Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo junio 14, 2020
donativo

Preparaciones económicas para la era post-coronavirus


Una vez que haya pasado el peligro crítico que representa el coronavirus para la salud pública habrá una multitud de cuestiones que se abordarán con urgencia y la economía global tendrá que ser una prioridad. La planificación debería comenzar ahora, ya que serán necesarias enormes intervenciones gubernamentales. Donde hay grandes cantidades de dinero en juego se deben realizar evaluaciones críticas con anticipación y durante todo el proceso para evitar el desperdicio y el abuso.

La pandemia de coronavirus ha provocado enormes problemas sociales en todo el mundo. En una realidad sin precedentes, es importante que los gobiernos comiencen a planificar lo antes posible el período inmediatamente posterior a que haya pasado el peor peligro para la salud pública. Tal agenda debe construirse con anticipación, incluso si estuviera llena de fallas se pueden agregar nuevos planes a medida que las circunstancias surjan.

Entre la multitud de problemas que los gobiernos enfrentarán después del coronavirus, el golpe a las economías nacionales tendrá que tener prioridad. Los bloqueos y otras decisiones gubernamentales han destruido porciones significativas del PIB para muchos países durante este año y el desempleo ha aumentado dramáticamente.

Será necesaria una gran intervención financiera de los Estados para hacer frente a estos impactos, y varios países ya han dado los primeros pasos. La mejor manera de intervenir está lejos de ser clara y los diferentes gobiernos adoptarán enfoques distintos. Como hay cantidades extremadamente grandes de dinero en juego, se deberán realizar de manera continua evaluaciones críticas de eficiencia. Un gran desperdicio y abuso, en una situación tan fluida, podría empeorar una situación ya catastrófica.

La máxima prioridad tiene que ser determinar qué tipos de intervenciones pueden ayudar a que un país vuelva a una economía normal, aunque diferente. Las democracias gobernadas por gobiernos políticamente centristas o de centroderecha querrán volver a un tipo de realidad no socialista lo antes posible. Se requerirán inyecciones masivas de dinero en la sociedad, pero también evaluaciones continuas en todo momento. Los países que no lo hagan correrán el riesgo de caer en la trampa de convertirse en socialistas de facto.

También hay otros riesgos. En vista de las intervenciones masivas que se requerirán y la necesidad de resultados lo más rápido posible, habrá una tentación en algunos sectores hacia el autoritarismo. Esto contiene dos peligros. Una es que los que están en el poder pueden querer eludir la oposición cívica, que puede ser costosa y puede retrasar la toma de decisiones, empleando medidas de emergencia que luego se niegan a revocar. La otra es una posible tendencia en la que algunos ciudadanos vean los derechos civiles de otros como obstáculos para su propio avance económico. Eso podría llevarlos a votar por más partidos populistas y autoritarios. Este último desarrollo también podría ser el resultado de la disminución de las expectativas entre partes de la población, sobre el alcance de la ayuda que recibirán del gobierno.

Los controles y equilibrios tendrán un papel importante en las políticas gubernamentales, y no solo en lo que respecta a la economía. Queda por ver cómo las intervenciones afectarán los compromisos previos al coronavirus para actuar contra el cambio climático causado por el hombre, por ejemplo.

Habrá una tentación de nacionalizar las industrias e instituciones financieras esenciales, que se han hundido en graves problemas como resultado de la crisis. Hacerlo sólo tiene sentido a largo plazo con respecto a las privatizaciones de las industrias estatales donde la renacionalización habría sido inevitable de todos modos. Me viene a la mente la fallida privatización y la ruptura del ferrocarril británico.

Para otras corporaciones que necesitan tanta ayuda estatal que los gobiernos tienen que adquirir sus acciones, la nacionalización debería ser solo temporal. Los israelíes pueden recordar que su gobierno se convirtió en accionista de algunas de sus grandes instituciones bancarias cuando el sector bancario colapsó en 1983. Cuando los bancos se recuperaron y los mercados lo permitieron, el gobierno vendió sus acciones.

Mientras tanto, otro tema está surgiendo. ¿Cómo se puede compensar el enorme costo económico en términos de pérdida del PIB y un aumento considerable del desempleo nacional, contra la necesidad de tomar medidas extremas para combatir el impacto del virus en la salud? Esa discusión crecerá mucho más fuerte en las próximas semanas a medida que aumente la presión para un retorno a la «normalidad», pase lo que pase.

El valor de una vida humana no es un tema nuevo en economía, aunque a menudo se mantiene fuera del ojo público. Hay muchas evaluaciones de riesgos en las que se asigna una cifra específica para salvar una vida humana. Los fondos de atención médica, por poner un ejemplo, deben determinar el costo de los medicamentos costosos que se reembolsarán, de cara a la cantidad de vidas que puede salvar.

El gran aumento repentino en los niveles de desempleo debe abordarse con medidas gubernamentales importantes. La tentación será grande para hacer pagos estatales a todos los ciudadanos o a grandes grupos de ellos. Esto solo se puede hacer a gran escala por poco tiempo. Las excepciones son los países con poblaciones pequeñas e ingresos significativos derivados del petróleo u otros recursos naturales.

