Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves diciembre 5, 2019
donativo

Decir la verdad para avanzar hacia la paz

Moshe Ya'alon, "uno no puede ser un 'ocupante' en su propia tierra ”


JNS.org – Los críticos de la determinación de la administración Trump  que los asentamientos «no son per se ilegales» afirman que es perjudicial para la posibilidad de la paz. Dicen que, como el traslado del presidente Donald Trump de la embajada de EE. UU. a Jerusalén, está motivado solo por consideraciones políticas groseras.

Estas críticas están totalmente fuera de lugar. Lo que no entienden es que los movimientos de la administración Trump han sido diseñados para restablecer la etapa diplomática de Oriente Medio de una manera que avance un proceso de paz realista, basado en verdades históricas, realidades concretas, soluciones pragmáticas y comportamiento responsable.

En primer lugar, esto significa reducir las expectativas palestinas irracionales y hacer retroceder el maximalismo palestino. El liderazgo palestino debe ser desilusionado de la noción que puede obligar a Israel a retirarse de manera rápida, amplia y arriesgada apelando a las cortes y tribunales internacionales. La posibilidad  que los asentamientos sean ilegales, o un crimen de guerra, ha sido una parte clave de esta insufrible ofensiva palestina.

Como el inteligente secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo sabiamente la semana pasada: «Llamar a los asentamientos ilegales no ha avanzado la paz». Mientras el mundo considere ilegales los asentamientos judíos en Judea y Samaria y considere los territorios como propiedad robada, los palestinos no tienen motivos para negociar con Israel.

Incluso si cree que los asentamientos israelíes deberían revertirse en el contexto de un acuerdo de paz razonable, aplicar el epíteto demoníaco «ilegal» crea una narrativa destructiva que hace menos probable un acuerdo de paz. Es un discurso nocivo.

Lo que Washington ha hecho, la semana pasada y en sus recientes decisiones sobre Jerusalén, la UNRWA, la ayuda a la Autoridad Palestina (AP), los Altos del Golán y más, es avisar a los palestinos  que Estados Unidos no entregará concesiones israelíes en un bandeja de plata, y que mientras más palestinos se adhieran a una política obstruccionista, menos estadidad obtendrán.

Washington también afirma que la verdadera construcción de la paz comienza con la verdad. Como dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, «los judíos no son colonizadores extranjeros en Judea y Samaria». O, como dijo el cofundador y ex ministro de Defensa del Partido Azul y Blanco, Moshe Ya’alon, «uno no puede ser un ‘ocupante’ en su propia tierra ”. Ahora, que las negociaciones comiencen desde aquí.

Implícito en el enfoque refrescante y realista de la administración Trump está el entendimiento  que las negociaciones israelo-palestinas no deberían tomar como punto de partida una línea de armisticio de 70 años de edad forzada sobre Israel por la agresión árabe. «Desde el punto en que se interrumpieron las conversaciones» hace 11 años bajo un gobierno israelí derrotista anterior hasta la «valla de seguridad» defensiva forzada sobre Israel por el terrorismo palestino; o desde cualquier frontera dictada de antemano por países extranjeros con ictericia o tribunales legales internacionales politizados.

Del mismo modo, la posición de referencia de Israel al comienzo de cualquier conversación futura debería ser que el 100 % de Judea y Samaria (Cisjordania) pertenecen a Israel por derecho histórico, y que este derecho está fuertemente respaldado por la experiencia política, la solución legítima y las necesidades de seguridad . Solo entonces Israel puede esperar obtener un compromiso razonable.

Tenga en cuenta que existe un amplio consenso en Israel sobre asuntos de seguridad y asentamientos, acentuado por la respuesta positiva de los líderes del Partido Azul y Blanco al anuncio de los Estados Unidos sobre la legalidad de los asentamientos y a las declaraciones anteriores de los Estados Unidos sobre Jerusalén y el Golán. Incluso si los palestinos un día eligen establecerse con Israel, Israel insistirá en mantener el control del Valle del Jordán y la mayoría de las zonas de asentamiento de las tierras altas, sin mencionar una parte muy amplia de Jerusalén.

