Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes noviembre 5, 2019
donativo

Israel Ocupa El Primer Lugar En Emprendimiento Innovador Y Estabilidad Macroeconómica


Israel se mantuvo firme en el puesto 20 de 141 economías en el Informe de Competitividad Global 2019-2020 del Foro Económico Mundial, publicado la semana pasada, manteniendo su puesto del año pasado y asegurando una vez más el primer lugar en el empresariado y la adopción de ideas trasformadoras.

Israel también ocupó el primer lugar en categorías como la estabilidad macroeconómica, que minimiza la vulnerabilidad de su economía nacional al impacto de cualquier choque externo, el crecimiento innovador de las empresas, el gasto en I&D y la colaboración entre múltiples partes interesadas.

El Informe sobre la competitividad mundial, publicado por primera vez en 2004, califica la competitividad de una economía sobre la base de 12 pilares (categorías), entre los que se incluyen la capacidad de innovación, el dinamismo empresarial, el tamaño del mercado, la salud, las aptitudes, la estabilidad macroeconómica, las instituciones y la infraestructura, y 103 indicadores (subcategorías).

El índice general 2019-2020 pinta “un cuadro sombrío” una década después de la crisis financiera mundial y una economía mundial “atrapada en un ciclo de crecimiento de la productividad bajo o plano, a pesar de la inyección de más de 10 billones de dólares por parte de los bancos centrales”.

“El crecimiento moderado, el aumento de las desigualdades y la aceleración del cambio climático proporcionan el contexto para una reacción violenta contra el capitalismo, la globalización, la tecnología y las élites. Hay un estancamiento en el sistema de gobernanza internacional y la escalada de las tensiones comerciales y geopolíticas están alimentando la incertidumbre”, dice el resumen.

Los autores dijeron que la encuesta del informe a 13.000 ejecutivos de negocios destaca una “profunda incertidumbre y menor confianza”.

Según el índice, la economía más competitiva del mundo en 2019 es Singapur, con una puntuación de 84,8 sobre 100. Superó a Estados Unidos, que cayó al segundo lugar con una puntuación de 83,7. Hong Kong ocupó el tercer lugar (83,1), subiendo cuatro puestos respecto al informe del año pasado, Holanda quedó en cuarto lugar, subiendo dos puestos con una puntuación de 82,4, y Suiza cayó un puesto para redondear los cinco primeros este año.

Israel recibió una puntuación total de 76,7.

Según el índice, la puntuación media de las 141 economías fue de 61 puntos. “Esto es casi 40 puntos menos que la ‘frontera’ [100 puntos]”, escribieron los autores. “Se trata de una brecha de competitividad global que es particularmente preocupante, dado que la economía mundial se enfrenta a la perspectiva de una recesión”.

El estudio afirma que “las economías deben ser holísticas en su enfoque de la competitividad, en lugar de centrarse únicamente en un factor particular. Un buen desempeño en un pilar no puede compensar un mal desempeño en otro”.

Mientras que el desempeño general de Israel se mantiene prácticamente sin cambios con respecto al año pasado, el país ha caído cuatro puestos desde el puesto 16º en el informe 2017-2018. Ocupó el puesto 24º en la clasificación general en 2016-2017.

El asesor económico jefe del Banco Hapoalim, el profesor Leo Leiderman, dijo al diario financiero israelí Globes que la calificación de Israel de este año fue una decepción que “plantea un desafío”.

“Hay mucho que hacer para mejorar la competitividad de la economía israelí en los próximos años. Por una parte, Israel está muy bien valorado en ámbitos como la iniciativa empresarial, la inversión en I&D, la búsqueda de nueva innovación, la disponibilidad de capital riesgo y el dinamismo empresarial. Por otro lado, se nos califica de muy bajos en regulación onerosa, visión de largo plazo en la política gubernamental, [la] efectividad del sistema ferroviario, la burocracia y la competitividad en el mercado interno de productos”.

