponernos a cualquier forma de antisemitismo”.

Las políticas de inteligencia y de lucha contra el terrorismo exigen que se tome en serio a Kemp, que ha estado a la vanguardia de la lucha contra el antisemitismo mundial durante años y que dirigió la Operación Fingal en Afganistán en 2003.

De ahí que el sucinto contragolpe de Kemp revelara el mediocre desempeño de Merkel en la lucha contra todas las formas de odio hacia los judíos en Alemania.

Merkel ofrece constantemente comentarios y discursos sobre la necesidad de su país de proteger las instituciones judías. En una entrevista concedida a CNN en mayo, dijo que Alemania “desgraciadamente siempre ha tenido un cierto número de antisemitas entre ellos”, y agregó que “hasta el día de hoy no hay ni una sola sinagoga, ni una sola guardería para niños judíos, ni una sola escuela para niños judíos que no necesite ser vigilada por la policía alemana”.

Merkel se negó a decir lo que significa el “cierto número de antisemitas”. Por ejemplo, un estudio del Bundestag de 2017 mostró que el 40% de la población alemana tiene un punto de vista antisemita contemporáneo, a saber, el odio intenso al Estado judío. La forma en que este nivel alarmantemente alto de actitudes antisemitas en Alemania se traduce en indiferencia hacia el aumento de la violencia antisemita es una cuestión que merece ser investigada.

Sin embargo, el problema, como señaló Kemp, es que Merkel no busca erradicar el antisemitismo letal. Permanece en una postura puramente defensiva y retórica.

Otros dos ejemplos de violencia antisemita durante la última semana en Alemania ponen de relieve el peligro para judíos e israelíes.

Un hombre sirio intentó entrar en el centro de la comunidad judía de Berlín y en la sinagoga del distrito Mitte de Berlín armado con un cuchillo, gritando “Allahu akhbar” y “F*** Israel” mientras se acercaba al edificio. La alta tolerancia de Berlín hacia el antisemitismo, según los críticos, llevó a las autoridades a liberar rápidamente al hombre sirio. El alcalde de Berlín, Michael Müller, fue criticado por su gran incompetencia en la lucha contra el creciente antisemitismo en la capital por un comentario en la circulación masiva del periódico Bild.

En el estado sureño de Baviera, un hombre de habla árabe arrojó una piedra a la cabeza de una mujer israelí después de escucharla hablar hebreo. La mujer sufrió una ligera lesión y el sospechoso huyó del lugar.

Julian Reichelt, editor jefe del Bild, escribió un comentario profundo y poderoso titulado “Nunca más”.

Cabe señalar que el neo-nazi Balliet se casó con una visión del mundo antisemita que incluía la teoría del “gobierno ocupado por los sionistas”.

El crisol donde se encuentran los antisemitas de extrema derecha, izquierda e islamismo es un ardiente deseo de destruir el Estado de Israel.

La obra maestra dialéctica de Reichelt de un comentario combinó el pasado con el presente y conectó los puntos del antisemitismo que han sido ignorados y minimizados por la administración de Merkel, los principales medios de comunicación y la sociedad en general en la república federal.

Citó la inacción política alemana ante la discriminación de un estudiante israelí, Adar M., a quien se le negó el servicio después de comprar un billete para viajar de Frankfurt a Bangkok en 2016 por ser israelí. El ministro de transportes de Alemania, Andreas Scheuer, no tomó ninguna medida contra Kuwait Airways. La retórica de Scheuer, como la de Merkel, está de un lado de la valla, mientras que su acción permanece del otro lado.

“Cuando una organización terrorista antisemita (Hezbolá) opera abiertamente en Alemania, nuestro gobierno federal no se atreve a prohibirla”, escribió Reichelt.

El Consejo Central de judíos de Alemania ha instado a Merkel a que proscriba la letal entidad terrorista antisemita Hezbolá. Merkel y su ministerio de asuntos exteriores dirigido por Heiko Maas se han negado vehementemente a prohibir a Hezbolá y a sus 1.050 miembros y partidarios en Alemania, que difunden una ideología antisemita letal.

El Jerusalem Post fue el primero en informar en agosto sobre un centro controlado por Hezbollah en la ciudad alemana de Münster en el que un miembro libanés declaró: “Hemos prometido lealtad a Jamenei; estamos acusados de terrorismo y orgullosos de ello”.

El Post informó la semana pasada que el gobierno de Merkel se negó a etiquetar de antisemita al comandante en jefe del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC), el llamado del general Hossein Salami a “borrar a Israel del mapa”. Merkel y su ministerio de Asuntos Exteriores insisten en designar la charla de Salami como mera “retórica anti-israelí”.

Todo esto ayuda a explicar por qué los postes de la portería en Alemania se han movido en una dirección que permite una mayor tolerancia hacia las actividades y el lenguaje antisemitas letales. Simplemente no existe una verdadera política antiterrorista contra el antisemitismo en Alemania. ¿Cómo puede esperarse que Merkel combata el antisemitismo en Alemania cuando se niega a decir que el llamamiento del régimen iraní para exterminar a más de seis millones de judíos israelíes no es antisemita?

La campaña de Merkel para proteger el acuerdo nuclear iraní y no molestar al régimen clerical parece tener prioridad sobre la ofensiva para combatir el antisemitismo del régimen iraní. Los acuerdos comerciales con la República Islámica de Irán siguen siendo el centro del pensamiento y la acción de la administración de Merkel. A la luz de la política del régimen pro iraní de Merkel, ¿puede su promesa a través de su portavoz Seibert de que “debemos oponernos a cualquier forma de antisemitismo” estar basada en la realidad?

Además de negarse a proscribir a Hezbolá como entidad terrorista, Merkel y su ministro del Interior, Horst Seehofer, se oponen a la proscripción de la entidad terrorista palestina Frente Popular para la Liberación de Palestina. Tanto EE.UU. como la UE han clasificado al FPLP como una organización terrorista.

Alemania se ha convertido en un país terriblemente inseguro para los judíos. La aliá sigue siendo la mejor opción para la comunidad judía de Alemania, que cuenta con 116.000 miembros.

El clima de seguridad empeorará progresivamente para los judíos en Alemania debido a que Merkel no enfrentó agresivamente al antisemitismo con hechos y no con palabras. Vale la pena repetir el sabio consejo de Kemp: “Como siempre, sólo palabras, cuando se necesita acción.”

Traducido por Noticias de Israel

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.