Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves septiembre 12, 2019
donativo

Detrás de las escenas del primer minyan matutino en Manama en más de 70 años

Vine a Bahrein para cubrir una conferencia de paz económica y terminé descubriendo una pequeña pero única comunidad judía local.


La imagen principal de Rafael Ahren / Times of Israel, muestra al rabino Abraham Cooper asistiendo a las oraciones matutinas en la sinagoga de Bahrein, 25 de junio de 2019

Video:

MANAMA, Bahrein – «Es posible que no hagan la paz en Bahrein, pero hicieron un minyan en Bahrein», dijo el miércoles David Makovsky, un petrolero especializado en DC que se especializa en el conflicto palestino-israelí, mientras se quitaba el chal de oración. y filacterias.

Acabábamos de concluir el primer servicio de la mañana celebrado en la única casa de culto judía de esta nación del Golfo en más de 70 años. Makovsky estaba sentado en la fila frente a Jason Greenblatt, el enviado del Medio Oriente del presidente de Estados Unidos Donald Trump, quien había venido a Bahrein para presentar la primera parte de la propuesta de paz del gobierno.

«Participar en shajarit , el servicio de oración de la mañana, hoy en una sinagoga en Bahrein fue muy especial para mí», me dijo Greenblatt más tarde el miércoles. «Fue un gran ejemplo de lo que puede y debe ser en esta región».

Apenas 24 horas antes, nadie hubiera soñado con organizar un minyan , el quórum de 10 hombres requerido para un servicio judío ortodoxo completo, en esta nación árabe musulmana, y mucho menos a mí mismo.

Fue solo cuando vi a por lo menos cinco rabinos mientras recorría el lugar del taller de paz económica dirigido por Estados Unidos en Manama esta semana que pensé que podría ser posible.

Pero antes vamos a dar un paso atrás.

La entrada a la sinagoga en Manama, Bahrein, 26 de junio de 2019 (Rafael Ahren / Tiempos de Israel)

Traté de organizar una visita a la sinagoga de la ciudad durante semanas antes de mi viaje a Manama para el taller económico dirigido por Estados Unidos, pero la comunidad judía local inicialmente dudó en abrir sus puertas a los periodistas israelíes. Consciente de la aguda sensibilidad de ser un judío en un país musulmán que no tiene relaciones formales con Israel, envié varios mensajes, a través de diferentes canales, a los líderes de la comunidad que solicitan una visita privada, en vano.

El martes por la tarde, mi colega Barak Ravid del Canal 13 anunció repentinamente al pequeño contingente de reporteros israelíes en Manama que aparentemente la comunidad había recibido la luz verde de las autoridades de Bahrein y que se nos daría un recorrido por la sinagoga.

Nos dijeron que debíamos ir a un edificio sin marcas en la pequeña avenida Sasaah de la ciudad a las 4 pm, donde la diplomática bahreiní y judía Houda Nonoo nos llevaría adentro y nos mostraría los alrededores.

Un funcionario de la Casa Blanca nos había pedido que asistiéramos a una reunión en ese momento en el lugar de la conferencia, pero insistimos en que se conmoviera, ya que no podíamos dejar pasar la oportunidad de visitar el shul. No todos los días los poderes que están en una monarquía árabe otorgan un permiso especial a los israelíes para visitar una casa de adoración judía.

La sinagoga de Bahrein, 24 de junio de 2019 (Rafael Ahren / TOI)

Búsqueda de la  sinagoga

Me subí a un taxi y le mostré al conductor la ubicación de la sinagoga en un mapa. Él asintió a sabiendas, pero resultó que no tenía ni idea de cómo llegar allí, y en algún momento me pidió que abandonara el vehículo e intentara encontrar el lugar yo solo.

Cuando preguntamos a los empleados de la peluquería de al lado qué
pensaban que era el edificio,
dijeron que era una especie de mezquita, pero que, curiosamente,
«nunca vemos a nadie entrar»

Así que salí de caza en las concurridas calles de Manama, bajo el ardiente sol de la tarde.

