Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes julio 31, 2020
donativo

Anexión vs. soberanía: las palabras importan

De hecho, es incorrecto afirmar que Israel tiene la intención de "anexar" territorio al que tiene un reclamo legítimo y que nunca ha sido parte de un "estado de Palestina".


Las palabras importan. Conducen narrativas. Influyen en la política. Y dan forma a las percepciones de las personas.

El debate actual sobre si las acciones propuestas por Israel en Judea y Samaria (Cisjordania), de acuerdo con el plan de «paz a la prosperidad» del presidente estadounidense Donald Trump, equivalen a «anexión» o la «aplicación de la soberanía» es un excelente ejemplo.

 

Gran parte de la comunidad internacional, las ONG del mundo y la prensa extranjera, incluso algunos miembros de la comunidad judía, se han referido a este aspecto del plan como «anexión».

Esto es en parte una función de la ingenuidad y una falta de comprensión sobre lo que el término «anexión» connota en realidad. Pero hay quienes conocen muy bien la distinción, y sus implicaciones, y la están utilizando para crear una percepción peligrosa: que Israel no tiene derecho a Judea y Samaria, y por lo tanto estaría cometiendo algún acto ilegal bajo el derecho internacional.

En esencia, la anexión significa que un estado impone autoridad legal sobre el territorio de otro estado adquirido por la fuerza o la agresión, normalmente durante la guerra.

El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional define la «anexión por el uso de la fuerza del territorio de otro Estado de parte del mismo» como «que constituye el grave crimen de agresión».

La anexión rusa de Crimea y la invasión turca de Chipre son ejemplos importantes de tales casos.

La Resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU, que, desde 1967, cuando Israel recuperó el control de Judea y Samaria en la Guerra de los Seis Días, ha sido la base de las negociaciones entre israelíes y palestinos, deja explícitamente clara la «inadmisibilidad de la adquisición de territorio por la guerra». «.

La Carta de la ONU también prohíbe la anexión del territorio de otro estado por la fuerza.

Sin embargo, aquellos que usan las resoluciones anteriores para argumentar en contra del plan de Israel de «anexar» partes de Judea y Samaria omiten tres puntos cruciales.

Primero, todos se aplican al territorio adquirido por la fuerza o en una guerra ofensivaLa Guerra de los Seis Días, en la que Israel se vio obligado a defenderse de los ejércitos árabes vecinos que buscaban la destrucción del estado judío, fue defensiva.

En segundo lugar, en 1967, no había un «estado de Palestina», ni existe tal entidad hoy en día bajo el derecho internacional. Por lo tanto, Israel no está y no puede estar anexando el territorio de «otro estado».

Tercero, y quizás lo más importante, todo lo anterior niega la conexión inextricable del pueblo judío con Judea y Samaria, que se basa tanto en derechos históricos como en derechos legales innegables.

Hace cien años, en abril, después de la Primera Guerra Mundial, las potencias aliadas se reunieron en San Remo, Italia, y adoptaron una resolución sin precedentes, que por primera vez afianzó los derechos históricos preexistentes del pueblo judío a la tierra como derechos legales inequívocos bajo las leyes internacionales. ley.

La Resolución de San Remo, que siguió a la Declaración de Balfour de 1917 que pedía el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, formó la base en 1922 de la adopción del Mandato para Palestina.

El Mandato para Palestina, adoptado por la Liga de las Naciones, el precursor de las Naciones Unidas, reconoció la «conexión histórica del pueblo judío con Palestina» y los «motivos para reconstituir su hogar nacional en ese país».

Incluso el Artículo 80 de la Carta de la ONU consagró los principios rectores de la Resolución de San Remo, a pesar de la disolución del Mandato, al sostener que «nada en este capítulo se interpretará en sí mismo para alterar de ninguna manera los derechos de ningún estado o cualquier pueblo o los términos de los instrumentos internacionales existentes de los cuales los Miembros de las Naciones Unidas pueden ser partes respectivamente «.

Por lo tanto, incluso después de la adopción en 1947 del Plan de Partición de la ONU, y desde entonces con todas las resoluciones posteriores de la ONU, los derechos legales otorgados al estado judío en San Remo se han conservado.

Uno puede preguntarse, entonces, ¿cómo puede anexar el territorio al que tiene derecho legal y el que ya le ha sido asignado?

 

De hecho, es incorrecto afirmar que Israel tiene la intención de «anexar» partes de Judea y Samaria, territorio al que tiene derecho legítimo y que nunca ha sido parte de un «estado de Palestina».

Más exacto sería decir que Israel está «extendiendo la soberanía israelí» o «aplicando la ley israelí» a partes de Judea y Samaria.

Esto también tiene precedentes históricos. En 1981, el entonces primer ministro Menachem Begin tomó la decisión de aplicar la ley israelí a los Altos del Golán, también territorio que el estado judío volvió a capturar durante la Guerra de los Seis Días de 1967. En ese momento, Begin insistía en que el movimiento no era «anexión», sino más bien «una aplicación de la ley», con el Golán formando «una parte inseparable de la tierra [de Israel]».

La principal diferencia entre ese movimiento y el que se detalla en el plan de paz de Trump es que los Altos del Golán habían estado en manos de Siria, mientras que Judea y Samaria nunca habían estado en manos de los palestinos.

Se puede argumentar razonablemente sobre los méritos políticos de las acciones propuestas por Israel en Judea y Samaria, pero llamar a tales acciones «anexión» es falso.

Esta semana, Israel marca el 53 aniversario de la Guerra de los Seis Días. Ya es hora de que el estado judío corrija una injusticia muy esperada y finalmente aplique la soberanía y la ley israelíes a Judea y Samaria.

  JNS.org

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.