Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves abril 16, 2020
donativo

La Unión Europea se encuentra batallando contra Israel en el Área C


Desde que se produjo la decisión, en enero de 2012, la Unión Europea se ha comprometido expresamente a la expansión de los asentamientos ilegales palestinos en el Área C en concordancia con la Autoridad Palestina. Esto hace caso omiso a los acuerdos de Oslo, que la propia Unión Europea pretende defender. El objetivo es crear un asentamiento palestino continuo en toda Cisjordania y de ese modo aislar y estrangular a las comunidades israelíes.

Por primera vez en el conflicto que ya lleva 100 años entre el movimiento sionista (y luego el Estado de Israel) y los árabes palestinos, los palestinos superan a los judíos en un asentamiento estratégico, sobre el cual el movimiento sionista disfrutó monopolizándolo. La Autoridad Palestina está logrando tal objetivo siendo este auspiciado por la Unión Europea.

En julio del 2011 la Unión Europea elaboró ​​un informe titulado “Área C y la Construcción del Estado Palestino”. Este informe fue luego llevado al Parlamento Europeo en diciembre y aprobado por la Comisión Europea a comienzos de enero del 2012. Mientras tanto, entre la redacción del informe y su aprobación, se filtraron extractos al medio de comunicación The Independent, un conocido diario británico famoso por su estridente postura anti-israelí.

En abril del 2012 el Ministerio de Gobierno Local (MoGL) de la Autoridad Palestina publicó un plan de acción estratégico titulado “Planificación de apoyo a las comunidades palestinas en el Área C”. La Unión Europea anunció su apoyo a este plan en un documento oficial publicado en el 2012 llamado “Desarrollo de tierras y Acceso a la Infraestructura Básica en el Área C”.

Para el año 2016, la Comunidad Europea se gastó un total de 10,5 millones de euros para elaborar e implementar planes de zonificación a 90 asentamientos palestinos y apoyar proyectos de desarrollo de tierras en el Área C en conjunto con el MoGL.

Dicha ayuda es explícitamente visualizada no solo como ayuda hacia las comunidades marginadas sino como parte de un plan para ayudar a la construcción del estado palestino. Los planes para las comunidades solitarias, señaló el informe, “estarán vinculados en un ejercicio de planificación mucho más amplio que tiene como objetivo agrupar a las comunidades y desarrollar planes regionales”, un proyecto actualmente apoyado por la Unión Europea y el Reino Unido. Este proceso de agrupamiento está vinculado a otro brazo de la Autoridad Palestina, el Ministerio de Planificación y Desarrollo Administrativo de Palestina (MoPDA), el cual está “involucrado en el desarrollo de un Plan Espacial Nacional, que incluirá la totalidad del Área C”.

La estrategia conjunta Autoridad Palestina-Unión Europea para hacer socavar la jurisdicción israelí en el Área C tiene como centro dos áreas:

-La muy estrecha sección transversal entre Pisgat Ze’ev y Anata (muy cercana a los depósitos del tranvía ligero del lado norte de la autopista Jerusalén-Jericó) hacia Abu-Dis y Eizaria, tres kilómetros al sur y que termina en ambos lados de la carretera paralela a Ma’ale Adumim hasta Jericó;

-y las colinas sur de Hebrón, que dominan el cinturón de la población sureña de Israel, la cual se extiende desde Beer  Sheva hasta Arad.

El objetivo principal de la Autoridad Palestina-Unión Europea es muy claro: crear un asentamiento árabe continuo desde el sur hasta el norte de Cisjordania, mientras que al mismo tiempo frustra el rediseño israelí de crear vecindarios continuos desde Ma’ale Adumim hasta Jerusalén (el plan E-1).

Los logros de la Autoridad Palestina han sido considerables hasta ahora. A medida que la nueva edificación israelí se vuelve insignificante en las áreas al este de Jerusalén, la Autoridad Palestina, con la ayuda europea, ha logrado alojar a decenas de miles (120.000 según el abogado Sarin Alian, de la Asociación Israelí de Derechos Humanos) en un espacio no mayor a nueve kilómetros cuadrados. Esta cifra es más del doble del número de habitantes en Ma’ale Adumim y las otras localidades israelíes en la zona.

