Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles octubre 14, 2020
donativo

Nunca nos rendiremos: Charlie Hebdo vuelve a publicar dibujos animados de Mahoma


Un día antes de la apertura del juicio para 14 acusados ​​de estar involucrados en una serie de atentados terroristas en Francia, que incluyeron los asesinatos de sus compañeros periodistas y dibujantes el 7 de enero de 2015 en su oficina de París, la revista satírica francesa Charlie Hebdo volvió a publicar «Mohammed Cartoons» bajo el título «Tout ça pour ça» («Todo eso para esto»). «Nunca nos rendiremos», dijeron.

Los acusados ​​en el juicio, algunos in absentia, «enfrentan una variedad de cargos relacionados con ayudar a los perpetradores a llevar a cabo ataques que mataron a 17 personas durante tres días en enero de 2015». Además de las 12 víctimas en y alrededor de la oficina de Charlie Hebdo, un oficial de policía fue asesinado en la calle y cuatro personas fueron asesinadas en un supermercado kosher.

François Molins, entonces fiscal de París, recordó su llegada a la oficina de Charlie Hebdo. Encontró «olor a sangre y pólvora. En la sala de redacción, es una carnicería. Es más que una escena de crimen, es una escena de guerra, con una espantosa maraña de cuerpos».

El editor de Charlie Hebdo, conocido como Riss, ha detallado la fuerte seguridad que rodea al semanario desde el ataque terrorista. Charlie Hebdo ahora subvenciona parte de su propia protección, gastando 1,5 millones de euros al año. «Cuando sacas 3 euros de tu bolsillo para comprar un ejemplar de Charlie Hebdo, 1,30 euros va al distribuidor y con los 1,70 euros restantes la revista paga a los empleados, el alquiler, los prestadores de servicios, así como su seguridad», él dijo. Después de pagar un precio aún mayor en 2015 en términos de sangre y de pagar un precio exorbitante en términos de seguridad, habría sido comprensible que los editores de Charlie Hebdo hubieran dejado de usar su libertad de expresión para someter al Islam a críticas. Eso no es lo que eligieron hacer.
«A menudo se nos ha pedido que publiquemos otras caricaturas de Mahoma», escribieron. “Siempre nos hemos negado a hacerlo, no porque esté prohibido -la ley lo permite- sino porque necesitábamos una buena razón para hacerlo, una razón que tuviera sentido y que aportara algo al debate”. La última vez que Charlie Hebdo publicó una caricatura de Mahoma fue hace cinco años, en la portada del número justo después de la masacre, que vendió ocho millones de copias. Mostraba al profeta del Islam acompañado por el título «Todo es perdonado». «Debemos seguir retratando a Mahoma; no hacer eso significa que no hay más Charlie», dijo Patrick Pelloux, un dibujante que dejó la revista. ¿Charlie sigue siendo Charlie, se preguntaron muchos después de la masacre? Hoy, sí, pero Francia está empezando a reflexionar sobre el dramático declive de su libertad de expresión. Philippe Lançon, que resultó gravemente herido en el ataque de 2015 de los hermanos Kouachi, aún se estaba recuperando cuando asistió a una fiesta, donde conoció al autor Michel Houellebecq. Los dos tuvieron una breve conversación; Houellebecq lo concluyó citando el evangelio de Mateo: «… los violentos lo toman por la fuerza».

«Charlie Hebdo, libertad o muerte», escribió recientemente Le Figaro en un titular. A primera vista, sí, la batalla está perdida, explica el diario francés. El Islam político, de la mano de la izquierda cultural, «avanza bajo el disfraz de los derechos humanos y la lucha contra la discriminación». Gran parte de los medios franceses han acogido el juicio de Charlie Hebdo con un sentimiento de retraimiento y rendición. «Mi desafortunado cliente será la libertad y temo que a mediano plazo sea una causa perdida», dijo el abogado de Charlie Hebdo, Richard Malka, al semanario Le Point. «Los hermanos Kouachi y los que los armaron ganaron, sí … ¿Quién publicaría hoy las caricaturas de Mahoma? ¿Qué periódico? ¿En qué obra, en qué película, en qué libro te atreves a criticar el Islam?»

En los últimos meses, «se han evitado varios ataques», dijo Jean-François Ricard, fiscal antiterrorista de Francia. Francia está bajo una severa amenaza yihadista. El ex ministro del Interior Bernard Cazeneuve fue citado en Le Parisien diciendo que «la violencia se ha arraigado en el corazón de la sociedad», el país corre el riesgo de «una conflagración» y define el comunitarismo (un sistema de pequeñas comunidades autónomas) como «un lento y veneno fatal «. El periodista Etienne Gernelle escribió en Le Point: «Charlie Hebdo aún vive bajo amenaza de muerte; lo que representa, la libertad, está bajo arresto domiciliario; Francia se paraliza en cuanto aparece la palabra ‘Islam’ y el mundo político y los medios de comunicación celebran a Charlie y luego se distancian».

