Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves diciembre 5, 2019
donativo

Israel acuerda monitorear la inversión extranjera


Jerusalén y Pekín han cultivado una floreciente relación económica en los últimos años, pero ese vínculo está limitado por la tensión que ha generado con Washington, desconfiado de la creciente huella de China en los activos estratégicos israelíes. En un esfuerzo por mitigar esta tensión, el gabinete de seguridad de Israel decidió establecer un mecanismo para monitorear la inversión extranjera.

Mediante un crecimiento económico rápido y sostenido y un aumento dramático en la inversión internacional, China se ha convertido en el segundo socio comercial más grande de Israel y en un importante inversor extranjero. También ha tomado un interés activo en colaboración con Israel en innovación y tecnología, lo que inspiró el establecimiento de una «Asociación de Innovación Integral» entre los dos países en marzo de 2017. En 2018, el comercio bilateral entre los países alcanzó un récord de $ 15.3 mil millones, frente a solo $ 51.5 millones en 1992 y $ 13.1 mil millones en 2017.

Sin embargo, la creciente huella de Beijing en activos estratégicos israelíes ha sido una fuente de mayor fricción con los Estados Unidos. El estrecho vínculo de Jerusalén con Washington es uno de varios factores que ejercen presión sobre las relaciones chino-israelíes, lo que limita la profundidad y el alcance de la relación. Tales presiones han existido desde antes del establecimiento de lazos diplomáticos oficiales en 1992.

Después de tres años de deliberaciones y una intensa presión de los EE. UU. sobre las crecientes inversiones chinas en empresas israelíes, particularmente en empresas de tecnología, el gabinete de seguridad de Israel decidió el 30 de octubre de este año establecer un nuevo mecanismo para monitorear las inversiones extranjeras.

La iniciativa de establecer un nuevo panel asesor sobre inversiones extranjeras en Israel, definido como inversiones, fusiones y adquisiciones, ha estado en proceso durante más de un año, luego de un proyecto de ley impulsado por MK Omer Barlev en julio de 2018 para crear un plan formal y proceso organizado para examinar la inversión extranjera. Israel se une a muchos países del mundo, incluidos Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Alemania y Australia, que han lanzado un mecanismo para monitorear la inversión extranjera en sus países por razones de seguridad nacional.

Aunque la decisión del gabinete se enmarca como «supervisión de la inversión extranjera» en general, el objetivo real es crear un mecanismo para evaluar las inversiones de las empresas chinas y los fondos de inversión en activos estratégicos israelíes. Las compañías sujetas a investigación de antecedentes estarían en negocios designados como críticos para la economía o la seguridad nacional, incluidas las empresas involucradas en infraestructura o con acceso a los datos de los israelíes, como compañías de telecomunicaciones, instituciones financieras y fabricantes de armas.

Según la decisión del gabinete, los miembros de varias agencias gubernamentales participarán en el comité, incluido el Ministerio de Finanzas. También incluirá miembros del Consejo de Seguridad Nacional y el Ministerio de Defensa, así como observadores de los ministerios de Asuntos Exteriores y Economía y el Consejo Económico Nacional.

Los reguladores consultarán voluntariamente con el comité; las transacciones comerciales que no requieren la aprobación del gobierno no se presentarán ante él. Lo más importante es que el comité no tendrá autoridad sobre el sector tecnológico, que fue un punto de conflicto importante mientras se discutía el comité.

La función del comité es ayudar a los reguladores a incorporar consideraciones de seguridad nacional en el proceso de aprobación de inversiones extranjeras en los sectores de finanzas, comunicaciones, infraestructura, transporte y energía. El comité se establecerá dentro de los 45 días y los reguladores podrán contactar al comité a partir del 1 de enero de 2020. El gabinete se reunirá en seis meses para revisar el trabajo del organismo y hacer ajustes si es necesario.

La decisión del gabinete de seguridad de establecer el comité sigue a la inversión masiva china en los últimos años en proyectos de infraestructura israelíes vitales y a menudo sensibles, incluido el proyecto del túnel Carmel en Haifa, la Línea Roja del tren ligero de Tel Aviv y los puertos de Ashdod y Haifa, como así como la venta del gigante alimentario Tnuva a una empresa china. Aunque Israel ha bloqueado la inversión china en el pasado, ningún organismo individual estaba autorizado para supervisar el proceso. Por ejemplo, la Comisionada de Mercados de Capital de Israel, Dorit Salinger, bloqueó todos los intentos de las empresas chinas de adquirir las compañías de seguros israelíes Phoenix Holdings, Meitav-Dash y Clal Insurance Enterprises.

La administración Trump quiere que Israel actúe sobre el tema de la inversión en medio de una amarga guerra comercial con China y la ansiedad por la aspiración de Beijing de convertirse en un líder mundial de alta tecnología. Según la televisión,  Canal 13, en abril de 2019, cuando el presidente Donald Trump firmó el documento que reconoce la soberanía israelí de los Altos del Golán, exigió que Jerusalén establezca vínculos con China. Trump incluso advirtió que no hacerlo podría dañar la ayuda militar estadounidense a Israel.

Israel ha tratado de evitar tomar partido en el conflicto y permanecer neutral. Le tomó mucho tiempo a Israel tomar una decisión sobre este asunto porque estaba tratando de equilibrar sus intereses entre querer proteger su relación con su aliado más confiable y querer proteger los florecientes lazos económicos con China. Israel no quería colocar obstáculos en el camino de las inversiones que son un motor esencial de su economía. En 2018, la inversión china en el sector tecnológico de Israel alcanzó más de $ 325 millones.

Los funcionarios israelíes temen que el nuevo organismo de supervisión pueda representar un peligro para la economía israelí. El cuerpo podría haber sido un golpe mortal para el sector tecnológico, ya que cualquier inversor extranjero habría tenido que tener en cuenta el hecho  que cualquier acción que quisiera realizar después de su inversión estaría sujeta al escrutinio de un organismo secreto de seguridad que no les debía explicaciones El ministerio de finanzas estaba muy preocupado porque el establecimiento del organismo podría afectar severamente los fondos que se invierten en el sector tecnológico, que son una fuente de ingresos significativa para Israel en forma de impuestos y más indirectamente a través de los altos salarios que reciben los empleados de tecnología.

La gran pregunta es cómo el nuevo comité afectará las relaciones entre China e Israel en el futuro, si es que lo hace.

Solo desempeñará una función de asesoramiento sobre posibles inversiones extranjeras en empresas israelíes, y los reguladores gubernamentales no tienen que consultar con el comité o aceptar sus recomendaciones. No está claro si este mandato satisfará a la administración Trump, que exigió restricciones más fuertes a las inversiones chinas, especialmente en la industria tecnológica.

La decisión del gabinete fue un compromiso entre la seguridad nacional y la necesidad de mantener estrechas relaciones tanto con Estados Unidos como con China. Queda por ver si satisfará a Washington o enojará a Beijing hasta el punto de expulsar a los inversores chinos.

***El Dr. Mordechai Chaziza tiene un Ph.D. de la Universidad Bar-Ilan y se especializa en relaciones exteriores y estratégicas chinas .

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://besacenter.org/perspectives-papers/israel-monitor-foreign-investment/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.