La mayoría vive en Ras al-Khamis y Ras al-Shakhada, que aventajan la aldea más antigua de Anata, hogar del Profeta Jeremías oriundo de Anatot. El lugar se encuentra ubicado justo más allá de la intersección French Hill (Guivat Tzorfatit), al norte de la ruta 60 hacia Jericó. La mayor parte del área está dentro del lineamiento municipal oficial y por ende, formalmente bajo soberanía israelí; el resto se encuentra ubicado en el Área C, que Israel supuestamente controla. Sin embargo, cientos de edificios de apartamentos palestinos de seis a diez pisos fueron construidos, todos estos – según un funcionario de alto rango de la Policía de Fronteras a cargo de la seguridad, quien converso con el autor – son ilegales.

El estratégico asentamiento palestino en el área llega a expensas de la calidad de vida de los nuevos residentes de estos dos desarrollos en expansión. Jamil Sanduqa, jefe del improvisado consejo local de Ras al-Khamis, el cual está siendo financiado por la Autoridad Palestina y la Unión Europea, reconoce que estos vecindarios son un desastre ecológico: Este caracteriza el vivir allí como el estar en una prisión en “cadena perpetua”. El único camino para atravesar la vasta extensión urbana posee solo dos carriles de ancho. Este se encuentra continuamente obstruido hasta el puesto de avanzada las 24 horas al día dirigido por la Policía de Fronteras que permite el paso hacia Jerusalén. A los camiones bomberos se les haría imposible llegar a algún lugar incluso en caso de una pequeña emergencia, mucho menos que suceda un terremoto. La basura es quemada a la intemperie con efectos devastadores para la salud de los habitantes del complejo, así como también en los vecindarios de Isawiyyah y French Hill.

Condiciones similares prevalecen en al-Zaim, una versión mucho más pequeña de Ras al-Khamis dos kilómetros más al sur, designada dentro del Área B. En al-Zaim, se está construyendo ilegalmente muy cerca de la autopista en violación a las convenciones internacionales que estipulan  distancias obligatorias entre las líneas de construcción y las principales arterias viales.

Al este de Ma’ale Adumim, la Autoridad Palestina y la Unión Europea han identificado la construcción de campamentos beduinos improvisados, siendo el más destacado al-Khan al-Akhmar, como el arma principal con la cual transformar el Área C en un estado palestino. Estos campamentos de rápido crecimiento se encuentran muy cerca de una autopista principal y carecen de sistemas de alcantarillado y de eliminación organizada de desechos y basura. Las autoridades israelíes han destinado un área justo al sur de Abu Dis que proveerá todas estas comodidades, sin embargo la Autoridad Palestina y la Unión Europea continúan instigando los campamentos beduinos.

Luego de años de adjudicación, el Tribunal Supremo de Justicia dictaminó finalmente que el campamento, que cuenta con el apoyo presupuestario de la Unión Europea, así como también la escuela que erigió para los hijos de los ocupantes ilegales, era totalmente nueva y por ende, ilegal. Israel, sin embargo, arrugó ante la presión internacional y se abstuvo de destruir tal edificio.

Menos visibles al público pero no menos importantes son las colinas sureñas de Hebrón. Estratégicamente, estas colinas dominan la ciudad de Beer Sheva. Inmediatamente en su parte oeste se encuentra la mayor base aérea de Israel. Demográficamente, el asentamiento palestino concentrado en las colinas sureñas de Hebrón crearía una continuidad de asentamientos árabes extendiéndose desde Gaza a través del eje Arad-Beersheva. Regavim, la organización con insuficiencia de fondos que supervisa la construcción ilegal palestina en el Área C, ha documentado la construcción de más de 28.000 edificaciones y casas en el lugar en la última década.

Una campaña masiva urgente de construcción israelí es necesaria para delinear la conexión histórica judía con Cisjordania, cuyo reconocimiento por parte de los palestinos es un requisito previo indispensable como necesario para la paz.

Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y del Medio Oriente en la Universidad Bar-Ilan e investigador asociado sénior en el Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat.

Traducido por Hatzad Hasheni

https://besacenter.org/perspectives-papers/eu-battling-israel-area-c/

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.