El ex periodista de Charlie Hebdo, Zineb El Rhazoui, autor del libro Détruire le Fascisme Islamique («Destruir el fascismo islámico»), recibe regularmente amenazas de muerte. Señaló con el dedo a los que acusan a la revista de islamofobia. «Recuerdo a todos aquellos que contribuyeron al aislamiento de Charlie y su descenso al infierno», dijo Rhazoui. «Tienen una responsabilidad moral por el destino de Charlie. ¿Es normal que cinco años después de este horrible crimen, este horrible revés para la libertad de expresión y la cultura francesa, todavía exista un ‘colectivo contra la islamofobia’ en Francia? ¿Es normal que cinco años ¿Después de este ataque, tengo que seguir caminando protegido por pistoleros en el corazón de París? ”. El semanario Marianne preguntó: «¿Pueden los hermanos Kouachi presumir de una victoria póstuma? Sí». Luego enumeraron cinco actos de capitulación de los últimos cinco años:

Primer acto: Los periodistas de Charlie Hebdo acababan de ser asesinados cuando la escritora Virginie Despentes escribió en Les Inrockuptibles sobre los terroristas: «Los he amado en su torpeza, cuando los vi, armas en mano, sembrando el terror y gritando ‘hemos vengado a los profeta'». Ni una palabra sobre el destino de los caricaturistas, periodistas y empleados de Charlie Hebdo que fueron asesinados por burlarse del Islam, o las personas asesinadas en el supermercado kosher.

Segundo acto: el 17 de noviembre de 2015, cuatro días después de los atentados terroristas en París en los que fueron asesinadas 130 víctimas, el periodista francés Antoine Leiris, cuya esposa fue asesinada en el atentado al Teatro Bataclan, escribió: «No tendrás mi odio «. Se convertirá, explicó Marianne, en el «lema informal en los círculos progresistas. La fe de Leiris evitó no solo la indignación sino también un análisis lúcido de la situación».

Tercer acto: El editor de Mediapart, Edwy Plenel, mantuvo una reunión en los suburbios de París con el destacado islamista Tariq Ramadan. Plenel acusó a Charlie Hebdo de participar en una «guerra contra los musulmanes».
Cuarto acto: En 2019, en París, una «marcha contra la islamofobia» contó con la asistencia de 13.500 personas. La consigna del círculo de asociaciones religiosas salafistas fue adoptada por «casi todos los líderes políticos de izquierda», según Marianne. Durante la marcha, los activistas gritaron «Allahu akbar», el mismo grito que usaron los terroristas que golpearon a Charlie Hebdo. Quinto acto: «¿Podemos criticar al Islam sin temer por nuestra propia seguridad?», Preguntó Marianne. En enero de 2020, una niña de 16 años, Mila, respondió a los insultos homofóbicos (un musulmán la llamó «lesbiana sucia») en su cuenta de Instagram criticando al Islam. Mila, amenazada de muerte, huyó de su escuela y fue puesta bajo protección policial. «Silencio radial de partidos políticos de izquierda, organizaciones feministas y asociaciones LGBT: cuando los agresores son musulmanes, la consigna es obviamente cerrar los ojos y tapar los oídos».

Las democracias occidentales han pagado caro el derecho a la libertad de expresión y, si no se protege y se ejerce, puede desaparecer de la noche a la mañana. La autocensura preventiva y una «retirada estratégica» frente a la furia islamista aparecen sólo como una regresión épica. Con el «espíritu de Charlie» retrocediendo en Francia y la «cultura de cancelación» avanzando en los Estados Unidos, parece que la libertad de expresión está siendo arrastrada a los tribunales, en lugar de sus asesinos y sus idiotas útiles. En enero, en el quinto aniversario de la masacre de Charlie Hebdo, el autor Pascal Bruckner dijo: «Tengo la impresión de que nuestras defensas inmunes se han derrumbado y el islamismo está ganando. Se han cumplido sus principales demandas: ya nadie se atreve a publicar caricaturas de Mahoma».

Charlie Hebdo lo ha vuelto a hacer con valentía: ha publicado dibujos animados de Mahoma. Sigue siendo la última y única revista europea dispuesta a defender la libertad de expresión. Una filósofa francesa, Elisabeth Badinter, en el documental «Je suis Charlie» dijo: «Si nuestros colegas en el debate público no comparten parte del riesgo, entonces los bárbaros han ganado». ¿Los que proclamaron «Je suis Charlie» estarán ahora con ellos?

 

Traducido por Janet Rudman para Semanariohebreojai

 
Comentarios

En el antisemitismo esta incluido el ODIO RACIAL, el odio es privilegio del hombre, la unica especie que se contamina con el ODIO, y lo utiliza con frecuencia, contra sus semejantes, es un sentmiento animal? NO, porque los animales no odian, solo matan para comer, los carnivoros, los que comen vegetales no matan para comer, y el hombre mata no siempre para comer.- El humano mata a los de su especie por PODER.-

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.