Según el informe del WEF, Israel es un centro de innovación, que ocupa el 15º lugar en el pilar de la capacidad de innovación gracias a un ecosistema bien desarrollado, y por encima del 16º lugar del año pasado.

“Israel es el país que más invierte en I+D (4,3 por ciento del PIB), y es donde la cultura empresarial es más fuerte, donde más se acepta el fracaso empresarial, donde las empresas más aceptan el cambio y donde las empresas innovadoras crecen más rápidamente”, señala el informe.

La reputación de Israel como potencia innovadora está tan bien ganada que un informe publicado a principios de este año por Start-Up Nation Central (SNC) y PwC Israel (PricewaterhouseCoopers Advisory Ltd) mostró que alrededor del 77 % de las multinacionales encuestadas dijeron que se establecieron en Israel “para aprovechar esta apertura, así como para beneficiarse de otros factores como la mentalidad de Israel de cuestionar los procesos, decisiones y nociones conocidos, y su enfoque positivo de la asunción de riesgos y el fracaso”. Los datos fueron recogidos de más de 90 multinacionales y se basaron en entrevistas con 73 ejecutivos y líderes de la innovación de 22 países.

En el informe del WEF, Israel ocupa el cuarto lugar en cuanto a dinamismo empresarial, su segunda posición más alta en una categoría que tiene en cuenta la cultura empresarial y los requisitos administrativos de la gestión de una empresa. Israel también recibió las mejores calificaciones por “actitudes hacia el riesgo empresarial” y “crecimiento de empresas innovadoras”, que son todas subcategorías son dinamismo empresarial, y ocupó el primer lugar en la subcategoría de “empresas que adoptan ideas perturbadoras”, en comparación con el tercer puesto del año pasado.

En su mayor mejora con respecto al año pasado, Israel ocupó el primer lugar en el indicador de “brecha crediticia” en el pilar de estabilidad en la categoría de sistema financiero. El año pasado, Israel ocupó el puesto 86 en la misma subcategoría.

Por segundo año consecutivo, Israel ocupó el primer lugar entre 141 países en cuanto al gasto en I+D como porcentaje del PIB en el marco del pilar de capacidad de innovación. También ocupó el primer lugar en el subpilar de colaboración entre múltiples partes interesadas, en comparación con el tercer puesto del año pasado.

Israel ocupa el segundo lugar en la subcategoría de disponibilidad de capital riesgo y “facilidad para encontrar empleados cualificados”, al igual que el año pasado, quedando sólo por detrás de Estados Unidos en ese subpilar. Ambos factores apoyan un sector privado floreciente e innovador, según el informe del FEM.

El país puede “contar con una mano de obra altamente cualificada, con una media de 13 años de escolaridad” (12º en el ranking mundial, por debajo de los nueve del año pasado), y una propensión a una población con habilidades digitales (sexto puesto).

Pero hay margen de mejora. La tasa de adopción tecnológica básica para Israel (45º lugar con una puntuación de 67,6) está muy por debajo de la media de la OCDE (73,0). Israel también sufre de persistentes problemas de seguridad (42º en todo el mundo), una reglamentación onerosa (69º) y un bajo compromiso con la sostenibilidad (81º).

Además, la subcategoría de eficiencia del mercado, donde Israel ocupa el puesto 32, sufre de una relativa falta de competencia y de barreras de entrada, según el informe.

“Israel lideró la región de Oriente Medio y África del Norte, con la mayor puntuación global, seguido de los Emiratos Árabes Unidos (25º), Qatar (29º) y Arabia Saudí (36º)”.

 

 
Comentarios

Como no seria de otra manera, Israel de forma callada, sin querer vivir de la subvención, esta escalando los mayores puestos para ser el referente mundial, donde deberían mirarse y fijarse el resto del mundo, nos alegramos el reconocimiento mas que merecido

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.