Para que esto funcione, se deberá establecer un servicio gubernamental para ayudar a quienes caen fuera de la red de seguridad. Algunas empresas no tendrán más remedio que cerrar o entrar en bancarrota y sus empleados se quedarán sin trabajo. Muchos trabajadores independientes no podrán reiniciar sus trabajos. Los países que se habían acostumbrado a los bajos niveles de desempleo tendrán que encontrar formas de ayudar a un número repentinamente mucho mayor de ciudadanos desempleados.

Esto requiere una planificación inmediata para extensos programas de reentrenamiento. Los gobiernos deberían evaluar las vacantes y determinar qué trabajos pueden ser ocupados por los nuevos desempleados. Esto es aún más relevante en países europeos donde la tasa de natalidad es inferior, a veces muy inferior al nivel de reemplazo.

El debate sobre la necesidad de reducir el impacto de la globalización ya ha comenzado. Los gobiernos tendrán que repensar qué productos importados a bajo costo desde el extranjero deben fabricarse en sus propios países. India, por ejemplo, luchó para proporcionar los medicamentos que necesitaba en el punto álgido de la crisis porque las materias primas no podían ser entregadas desde la bloqueada China.

La pandemia ha tenido un gran impacto en la UE, tan grande que suscita la pregunta de hasta dónde llega la solidaridad europea. Los gobiernos nacionales han tomado decisiones ante la crisis que sirvieron a sus propios intereses a expensas de esa solidaridad. Alemania, por ejemplo, se quedó con algunos equipos médicos y no los exportó a otros países europeos. También cerró sus fronteras a ciudadanos de varios países vecinos de la UE.

El Acuerdo de Schengen de 1985 fue un gran paso adelante en términos de facilitar los viajes dentro de la UE. Un europeo podría pasar de un país participante a otro sin tener que pasar por el control de pasaportes, lo que creó un sentido de unidad y significado en el continente. El reciente cierre de fronteras por parte de algunos países de la UE ha tenido el efecto contrario: creó una mayor conciencia entre los ciudadanos de que viven en países diferentes.

Todo esto palidece contra el enorme problema financiero creado por el coronavirus. Inicialmente, la atención se centró en Italia, que fue más afectada que cualquier otro país europeo por la pandemia. Su sufrimiento probablemente continuará, incluso después del pico de la amenaza para la salud, ya que el virus podría tener un impacto aún mayor en la economía de Italia que en la de otros miembros de la UE.

En los años previos a la introducción del euro en 1999 habría sido útil devaluar la moneda italiana. Esto ya no es posible. La crisis del coronavirus muestra una vez más el gran error que fue introducir una moneda conjunta, mientras que los países miembros continuaron empleando políticas fiscales y económicas divergentes. (Además, el Brexit parece mucho más sensato hoy en día. El gobierno británico puede hacer planes para la recuperación económica del Reino Unido sin tener que pasar por Bruselas).

Ianis Varoufakis fue ministro de Finanzas de Grecia durante parte de la crisis económica de ese país. Recientemente publicó un artículo en el que relata el dictado económico impuesto a Grecia por la UE. Explica que, en la práctica, las restricciones económicas fueron dictadas por Alemania. Ninguna de las propuestas que hizo en nombre de su país fueron consideradas. Varoufakis advierte que esa política no puede repetirse hacia Italia, que es mucho más grande y más poderosa.

Incluso antes de la crisis del coronavirus habría sido extremadamente difícil para muchos gobiernos europeos aprobar legislaciones a través de sus parlamentos nacionales para otorgar préstamos a Italia, como los que se hicieron a Grecia. Esto no solo se debe a las grandes sumas requeridas. El euroescepticismo ha aumentado considerablemente en los últimos años en varios países de la UE, al igual que el número de parlamentarios que sostienen tales puntos de vista. Se habrían opuesto firmemente a la asistencia financiera masiva a Italia.

Hace solo unas semanas se creía que incluso si el financiamiento para Italia fuera viable las duras condiciones exigidas por la UE probablemente conducirían al colapso del gobierno italiano. Un nuevo gobierno euroescéptico, encabezado por Matteo Salvini, líder de la Liga del Norte, podría introducir una moneda alternativa para ser utilizada en Italia además del euro. Esta podría ser una forma de sacar gradualmente a Italia de la moneda conjunta.

Otro problema más para la UE es que Italia ha sido un importante contribuyente neto anual a la UE. Ahora eso puede terminar.

Mientras tanto, la UE ha sido superada por un problema mucho mayor. Diez miembros de la UE, incluidos Italia, España, Francia y Bélgica, quieren que la UE emita eurobonos por valor de cientos de miles de millones de euros para ayudarlos con sus problemas financieros. Estos bonos solo pueden venderse si existen garantías nacionales proporcionales. Alemania, los Países Bajos y Austria han anunciado su total oposición a esto, que puede convertirse en el mayor conflicto sobre solidaridad mutua que la UE haya enfrentado. Las tensiones sobre este tema están aumentando rápidamente.

Estos son solo algunos de los muchos problemas que afectan el sector económico y que deberán abordarse rápidamente a medida que el mundo emerge de la pandemia de coronavirus.

****El Dr. Manfred Gerstenfeld es investigador asociado senior en el Centro BESA y ex presidente del comité directivo del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén. Se especializa en relaciones entre Israel y Europa Occidental, antisemitismo y antisionismo, y es el autor de The War of a Million Cuts.

The Begin Sadat-Center for Strategic Studies

 

Traducido por Aurora

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.