Era alrededor de 45 grados centígrados (113 Fahrenheit), y llevaba puesto un traje y corbata

antes de la reunión de la Casa Blanca y la sesión de apertura de la conferencia de paz.

Un cuarto de hora y probablemente dos litros de sudor más tarde, finalmente logré encontrar la sinagoga,

un edificio sin pretensiones que uno nunca imaginaría que es una casa de adoración judía.

La sinagoga de Bahrein, 24 de junio de 2019 (Rafael Ahren / TOI)
Bueno, tenían razón sobre el segundo punto. La sinagoga está cerrada todo el año, incluso en la Pascua y en los Días Santos, abriendo solo en muy raras ocasiones. Por ejemplo, la celebración de Hanukkah 2016 en Bahrein, que llegó a los titulares internacionales,  no se llevó a cabo en la sinagoga.

Los judíos, en su mayoría de origen iraquí, han estado viviendo en Bahrein desde la década de 1880, razón por la cual el país afirma ser el hogar de la única comunidad judía indígena del Golfo. (Durante la última década ha habido una congregación activa en Dubai , pero está formada exclusivamente por expatriados).

A principios de la década de 1900, la comunidad de Bahrein estableció un cementerio relativamente grande, que todavía está en uso hoy en día, pero  sobre esto diré más adelante.

La escritura de la tierra que muestra cuando los judíos de Bahrein adquirieron la sinagoga local en la década de 1930, 24 de junio de 2019 (Rafael Ahren / TOI)

El shul de la avenida Sasaah fue fundado en la década de 1930. Un facsímil enmarcado de la escritura de la tierra cuelga justo al lado del Aron Hakodesh , el arca sagrada. (No hay un rollo de Torá, por lo que se colocó una gran menorá dentro del arca).

En su apogeo, la comunidad contaba con unos 1.500 miembros. Pero en 1947, a raíz de la resolución de las Naciones Unidas que proponía la creación de un estado judío en el Mandato Palestina, la sinagoga fue saqueada, aunque nadie fue asesinado, y la comunidad comenzó a menguar.

El shul fue renovado a fines de la década de 1990, pero hoy en día solo quedan unos 34 judíos en Bahrein.

A pesar de su pequeñez numérica, la comunidad destaca por encima de su peso, en términos de posición social.

Nancy Khedouri, por ejemplo, ha sido miembro del Consejo Shura , el parlamento de Bahrein, desde 2013, y actualmente se desempeña como vicepresidenta del Comité de Asuntos Exteriores, Defensa y Seguridad Nacional. Ella ha escrito un libro sobre la comunidad judía de Bahrein, titulado «Desde nuestro comienzo hasta nuestros días».

Nonoo, la diplomática que nos recibió esta semana en la sinagoga, se desempeñó como embajadora del reino, en Washington de 2008 a 2013, y aún trabaja en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Manama.

«Tenemos que alentar a los jóvenes judíos, a los que viven en el extranjero, a que vuelvan a vivir en Bahrein»

Los judíos de Bahrein están orgullosos de su herencia, y el gobierno de Manama está haciendo grandes esfuerzos para resaltar su historia de tolerancia religiosa. También quiere promover activamente a la comunidad judía local, según Khalid bin Khalifa Al-Khalifa, quien dirige el Centro Mundial para la Convivencia Pacífica Rey Hamad en Manama.

«No se puede tener un país, en realidad, cuando falta parte de él»

«Necesitamos un rabino para la sinagoga, un rabino residente de tiempo completo, para que los judíos puedan practicar su religión», me dijo el martes en una entrevista exclusiva.

Una tumba en el cementerio judío de Bahrein, 25 de junio de 2019 (Rafael Ahren / TOI)

«Tenemos que alentar a los jóvenes judíos, a los que viven en el extranjero, a que vuelvan y vivan en Bahrein de nuevo», agregó. «Es muy importante para nosotros preservar a la comunidad judía, porque es parte de la estructura del país».

Khalifa, un miembro de la familia real que ha sido descrito como el ministro de religión de facto del país, también prevé restaurantes kosher en Manama. Una comunidad judía próspera «es muy importante para nuestra sociedad», dijo.