Y, por lo tanto, las felicitaciones se deben a la administración Trump por rechazar esencialmente paradigmas obsoletos y afirmaciones diplomáticas trilladas como «todos saben cómo son los contornos de un acuerdo de paz en Medio Oriente y corren a lo largo de las líneas anteriores a 1967» o «Israel debe permitir un estado palestino en toda regla en territorio contiguo en pleno control de todas sus fronteras «.

Hoy, estos no son más que ruinosos evangelios sintéticos.

La razón de esto es que los parámetros Clinton-Obama para un acuerdo israelí-palestino nunca fueron sabios o justos para Israel. No tuvieron suficientemente en cuenta los derechos históricos y nacionales de Israel en Judea y Samaria. Ciertamente no consideraron, y hoy no pueden acomodar adecuadamente, el entorno de seguridad radicalmente cambiado en el Medio Oriente desde que comenzaron los disturbios árabes e Irán comenzó su marcha hacia las fronteras de Israel.

Lo peor de todo, esos parámetros consideraron insuficientemente la naturaleza irredentista del movimiento nacional palestino. Ahora sabemos, por desgracia, que la AP no está cerca de convertirse en el Estado estable, moderado y democrático de Palestina que se prometió a palestinos e israelíes por igual.

En cambio, una parte del área reclamada por los palestinos está dirigida por una dictadura secular extremadamente corrupta que «paga por el asesinato» (financia el terrorismo contra Israel) y busca la criminalización de Israel en todos los foros internacionales, y que caería en manos de Hamas sin la presencia militar de Israel , mientras que la otra parte ya está gobernada por Hamas, una dictadura islámica radical armada hasta los dientes por Irán, que ha librado tres guerras contra Israel en los últimos 10 años y está abiertamente comprometida con la destrucción de Israel.

Recuerde esto también: los únicos gobiernos palestinos en Judea, Samaria y Gaza con los que los israelíes pueden vivir a largo plazo deben acordar un fin permanente del conflicto y todas las demandas sobre Israel, lo que significa que no hay «derecho» de retorno, la inculcación de la paz (y no el antisemitismo genocida) en las escuelas y los medios de comunicación, y la reconciliación con Israel como el estado-nación del pueblo judío.

Pero casi todos los palestinos rechazan estos contornos, que ven como una «jaula soberana». No anhelan un «estado» (incluso en las líneas de 1967) y aparentemente no sienten la urgencia de lograrlo.

Como admitió el prominente profesor asesor palestino Ahmad Khalidi: «El concepto de estado palestino no es más que una construcción punitiva ideada por nuestros peores enemigos, Estados Unidos e Israel, para restringir las aspiraciones palestinas y las ambiciones territoriales».

O como el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, ha dejado en claro en repetidas ocasiones, el movimiento de liberación palestino nunca reconocerá a Israel como un estado judío ni aceptará renunciar al llamado «derecho» del retorno de los refugiados. En resumen, quiere su estado, pero sin un final para el conflicto. Quiere un estado para continuar el conflicto contra la presencia del «colono judío ilegal» en toda «Palestina».

Despojar a Abbas de cualquier legitimidad para tal discurso bélico sobre la «ilegalidad» israelí es un objetivo clave, y con suerte será un resultado sólido, del anuncio de la administración Trump la semana pasada.

Un crítico de la administración Trump, el senador Mark Warner (D-VA, acusó  que el anuncio de Pompeo sobre los asentamientos «no tiene ningún propósito estratégico». Warner está equivocado: en la perspectiva a largo plazo, la determinación  que los asentamientos no son ilegales es estratégicamente inteligente, tácticamente valiosa , históricamente decidida y potencialmente prometedora de paz.

David M. Weinberg es vicepresidente del Instituto de Estudios Estratégicos de Jerusalén, jiss.org.il.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.