Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes enero 18, 2021
donativo

Coronavirus, tu alboroto mortal casi ha terminado

Después de 10 meses caóticos finalmente lo hemos logrado; estamos mirando al final de la pandemia gracias a las vacunas y pronto el terrible período de dolor e incertidumbre se convertirá en otra nota al pie en la historia de la humanidad


Los últimos 10 meses caóticos y turbulentos se han sentido más como 10 años.
Al comienzo de la pandemia, estaba realmente emocionada: un nuevo virus, una nueva enfermedad, nuevos diagnósticos, tratamientos experimentales. Estaba entusiasmado con la perspectiva de todas las nuevas investigaciones y trabajos.
Pero el entusiasmo rápidamente dio paso a la duda.
¿Qué es esta enfermedad? ¿Cómo afecta al sistema inmunológico? ¿Cómo serán tratados sus pacientes?
Mis jefes querían que formulara un protocolo de tratamiento, pero no tenía ni idea de dónde conseguir la información.
Con una enfermedad nueva, no hay expertos. Y esta vez solo hubo algunas recomendaciones básicas de médicos chinos en las llamadas de Zoom.
Me encontré tratando a los pacientes en total contravención de la regla más fundamental que se les enseña a los estudiantes de medicina y a los médicos jóvenes: siempre usen un tratamiento que se base en la investigación.
Me encontré usando mensajes de Twitter y WhatsApp de colegas en el extranjero hablando sobre su experiencia en el tratamiento del coronavirus, que esencialmente no era más que rumores.
Pero, ¿Qué puedes hacer cuando no te queda otra opción y la gente muere en tus brazos?
También había una preocupación constante por parte del personal médico. Cada trabajador infectado se sumaba a la sensación de fracaso. ¿Podríamos haber hecho más para prevenir esto?

אכיפת הסגר

Policía aplica el segundo bloqueo por coronavirus
( Foto: Policía de Israel )
Varios meses después llegó la «infodemia». Se han elaborado más de 70.000 artículos, trabajos y hojas de datos y leer incluso la mayoría de ellos es una tarea imposible para cualquier ser humano.
Ni siquiera tuvimos tiempo de recuperarnos de la ola inicial cuando la siguiente ya estaba comenzando.
Nuevamente, nos enfrentamos a nuevas preguntas: ¿Por qué nadie había coordinado las investigaciones epidemiológicas? ¿Por qué no teníamos suficientes kits de prueba? ¿Por qué no había un organismo central para supervisarlo todo? ¿Quién tenía la culpa: el gobierno, el primer ministro, yo?
Sentí una terrible sensación de decepción y frustración.
Te dices a ti mismo que todo estará bien. Que la gente se adhiera mejor a las órdenes de salud pública y que un cierre hará el truco. Que esta vez volveremos a abrir más despacio y con más cuidado. Pero no, se cometieron los mismos errores una y otra vez.
Me siento ridícula cuando me encuentro discutiendo con científicos y colegas médicos que el coronavirus es una enfermedad terrible y que no se parece en nada a la gripe, o que no debemos permitir que las personas se infecten para lograr una inmunidad masiva.
Lucho constantemente para encontrar soluciones de tratamiento, algún tipo de trabajo de investigación que pueda ayudar a los pacientes, diagnosticar el patógeno lo más rápido posible e incluso ahora, casi un año después, intentar averiguar qué es esta enfermedad.

 Tratamiento de un paciente con coronavirus en el Centro Médico Barzilai en Ashkelon

Tratamiento de un paciente con coronavirus en el Centro Médico Barzilai en Ashkelon
( Foto: AFP )
Ahora ha llegado un nuevo tipo de paciente, el tipo post-coronavirus. Llegan a las clínicas cansados ​​y aturdidos, luchando por respirar. Algunos incluso han sido hospitalizados por todo tipo de dolencias.
Siento que el virus siempre me está esperando a la vuelta de la esquina.
Nunca entenderé dónde encontré la fuerza para trabajar las veinticuatro horas del día, pero los peligros desconocidos de la enfermedad me impulsaron a seguir leyendo, a investigar, a trabajar y a estudiar más.
El domingo, mi sueño se hizo realidad cuando me vacunaron.
Coronavirus, mi querido viejo amigo, ¡tu tiempo se acabó!
Tus proteínas ya no se adherirán a nuestras células. Ve a buscar otros anfitriones y déjanos en paz sin mutaciones ni nuevos trucos. Has hecho sentir tu presencia lo suficiente.
 
La Dra. Galia Rahav es la Jefa de la Unidad de Enfermedades Infecciosas y los Laboratorios del Centro Médico Sheba.
Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.