«De lo contrario, no puedes tener un país, en realidad, cuando falta un pedazo de él: judíos, hindúes, cristianos o lo que sea. Así que realmente tenemos que preservarlos a todos «.

Skullcaps y parafernalia de Purim en la sinagoga de Bahrein, 24 de junio de 2019 (Raphael Ahren / TOI)

Bahrein es realmente especial, ya que ha sido tolerante con todas las religiones. El templo hindú de la capital fue construido hace 200 años. Las instituciones cristianas comenzaron a abrirse aquí en 1893.

Cinco de los seis estados del Golfo abrieron recientemente o planean abrir centros interreligiosos, pero solo el de Bahrein es «una expresión de lo que ya forma parte de la estructura de la sociedad», dijo Rabbi Marc, con sede en Nueva York. Schneier, quien el año pasado fue nombrado «asesor especial» del Centro Mundial para la Convivencia Pacífica King Hamad.

«No necesitas el centro para establecer un nuevo estándar», dijo, sentado junto a Khalifa en el vestíbulo del hotel Ritz Carlton de Manama. “Aquí en Bahrein, [la tolerancia religiosa] ha sido el estándar durante cientos de años. Aquí es donde Bahrein es tan único «.

Khalid bin Khalifa Al-Khalifa, quien dirige el Centro Mundial para la Convivencia Pacífica King Hamad, se fue, con el rabino Marc Schneier, en Manama, el 24 de junio de 2019 (Raphael Ahren / TOI)

Khalifa, un hombre de voz suave en sus cincuenta años, dijo que recuerda a miembros de la prominente familia judía-bahreiní Ezra que compartieron comidas en su hogar cuando era un niño.

«Desde que nací, vivíamos en el centro de Manama con algunos judíos a nuestro alrededor», dijo.

“Generaciones tras generación, vivían entre nosotros. Estábamos celebrando sus días santos, y también se unieron a nosotros para nuestros días santos. Vivíamos en armonía, sin ninguna interferencia de nadie, y con el mayor respeto. Así es como vivíamos, y así queremos que vivan nuestros hijos «.

El cementerio de Bahrein, 25 de junio de 2019 (Raphael Ahren / TOI)

Por el momento, sin embargo, no hay vida pública judía de la que hablar en Bahrein. Por eso me emocioné tanto cuando Nonoo nos permitió a los periodistas ingresar a la sinagoga de su comunidad el martes.

No soy una persona particularmente espiritual, pero cuando mis colegas filmaron y tomaron notas y prepararon sus informes sobre nuestra rara visita, sentí la necesidad de pronunciar al menos una breve oración y recitar un capítulo de los Salmos.

Organizando un servicio

Dos horas más tarde, estaba en el Four Seasons Hotel para la sesión de apertura del taller Peace to Prosperity. Después de los discursos, nos invitaron a una cena de gala, durante la cual conversé con algunos de los delegados judíos. Pero mi mente todavía estaba en el difunto shul, y de repente me di cuenta  que probablemente podríamos organizar un minyan allí a la mañana siguiente.

Hay un puñado de rabinos ortodoxos aquí que seguramente aprovecharían la oportunidad, razoné, y si a eso le suman los tres observadores israelíes y quizás los miembros religiosos de la delegación de los Estados Unidos, debería funcionar.

Nonoo me dijo que probablemente podría abrir la sinagoga si pudiéramos conseguir un minián juntos. Inmediatamente me acerqué a Greenblatt, el alto funcionario de la Casa Blanca. Estaba interesado y dijo que incluso podría traer uno o dos ayudantes.

Feligreses, incluido el enviado de Medio Oriente de la administración Trump, Jason Greenblatt (segundo a la izquierda) asisten a las oraciones de la mañana en la sinagoga en Manama, Bahrein, 26 de junio de 2019 (Rafael Ahren / Times of Israel)

Luego me acerqué a unos pocos hombres de negocios israelíes y otros judíos (no necesariamente observadores), algunos de los cuales, para mi satisfacción, estaban encantados ante la posibilidad de asistir a los servicios matutinos en Bahrein. No estaba seguro  que todos se presentaran a la mañana siguiente. Fijamos la hora para las 8:30, pero le dije a Nonoo que estaba bastante seguro de que tendríamos 10 hombres.

Cuando llegué al shul alrededor de las 8:15, ya hacía un calor insoportable, y Nonoo estaba ocupada tratando de que el aire acondicionado funcionara. Después de luchar con el AC de última generación, que no se había utilizado durante mucho tiempo, fuimos a una tienda cercana y compramos 20 botellas de agua fría, para que los fieles no se deshidrataran y se desmayaran con el calor de Bahrein. .

Alrededor de las 8:40, la gente comenzó a llegar y, pocos minutos después, teníamos 15 hombres, incluidos tres rabinos norteamericanos, tres funcionarios de la administración de los EE. UU. Y tres periodistas israelíes, listos para orar.

Una vez que terminó el servicio, los hombres se unieron espontáneamente a las manos y bailaron en un círculo, cantando Am Yisrael Chai , “el pueblo de Israel vive”. Un devoto comentó que probablemente había pasado mucho tiempo desde que se estudió la Torá y entregó algunos Observaciones sobre la parte semanal.

«¿Dónde está el kidush ?», Bromeó alguien. “¿Cuándo es mincha ?” Intervino alguien más, usando el término hebreo para la oración de la tarde judía.

“Es un momento histórico. Por primera vez en mi vida, vi un servicio de oración con un minyan en mi sinagoga ”, me dijo Nonoo más tarde, ya que la mayoría de las personas ya se habían dirigido al Four Seasons para el taller.

Vivir juntos, morir juntos

Por supuesto, también tenía que cubrir el taller, pero tenía muchas ganas de ver el cementerio judío de Manama. Muy pocos no bahreiníes han tenido el privilegio de visitarlo, pero Nonoo, cuyo padre, abuelo y tío están enterrados allí, se ofreció gentilmente a llevar a mí ya un colega allí.

Houda Nonoo, diplomática bahreiní y judía frente a la puerta del cementerio judío en Manama, 25 de junio de 2019 (Rafael Ahren / TOI)

«El cementerio judío aquí en Manama está ubicado justo al lado del cristiano y el musulmán», nos dijo Nonoo. “Es simbólico, ¿Verdad? En Bahrein, todos vivimos juntos, y cuando morimos estamos juntos «.

Aparcó su Mercedes negro fuera de las paredes del cementerio con púas, sacó una llave y abrió sus pesadas puertas azules. Mientras caminábamos alrededor del sitio en medio de un calor abrasador, vimos muchas tumbas del período anterior a 1947, todas sin marcar, y algunos de los judíos locales que murieron recientemente.

Cada vez que alguien fallece, la comunidad se asegura de que un minyan esté presente en el cementerio para que se pueda decir la oración del doliente kadishish tradicional , explicó. Entonces, mientras que el minyan en Shul era especial, en el cementerio es un lugar común.

Siguiendo la tradición judía, colocamos pequeñas piedras en algunas de las tumbas y recitamos un capítulo de Salmos, antes  que nosotros, finalmente, nos dirigiéramos al Hotel  las Cuatro Estaciones.

Cuando entramos en el hotel, donde el taller ya estaba en plena marcha, mi colega me preguntó por qué me conmovió el hecho de que hubiéramos podido organizar un minyan en el shul local ese mismo día.

«¿Realmente quieres que los judíos vivan en Bahrein?», Me preguntó, dando a entender que el Estado de Israel, y no una pequeña isla en el Golfo, es la patria nacional de nuestro pueblo.

«Creo que es la elección de todos donde vivir. Pero ese no es el punto «, le contesté. “Quiero que los judíos estén físicamente seguros y sean capaces de practicar abiertamente su religión, dondequiera que estén. Y al organizar un minyan y hacer que la gente cantara Am Yisrael Chai, demostramos que es posible, incluso aquí en Bahrein «.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.timesofisrael.com/behind-the-scenes-of-the-first-morning-minyan-in-manama-in-over-70-years/

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.